Última clase de la cátedra libre «Pensamiento político: Argentina en Latinoamérica«

No era la misma la Argentina con la que Juan Perón se encontró a su regreso de España. Dieciocho años habían pasado del golpe que lo había exiliado de su patria y el Movimiento Nacional del que había sido su único conductor, se encontraba dividido y con fuerte disputas internas en su seno.
La creciente violencia política que despertó este enfrentamiento, logró opacar la felicidad de un pueblo que podía, al votar al General antes proscripto, hacer valer su voluntad democráticamente.
Con su fallecimiento, ya no había quién o que pudiera evitar la disolución del Movimiento. El 26 de marzo del 76´, un golpe de Estado impulsado por los grandes latifundistas aliados al capital foráneo, y orquestado por los sectores más reaccionarios de las Fuerzas Armadas, daría paso a la noche más oscura de nuestra historia.
Enterrar para siempre el legado del gobierno peronista y fijar las bases de un modelo de entrega de los recursos y la soberanía nacional, le costaría a nuestro país la vida de 30.000 compatriotas y el desbarranque de la conciencia política del pueblo argentino.
Tan hondo calaría este modelo, que los gobiernos democráticos que se sucedieron a partir del año 83´, a pesar de legitimarse en las urnas, lo mantendrían intacto e incluso profundizarían. Alfonsín, Menem y De la Rúa se alternarían en el poder sin poner en tela de juicio la pesada herencia de la última dictadura cívico militar.
Las fatídicas jornadas de diciembre de 2001 verían el estallido del modelo económico y la implosión un sistema político incapaz de ser representativo de una sociedad asqueada.
Pretendemos encontrar las claves de este período, para buscar las respuestas que nos permitan entender el similar fracaso al que nos arrastra hoy el gobierno de Mauricio Macri. Es por este motivo que los invitamos a la última clase de la Cátedra Libre de Pensamiento Político: Argentina en Latinoamérica, este jueves a las 18 hs, en la Sala de Estudios Leonardo Favio del Centro de Estudiantes.

Valora este artículo
(0 votos)