Opinión

COMUNICADO DEL DIPUTADO NACIONAL OMAR FÉLIX

Escrito por Viernes, 26 Octubre 2018 12:26 Publicado en Opinión

 

Compartimos el comunicado del Diputado Nacional Omar Félix, por el que aclara, a través de puntos concretos, su posición frente al Presupuesto 2019. La difusión de este mensaje tuvo como principal objetivo desmentir rumores que se propagaron sobre su participación en la votación legislativa del día de ayer. Se torna muy complicada la unidad entre los diversos sectores del campo nacional y popular si la mentira empieza a ser una carta a jugar. Ninguna acción política necesaria en un momento de crisis como el actual, donde Macri es el principal enemigo del pueblo argentino, ha de consolidarse a través de falacias. Según el diputado, el quórum ya estaba garantizado por el oficialismo y por aquellos que utilizaron sus bancas para servirles funcionalmente al macrismo y al FMI. El quórum necesario era de 129 legisladores/as y los votos que consiguieron finalmente demuestran dicha tesis ya que fueron 138 los votos favorables. Es así que esclarece la situación, confirmando su presencia en el recinto para discutir el presupuesto, al cual se opuso.  (RU

 

Leer más …

SILVIA LOSPENNATO, ¿SORORA?

Escrito por Viernes, 26 Octubre 2018 11:34 Publicado en Opinión

 

Compartimos este breve comunicado que comenzó a circular por las redes sociales y del cual desconocemos su autor. Creemos que es útil para sintetizar aquella posición que varias notas de este medio han tratado de consolidar.

La diputada del PRO votó a favor de algunas medidas, como el proyecto de despenalización del aborto, que la posicionaron como una representante del feminismo, ahora bien: ¿es sorora?. Teniendo en cuenta los diversos puntos de vista del feminismo ‚ Lospennato es claramente una fiel defensora de las clases dominantes, las cuales se ven enriquecidas y beneficiadas con el ajuste manifestado en el Presupuesto para el próximo año.

Entendiendo a la sororidad como «solidaridad entre mujeres», es imposible de lograrse con las decisiones de la diputada y sus acciones políticas, que perjudican sobre todo a las mujeres más desprotegidas y mas necesitadas de un trabajo digno. Además el proyecto por el cual levantó su mano destina a programas vinculados a derechos de las mujeres y la diversidad sexual tan sólo el 0.13% del presupuesto nacional mientras a los intereses de la deuda aumentarían un 49% con respecto a 2018. (RU)

SORODIDAD

«VIVAS NOS QUEREMOS» Y QUE LA CLASE OBRERA SE MUERAN DE HAMBRE SIN EDUCACIÓN, SALUD Y TRABAJO.

Silvia Lospennato, diputada sorora que votó a favor del presupuesto del FMI para que la clase obrera se caguen en la miseria

Fuente: Anónima

 

Leer más …

A cinco años de haber quedado el servicio de fotocopiado de la Facultad de Ciencias Políticas a cargo del Centro de Estudiantes, pareciera haberse naturalizado que el gremio cumpla estas funciones. La cantidad y calidad de las becas que se entregan todos los meses no sería nada fuera de lo común.

Pero no siempre fue así. Vale la pena recordar brevemente cual fue el camino emprendido desde que los estudiantes, en asamblea general en el año 2013, decidieran que el Centro administrara la Fotocopiadora.

Hasta ese año, un concesionario privado manejaba la fotocopiadora, monopolizando el banco de apuntes construido a partir del aporte de años de docentes y estudiantes, y lucrando a partir de este. La Fotocopiadora otorgaba al Centro un mínimo canon mensual para que repartiera un puñado de becas. El precio era decidido unilateralmente por el privado y en base a un fin de lucro, no al interés de los estudiantes. El gremio carecía completamente de recursos propios.

Varias fueron las posturas discutidas en dicha asamblea, pero la propuesta ganadora instaba al gobierno de la Facultad a no renovar el contrato con el concesionario privado y obligaba a la conducción del CECPyS (en manos de Franja Morada) a hacerse cargo en su lugar, exigiendo el apoyo político y financiero de la Facultad.

Las elecciones de Centro de Estudiantes de ese año fueron ganadas por el frente Mayoría Estudiantil, compuesto por las agrupaciones que impulsaron la moción ganadora. El concesionario fue echado, llevándose con él no solamente las máquinas y computadoras de su propiedad, sino también el banco de apuntes.

Presionado por el Centro de Estudiantes, el privado devolvió los apuntes, pero desclasificados. Esto determinó que decenas de compañeros y compañeras se dieran a la tarea de indexar a más de 18.000 archivos durante todo un verano para poder arrancar el cursado con el banco de apuntes disponible.

Pero no había maquinas con las que empezar. El Presidente y el Secretario General del momento fueron los garantes del alquiler de tres máquinas de fotocopiado que servirían para arrancar. Los compañeros y compañeras que atendían, prestaron computadoras y muebles a la fotocopiadora. Con errores y mucha inexperiencia, pero con una clara convicción, la Fotocopiadora de los Estudiantes comenzó a funcionar a duras penas.

Con el tiempo el servicio fue mejorando. Disminuyeron los errores y se optimizó el servicio. Se generó un ahorro propio del Centro de Estudiantes. Se donaron bancos, sillones, estanterías, mostradores. Con mucho esfuerzo, pudo comprarse la primer maquina fotocopiadora propia del gremio.

Las becas del Centro de Estudiantes aumentaron exponencialmente su cantidad y calidad. De una docena de becas en 2013 se pasó a entregar más de 300 becas mensuales al año siguiente. Cientos de estudiantes, dificultados de llevar sus estudios en tiempo y forma por los altos costos de fotocopias o transporte, recibieron una enorme ayuda. Todo esto, manteniendo uno de los precios más baratos de todo el predio universitario.

Tras cinco años de servicio bajo la conducción de Mayoría Estudiantil, el Centro de Estudiantes logró aumentar su patrimonio en un ¡8.405 %! Se han entregado a la fecha no menos de $ 750.000 en becas.

Pero el logro más importante ha sido quizá la refundación del Centro de Estudiantes, dejando de ser una estudiantina que repartía unas pocas becas para convertirse en un verdadero gremio de representación estudiantil y con una fuerte vocación de servicio.

Pese a todo, hay quienes han combatido militantemente a la Fotocopiadora de los Estudiantes. Desde definirla como “coto de caza de la AUN” hasta acusar sin prueba alguna de “extorsión a estudiantes con las becas”. Provienen, de más está decir, de militantes de Franja Morada. La última de los muchachos ha sido instalar una impresora en su mesita para “ayudar a los estudiantes a salir del paso”.

En vez de participar de la Fotocopiadora, entendiendo que los ingresos generados son parte de un fondo público que se redistribuye entre los mismos estudiantes; que SIEMPRE ha estado abierta para que cualquiera colabore, sea militante o no, proponen un servicio paralelo. Si lo que se pretende es dar una ayuda a los estudiantes y permitir un mejor acceso al material de estudio, es desde la Fotocopiadora que se debe realizar. Hacerlo por fuera, es desconocer la labor militante de años y las mejorías que ha traído y trae para cientos.

Creemos que aún queda aún camino por recorrer. Pero es bueno refrescar la memoria para entender que los derechos consagrados de hoy, son fruto de luchas de años. Y de paso, identificar a quienes en la que pudieron, combatieron esta lucha.

Leer más …

CONTRA LA RECESIÓN Y LA CRISIS

Escrito por Martes, 16 Octubre 2018 00:01 Publicado en Opinión


Compartimos a continuación este artículo publicado por el sitio «El cohete a la luna» que nos brinda una opinión acerca de por qué la economía argentina se encuentra en esta situación. Compartimos en gran medida la opinión del autor de la nota, salvando una discrepancia: no consideramos que Mauricio Macri haya actuado hasta el momento con impericia, o que no esté capacitado para el cargo, si no que creemos que está gobernando de forma muy eficaz para sus principales aliados políticos, que son la rosca financiera internacional, los grandes oligopolios cerealeros del país y los monopolios empresariales nacionales e internacionales. Pero no es nuestra intención discutir con el autor, sino tratar de brindarnos las herramientas necesarias para poder acercarnos a una reflexión más precisa sobre nuestra realidad y así encontrar las soluciones para hacer de nuestro país y de nuestra Suramérica un lugar más justo.


 

CONTRA LA RECESIÓN Y LA CRISIS

Sólo cuando Mauricio Macri deje el gobierno podrá ponerse a la economía en funcionamiento

Por Horacio Rovelli

 

La clave de una economía es su tasa de inversión, esto es cuánto de lo que se produce y/o se importa, se invierte en máquinas y equipos, infraestructura, insumos, trabajadores y su capacitación, e innovación tecnológica para que aumenten sostenidamente la cantidad de bienes y servicios. Es más, técnicamente debe considerarse cuánto es el ahorro que se dispone (riqueza que no se consume) para que se convierta en Inversión.

La misma Inversión después, al incrementar el producto, va a generar el “ahorro que la paga”, como sostenía John Maynard Keynes.

La pregunta sería: ¿Porque no sucede en nuestro país, o sucede en algunos períodos y deficientemente?  Y las respuestas son dos y ligadas entre sí:

1.

Gran parte del ahorro (en el lenguaje “keynesiano”, atesoramiento) se fuga. Esto es, se convierte en moneda extranjera y se va del país. En mayor o menor medida siempre fue así, por ejemplo, la Comisión Especial Investigadora de Fuga de Capitales de la Cámara de Diputados de la Nación, conformada para investigar la salida de divisas en el año 2001, estimó que el 60% de los fondos transferidos al exterior durante ese año pertenecían a la cúpula empresarial (conformada por las 200 empresas de mayor facturación del país). En la misma línea, la Comisión Bicameral investigadora de instrumentos bancarios y financieros destinados a facilitar la evasión de tributos y la consecuente salida de divisas del país, que funcionó durante el año 2015 en el Congreso de la Nación, halló una predilección de los sectores empresarios a resguardar su riqueza en el exterior, buscando minimizar el pago de impuestos y ocultar la titularidad de los fondos través de la utilización de guaridas fiscales [1]

2.

No existe en la actualidad en el país un perfil productivo, esto es, saber qué bienes y servicios vamos a producir para integrarnos al mundo e integrar la Nación; menos todavía, pensar cómo impacta ese perfil definido sobre el trabajo y las restantes cadenas de valor.

Esto es así porque nuestra burguesía (sectores dominantes) tiene una visión rentística y de corto plazo, solo invierte en aquello que le genera altas tasas de ganancia, pero sin continuidad, esto es, pueden pasarse rápidamente a otro negocio o actividad, de allí la prioridad que le dan a convertir en divisas y fugarlas del país.

Esto explica la política económica de Macri, primero en una alianza con el capital financiero internacional, que aprovechó el retraso cambiario para convertir sus dólares en pesos y lucrar con las altas tasas de interés y, una vez que consideró que había ganado lo suficiente, se fue, dejando la deuda al pueblo argentino. Fracasada esa alianza, el gobierno huérfano de ideas y de apoyo se aferra al FMI.

El FMI no tiene plan económico (y tampoco tiene por qué tenerlo). Lo que prioriza es que se adopten todas las medidas de ajuste del gasto público y del consumo interno para garantizar la generación de un excedente financiero y cumplir con las obligaciones contraídas

El ajuste propiciado por el FMI y aceptado por Cambiemos consiste en despedir empleados públicos y que disminuya su salario real, frenar la obra púbica, reducir aún más los subsidios al transporte y a la energía, no tener ni siquiera para abastecer de medicamentos o de instrumental para la salud, degradar la educación pública, que las distintas administraciones estatales no puedan ni siquiera pagar la luz, las comunicaciones, etc., hecho que se genera con supuestos incumplibles de crecimiento de los precios (para el año 2019 el proyecto de ley de Presupuesto de la Administración Nacional estima un Índice de Precio al Consumidor anual del 34,8% y un dólar promedio de $ 40,1), entonces, al ir agotándose las partidas, no se van a poder desarrollar los gastos necesarios para la prestación de los servicios y de la obra estatal.

Todo esto potenciado por la reimplantación desde el 1° de octubre de 2018 de la tablita de Martínez de Hoz, que implica un dólar esperado que flotaría en una banda cambiaria entre un valor de $ 34 de piso y $ 44 de techo, banda que se ajustará hacia arriba cada día a una tasa equivalente al 3% mensual hasta diciembre de 2018 y luego se recalibraría (a otra tasa o a la misma, en ese momento verán). Si el ajuste fuera siempre el 3% mensual, todos los meses, quiere decir que el valor del dólar en diciembre de 2019 se incrementaría en 55,8%, y el valor del techo de la banda sería en diciembre de 2019: $ 68,55.- (Y no $ 42 como supone el Proyecto de Ley de Presupuesto de la Administración Nacional de Cambiemos), con lo que les está asegurando a los que quieren operar en dólares cual es el precio posible.

Esta nueva Tablita Cambiaria va acompañada por la colocación de LELIQs (Letras de Liquidez del BCRA) a siete días, que abonan una tasa anualizada del 71,9 al 74%, sirviendo de encaje [2] remunerado, pero eso hace que las tasas activas (la que les cobran a los clientes de los bancos) superen el 100% anual. Por ende, las entidades financieras le prestan mayormente al Estado Nacional y tratan desesperadamente de financiar su cartera crediticia con lo que se pueden fondear, sabiendo que cuanto más se incrementan las tasas de interés más se rompen las cadenas de pago, dado que la producción y el comercio sufren confiscaciones de su capital por las tasas, con un mercado que se achica a paso agigantado, con el consabido efecto dominó del freno del nivel de actividad, cierre de establecimientos, suspensión y despido de personal, deudas impagables e incremento de la mora bancaria, etc.

Es más, el mismo proceso recesivo hace que descienda la recaudación tributaria, que en nuestro país está muy ligada al consumo (IVA; Combustible; impuesto internos; etc.) y al nivel de actividad (Impuesto a las Ganancias; impuestos a los débitos y créditos bancarios; contribuciones personales y patronales al sistema  previsional; etc.). Ante las mayores tasas de interés, las empresas prefieren financiarse con no pagarle al Fisco, lo que no solo pone en riesgo las metas de déficit, sino y fundamentalmente, aminora el gasto público.

Esta historia ya la vivimos y siempre termina mal. El Estado Nacional es el mayor tomador, el más seguro y el único que puede pagar altas tasas por un tiempo [3], para después consolidar todas las deudas con los Bancos. Cuando llegue el momento, le va a colocar un solo título público, a tres o más años, tipo Plan Bónex. El 28 de diciembre de 1989, con Erman González como ministro de Economía de Carlos Menem, se concretó un canje compulsivo de todos los plazos fijos que superaban el millón de australes, a cambio de bonos (denominados Bónex 89) que vencían diez años más tarde. La confiscación alcanzó al 60% de la emisión de todo el dinero del BCRA (Base Monetaria), lo que provocó una fuerte recesión, producto de una importante caída de la liquidez.

El otro apretón monetario fue el llamado Efecto Tequila, tras la devaluación de México el 20 de diciembre de 1994 por salida de capitales de ese país. El ministro argentino de aquella época, Domingo Felipe Cavallo, sostenía que la Argentina no era México, dado que había tipo de cambio fijo y convertibilidad de la moneda. Los bancos locales habían tomado dólares en el mercado financiero (aunque si no eran dólares, los bancos los contabilizaban igual como dólares) y habían prestado en pesos y, las empresas extranjeras ordenaron a sus sucursales que se pasaran a dólar a como dé lugar. Eso generó una corrida hacia la divisa norteamericana. Lo que hizo Cavallo fue dejar subir la tasa de interés de manera tal que el costo de oportunidad de comprar dólares era cada vez más caro. Para eso funcionaba la convertibilidad, a medida que los bancos le pedían al BCRA dólares para dárselos a los “ahorristas” que retiraban esos depósitos de los bancos, absorbía dinero y por la ley de la oferta y la demanda al haber cada vez menos dinero en el mercado la tasa subía sistemáticamente.

Pero el 14 de mayo de 1995 hubo elecciones presidenciales y ganó Carlos Menem en la primera vuelta con el 49,94% de los votos. El segundo, que fue el FREPASO, sacó menos del 30% y la UCR menos del 17%.  Y Domingo Cavallo decía que iba haber “convertibilidad de un peso un dólar hasta la eternidad”. Resultado, las mismas empresas extranjeras y los que habían comprado dólares los tuvieron que vender para no pagar las altas tasas de interés. El corsé funcionó, pero el costo fue el cierre de más de cien establecimientos industriales, otros tantos comercios, veinte entidades financieras (Banco Cooperativo de Caseros, Banco Integrado Departamental, Banco Austral, Banco Feigin, Banco Patricios, Banco Mayo, Banco Federal, etc.) y la tasa de desocupación de mayo de 1995 fue del 18,5, la más alta que se había tenido registro en toda la historia, hasta la crisis del año 2002.

 

Cuánto durará la recesión y cuándo se producirá la crisis

En ese marco el gobierno de Cambiemos apuesta a la recesión económica, a que se frene la actividad y con ello los precios, a que la tasa de interés sea tan alta que obligue a los que tienen activos (fundamentalmente dólares) a venderlos para hacerse de pesos, pero no saben, o parecieran no saberlo, que eso tiene por un lado un rol acotado y, por el otro, la capacidad de daño al empleo y a la producción nacional es siniestra.

Lo peor es que no tiene futuro. Entramos en una recesión provocada por la impericia y la negligencia del gobierno de Cambiemos y ahora tomada como mal menor ante la creciente combinación de déficit fiscal y cuasi fiscal. Plantean aminorarlo con la reducción del gasto público, sin contemplar el impacto que tiene el gasto fiscal en la demanda (consumo) total y, por otra parte, que el mismo proceso recesivo hará caer la recaudación, con lo que es probable que el déficit sea de similar magnitud, pero con una economía descendiendo fuertemente.

Descenso que obviamente va a ser mayor que las estimaciones corregidas por el FMI (“Las Américas, Una recuperación despareja” – FMI Octubre de 2018) que predice un descenso del PIB del 2,6% para este año 2018 y del 1,9% para el año 2019. Por supuesto, nada dicen de la tasa de desocupación esperada, porque no les interesa y porque el número sería mayor a los dos dígitos de desempleo abierto este año y cerca del 15 o 16% para 2019.

Tampoco dicen que el 10 de octubre cesó Metalúrgica Tandil. Que Alpargatas cerró sus fábricas en Catamarca y en La Pampa y suspendió sus trabajadores sine die en Tucumán, ofreciéndoles planes de retiro. Que en esa provincia, unos días antes, había cerrado sus puertas BGH y que Molinos Cañuelas abandonó su planta en Tucumán para fusionarse (con menos empleados) en Salta. Que la gran mayoría de las Pymes de la industria, de la construcción y del comercio están asfixiadas por la combinación de las tasas de interés, las tarifas y la falta de ventas. Así como se dio a conocer la encuesta que realiza la consultora Willis Towers Watson, que demuestra que una de cada dos empresas planea echar gente antes de que termine el año, según datos que surgen de un relevamiento de septiembre de 2018, en el que entrevistó a 454 compañías presentes en la Argentina.

La recesión podrá frenar los precios y hasta la suba del dólar, pero es peor el remedio que la enfermedad, los puestos de trabajo perdidos, las cadenas de valor destruidas no se recomponen más. La exclusión social y los planes y paliativos no pueden esconder el drama social que generan.

Y nos preguntamos: ¿por qué un país que cuenta con recursos naturales y energéticos, con una mano de obra disciplinada y capacitada y que se puede capacitar más, condena a gran parte de su población a la miseria, a “cruzar los brazos cuando el hambre viene”, solo para que una minoría, que directamente no llega a ser el 2% de la población, se enriquezca y fugue la riqueza que producimos todos?

El gobierno de Cambiemos especula que le alcanzan para gobernar una política asistencial y la ayuda de los grandes medios, que no difunden la realidad y pueden inventar nuevos entretenimientos circenses, mientras que les concede a los centros urbanos precios y un dólar sin grandes variaciones. Hasta pretende continuar tras las elecciones nacionales de 2019.

Endeudaron al país llevando la deuda externa a unos 400.000 millones de dólares, con exigencias de fuertes vencimientos por títulos de muy corto plazo (LELIQs, LETES, LECAPs) cuando al 31 de diciembre de 2015 reconocían una deuda de 222.703 millones de dólares y el 60% era intra sector público. No sabemos a ciencia cierta la deuda porque el Ministerio de Economía y Finanzas no la informa, como tampoco difunde el “Borrador” acordado con el FMI en septiembre pasado. Nos atan a los designios del FMI, provocan una recesión de la que no se sabe cuándo y cómo se sale. Generan exclusión social y marginalidad que nos denigran como sociedad y potencian la inseguridad y la violencia.

Lo que no tienen en cuenta es que la paciencia se agota, que no es fácil para un padre no poder enviar a su hijo a estudiar, o saber a su vez que sus padres jubilados y pensionados no llegan a fin de mes y no pueden comprar los medicamentos que necesitan, mientras la salud pública se degrada. Que él mismo sufre el deterioro de su poder adquisitivo y que corre el riesgo de quedarse sin trabajo.

El problema económico en la Argentina se resuelve cuando Maurizio Macrì deje el gobierno, dada su manifiesta incapacidad para ejercer el cargo. Que el próximo gobierno se comprometa ante la sociedad a suspender todos los pagos de la deuda, estudiar su reestructuración con quita de capital, desdolarizar las tarifas y aumentar por decreto los salarios y las jubilaciones y pensiones. Con eso  el país se vuelve a poner en funcionamiento, se utiliza más y mejor su capacidad instalada e incluso se abren nuevamente los establecimientos cerrados y generamos el país en que creyeron nuestros mayores. (El cohete a la luna)

 

 

[1] Magdalena Rúa, “La Fuga de Capitales como modo de acumulación de riqueza dela elites latinoamericanas” – del libro Elites y Captura del Estado, FLACSO

[2] Es la parte de las imposiciones que reciben los bancos y guardan como reaseguro de posibles retiros de depósitos

[3] El déficit cuasi fiscal o del BCRA se suma al déficit fiscal previsto en el presupuesto 2019 de la Administración Nacional de un 3,3% del PIB. Según Balance del BCRA al 28 de septiembre de 2018 presenta:

  1. a)    LEBACs (Letras del BCRA):                              $ 340.581 millones
  2. b)    Pases pasivos:                                                $   35.319 millones
  3. c)    LELIQs (Letras de Liquidez del BCRA):            $ 432.851 millones

Total: Pasivo no monetario del BCRA:                 $ 808.751 millones

Pasivo financiero que en conjunto pagan una tasa de interés que ronda el 70% anual o más, por ende, como mínimo eso significa para el año que viene déficit del BCRA por $ 566.125,7 millones y al tipo de cambio presupuestado de $ 40,10 representa unos 14.118 millones de dólares (aproximadamente el 3,06% del PIB). Si se suma el déficit del BCRA al fiscal previsto en el presupuesto nacional 2019 del 3,3% del PIB, estamos diciendo que el déficit estatal total del año que viene es del 6,36% del PIB, con un déficit similar cerró el año 1988 el gobierno de Raúl Alfonsín.

Leer más …

Desde hace cinco años que el Centro de Estudiantes de Políticas es conducido por el Frente Mayoría Estudiantil, el cuál se propuso como una de sus principales políticas, reapropiarse del servicio de fotocopiado, que en aquel momento funcionaba en manos de un privado, quién se quedaba con toda la ganancia producida por la misma. La Agrupación Franja Morada, que en ese entonces conducía el gremio estudiantil, no hacía nada al respecto.

Frente a esta situación es que planteamos la función que debía cumplir el Centro de Estudiantes y la fotocopiadora. Discutir sobre la importancia de que esta fuera manejada por los estudiantes, nos permitió contar con la adhesión de gran parte del estudiantado para luego, ganar en elecciones la Conducción del gremio.

Cuando recibimos la Fotocopiadora, ésta no contaba más que con la voluntad de quienes nos hacíamos cargo. Hoy en día ésta cuenta con:

  • Mensualmente se entregan $50.000 en becas de transporte y fotocopias. Este año alcanzaremos el medio millón de pesos en becas.
  • Becas especiales para los estudiantes de Trabajo Social para que puedan cubrir sus prácticas profesionales y para los estudiantes del PEUCE.
  • Un aumento de más del 300% en cantidad y calidad de becas.
  • Banco de apuntes de acceso libre y gratuito.
  • Patrimonio propio y genuino del Centro de Estudiantes: computadoras, pavas eléctricas, microondas, impresora, biblioteca con más de 1000 libros, sala de estudio, etc.

Entendemos que ésta es la función política, social y gremial que debe cumplir un gremio estudiantil, que actuando de forma soberana le permite distribuir entre los estudiantes, a través de distintos servicios, lo socialmente producido por la misma, para así poder garantizar la permanencia de muchos estudiantes en la universidad y su posterior egreso.

Centro de Estudiantes de Derecho, un caso antagónico

Pero en la Universidad, no todos los Centros de Estudiantes funcionan de la misma manera, o tienen la misma visión del gremio. Digo esto porque actualmente en la Facultad de Derecho el Centro de Estudiantes es conducido, hace ya casi un año, por la Agrupación Franja Morada. En dicha Facultad la Fotocopiadora está en manos de un privado, que a fin de mes se lleva toda la ganancia producida por la misma, sin mencionar que el Banco de Apuntes también está privatizado, y la única forma que tienen los estudiantes de obtener el material de estudio es a través de la fotocopiadora, por lo tanto son un mercado cautivo de dicho negocio.

La Agrupación “Reformista”, que se dice ser la abanderada en la defensa de la Educación Pública, no ha hecho nada al respecto. Teniendo todas las posibilidades de reapropiarse de la Fotocopiadora para ponerla al servicio de los estudiantes siendo manejada por los mismos, la única medida que ha tomado al respecto ha sido intervenir en el precio de la copia, para que el dueño la mantenga a un precio accesible.

¿Tendrá esto algo que ver con lo que está pasando en el país actualmente?

No existe en el gobierno nacional y provincial una política para adquirir soberanía económica, sino todo lo contrario. La Argentina ha llegado a niveles récord de deuda, superando todos los antecedentes de endeudamiento. No le interesa al gobierno actual generar fuentes de recursos propias, que a su vez den más empleo y les permita a los argentinos mejorar su nivel de vida. El único interés que prima es el de la especulación financiera, el desarrollo del país no les interesa.

Qué coincidencia existe entre el gobierno y la Franja, que no casualmente, es su brazo universitario y su voto más duro. Cada gremio que es conducido por esta agrupación termina siendo planchado y vaciado de discusión política, siendo funcional así a los intereses de quienes hoy nos gobiernan.

Frente a esto creemos que es necesaria la función de los Centros de Estudiantes como gremio para discutir los verdaderos asuntos que nos competen y afectan a los argentinos y los estudiantes y no una simple “chapa” para venderla afuera. Que el servicio de fotocopiado sea público en toda la Universidad para garantizar un verdadero acceso a la educación a través de democratizar el acceso a algo tan esencial, como lo es el material de estudio, evitando que sea un negocio para pocos.

 

 

 

Leer más …

Los hermanos bolivianos nacionalizaron el litio de su país y esto les permitió comenzar con la explotación del llamado “oro blanco”. La extracción del recurso se produce a través de YLB (Yacimientos de Litio Bolivianos) y distintas empresas privadas en una cooperación mixta a cargo del gobierno boliviano. Bolivia extrae soberanía, pero,  ¿qué es esto del litio?

Leer más …

¿QUÉ HA HECHO MAYORÍA ESTUDIANTIL EN LA CONDUCCIÓN DEL CECPyS?

Escrito por Domingo, 14 Octubre 2018 00:39 Publicado en Opinión

¿QUÉ HA HECHO MAYORÍA ESTUDIANTIL EN LA CONDUCCIÓN DEL CECPyS?

Desde Revista Universitaria entrevistamos al Secretario General del CECPyS, Lisandro Vergara, sobre la conducción del frente Mayoría Estudiantil en cinco años a cargo del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

VIDEONOTASREVISTA UNIVERSITARIA

https://youtu.be/JlYp-e5CEqs (link del vídeo)

 

 

Leer más …

Brasil: ¡Vista a la derecha!

Escrito por Sábado, 13 Octubre 2018 22:38 Publicado en Opinión
 
Aunque el balotaje dirá la última palabra, la gran votación que logró el líder ultraderechista Jair Bolsonaro obliga a renunciar al pensamiento mecánico y a deliberar con realismo en torno a la política y a la geopolítica.

Será muy difícil que las fuerzas de corte progresista puedan invertir el resultado de la primera vuelta de las elecciones brasileñas. Si lo son, seremos los primeros en felicitarnos. Pero los porcentajes son abrumadores. Jair Bolsonaro, el exmilitar y derechista radical surgido como un meteoro en el firmamento político brasileño con un discurso autoritario, securitario, racista, homofóbico y pasablemente misógino, ha sorprendido a las fuerzas de izquierda. Obtuvo el 46 por ciento de los votos contra el 29 por ciento de Fernando Haddad, el candidato del PT ungido por Lula desde la cárcel. Se esperaba la victoria de Bolsonaro, pero con una proporción de sufragios mucho menor. Después de todo Lula era el favorito indiscutible en las encuestas antes de que, por una maniobra de birlibirloque judicial, el régimen lo mandara a prisión.

No hay duda de que la victoria del jefe del PSL (Partido Social Liberal) es un golpe a las ilusiones de la opinión ilustrada en el sentido de que la alquimia electoral, si es jugada libremente, favorece siempre a los partidos que se definen como antisistema o que al menos dan a entender que sí lo son. El  triunfo (provisorio hasta el balotaje) de Bolsonaro ha dado al traste con esta convicción ingenua, viniendo a confirmar lo que la victoria de Mauricio Macri en Argentina, tres años atrás, había ya demostrado: que ante un bando progresista tendiente a perderse en rencillas particulares o en batallas marginales (como la igualdad de género, el matrimonio igualitario, el aborto, etc.), rebosante de retórica y falto de un programa de cambio en profundidad que proclame y batalle por las reformas esenciales, la intoxicación mediática instilada por los oligopolios de la comunicación y el respaldo económico del capital concentrado son capaces de volcar la balanza del lado de las fuerzas regresivas, antinacionales y antipopulares.

Pero en Brasil se está dando, según algunos informes y algunas contundentes evidencias, un fenómeno aún más serio. Según consigna Marcelo Falak en Ámbito Financiero[i], detrás del ascenso de Bolsonaro está la estrategia de las fuerzas armadas para construir un presidente propio, que debería imponer un programa político ultraconservador y un programa económico ultraliberal, con la misión de dar acceso a los militares a la vida política y de erradicar a la izquierda, al menos a la izquierda “alegre”, que actuaría, según un alto jefe al que entrevistó Falak, como una fuerza que se ocupa sobre todo de imponer un discurso excesivo en torno a lo “políticamente correcto”, intentando imponer en el congreso el matrimonio homosexual y “las cuestiones de género”. Según este militar, Bolsonaro se abrió al diálogo con sus colegas, aceptó sus sugerencias y cambió  muchas de sus posturas. Como pasar del nacionalismo económico al liberalismo. En otro orden de cosas admitió ordenar su vida personal: “Se casó con su tercera mujer, tuvo una hija e hizo dos años de psicoanálisis”. 

¿Puede ser todo esto una opinión caprichosa? Viniendo de un oficial de alta graduación y recordando las afirmaciones del jefe del ejército, el general Villas Boas, contra Lula y la amenaza que profirió acerca de un golpe militar si este volvía a ser presidente, uno tendería más bien a otorgar peso a lo dicho en ese reportaje. Más allá de cualquier otra consideración, el señalamiento del paso del nacionalismo económico al liberalismo tiene que llamar la atención, así como la referencia respetuosa pero llena de conmiseración que en otro paso del mismo reportaje el militar  en cuestión se refirió al ejército argentino. ¿Se trata sólo de un saludo al pasar o de la insinuación a la constitución de una nueva “internacional militar” en el Cono Sur? La geopolítica tiene razones que la política no entiende, y entrevistas como la citada no se conceden por casualidad.

La madeja de problemas y contradicciones que podría subyacer a un proyecto de esa naturaleza, si es que existe, es muy grande y por supuesto escapa a nuestro entendimiento. Pero de cualquier manera hay un interrogante central que cabe plantearse: sea que el proyecto se ciñese a Brasil o abarcase una región más amplia, de contornos indefinidos, ¿sería viable con una concepción ultraliberal en economía y el consentimiento que le iría anejo respecto la cesión o coparticipación de los recursos naturales a unas potencias extranjeras? A Brasil le caben dos papeles en Suramérica: liderar la región con miras a integrarla como una entidad relativamente homogénea y autónoma que esté en capacidad si no de competir sí de hacerse valer en el mundo multipolar que viene asomando; o convertirse en el procónsul de Estados Unidos en el subcontinente. Capitanear el área o fungir a modo de subimperialismo, en una palabra.

Todo esto no está en un remoto futuro. Al paso en que se mueven las cosas, la redefinición del estatus de nuestros países está en plena marcha. Es por esto que todos los estremecimientos de los espíritus sensibles ante la “monstruosidad” del candidato de PSL, las comparaciones tiradas de los pelos con Adolfo Hitler y el temor que infunde respecto a un retroceso en los derechos civiles ya muy malparados de que disponemos, están bastante fuera de lugar o deben encuadrarse  dentro de un debate mayor que tome en cuenta los problemas centrales que nos aquejan: la persistencia de un estamento oligárquico que convive con el imperialismo, el saqueo de los recursos naturales, la desindustrialización, la falta de rumbo de la política exterior, la pobreza, la inseguridad y la violencia que son su secuela; la destrucción de la escuela pública y la abolición de la cultura.

Sólo si se tienen en cuenta estos factores se hará posible evaluar a fenómenos como los del “resistible ascenso del excapitán” y saber cómo dotar a las políticas progresivas de ruptura, de los elementos que le eviten derrotas como la que acaba de sufrir en Brasil o las que ha padecido en los últimos años en Argentina.

—————————————————————————————————————————–

 

[i] “Bolsonaro, un líder construido en pos de un nuevo proyecto de poder militar”, de Marcelo Falak, Ámbito Financiero del domingo 7 de octubre 2018. Falak no da el nombre del oficial al que entrevista, pero lo sindica como ubicado en los más altos rangos de la jerarquía castrense.

Leer más …

Reproducimos la siguiente entrevista porque Gullo es hoy uno de los pensadores que mas lúcidamente describe las fuerzas políticas que dominan en Latinoamérica y puntualmente nuestro país. Su último libro bien puede ser leído tanto por docentes y estudiantes universitarios, como por militantes o cualquier argentino que desee entender mejor como se presenta actualmente el conflicto a escala regional y global. Es sencillo y profundo y, sobretodo, tiene voluntad de encontrar la verdad. No es un hecho frecuente, mucho menos en la política de la idiotez, que ya puso un presidente. Sin embargo, debemos aclarar que ni las opiniones del entrevistado ni las del periodista coinciden necesariamente con las de la línea editorial de nuestra revista, pero es más que útil como aporte al debate político. (Revista Universitaria).

Este desconocimiento de las reglas de juego internacional y de la historia de cómo otras naciones construyeron su poder impide a la dirigencia argentina actual trazar una política de largo plazo y sacar provecho de las oportunidades que se abren a veces para los países periféricos”, afirma Marcelo Gullo en esta charla con Infobae.

Doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de El Salvador y con estudios de posgrado en Ginebra y en Madrid, su último libro, Relaciones Internacionales. Una teoría crítica desde la periferia sudamericana (Biblos, 2018), es un intento de elaborar una teoría científica original de las relaciones internacionales.

— En su libro usted expone el funcionamiento del mundo, de las relaciones internacionales. La élite argentina, nuestra dirigencia, ¿tiene conciencia de ello?

— La élite argentina no tiene ninguna conciencia. Hace ya muchísimos años, no es un atributo de este gobierno, es del anterior gobierno, del anterior, y por eso la Argentina desde el año 1976 no para su proceso de degradación. Una degradación moral, económica, social, una degradación del pensamiento, y eso entre otras cosas es porque la Argentina no tiene ni idea de cómo funciona el mundo. El último que comprendió eso fue Juan Domingo Perón, acompañado en ese momento de otro político que lo había empezado a entender que fue Arturo Frondizi. Fueron los últimos.

— Esa comprensión es fundamental. Un país periférico, que no conoce las reglas de funcionamiento del mundo, está igualmente condicionado por esas reglas pero no les puede sacar ningún provecho.

— La Argentina además, diría el 90% de los argentinos, y eso incluye a la clase política o a la élite de conducción, desconoce cómo se construyó el poder de las naciones. Nosotros vivimos ya desde hace muchos años en el mito del libre comercio. Nadie sabe que el poder de las naciones, lo que llevó a su bienestar económico, al desarrollo, se construyó negando todos los principios del libre comercio. Hicieron todo lo contrario de lo que dicen los economistas neoliberales hoy que hay que hacer. Y eso se desconoce por completo en Argentina. Nadie sabe cómo construyó su poder Estados Unidos. Cómo lo construyeron Alemania y Japón. Cómo lo construyó últimamente Corea del Sur. Canadá es otro caso muy interesante, porque los argentinos siempre quieren ser como Canadá pero nadie se pregunta cómo lo hizo. Entonces se cae en los lugares comunes, la corrupción, esto, lo otro, pero nadie se pregunta exactamente cuáles fueron las medidas políticas y económicas que hicieron del Canadá un país desarrollado y de la Argentina un país en vías de subdesarrollo.

— Esta ignorancia, esta falta de conciencia de las reglas de funcionamiento del mundo, ¿a qué se debe?

— Hay muchos motivos, pero uno fundamental es el desconocimiento de la historia. Uno va a la casa de nuestros políticos actuales y no encuentra una biblioteca. Cuando estudiaron en la universidad lo máximo que hicieron fue leer para aprobar el examen. Es gente que no tiene formación histórica y mucho menos filosófica. Es difícil por ejemplo juntarse con un político argentino y hablar con él de política más de treinta minutos, ¿por qué? Porque quiere hablar de lanchas, de tenis o de fútbol y de su club, y de cómo lo administró. Le molesta concentrarse en el tema histórico político. Es como si la historia les pesara… ¿de qué me habla? Éste me está hablando de 1810, de 1648 de la Guerra de los 30 Años…Si uno analiza cada uno de los personajes de nuestra élite política en realidad nadie se preparó para ser presidente de la Nación. Hay un absurdo fabuloso. Si yo me voy a operar del corazón, no elijo un amigo, elijo al tipo que operó mil veces del corazón y no falló nunca. Alguien que se preparó toda la vida para eso. Y si voy a elegir a un presidente por qué voy a elegir a una persona que durante cuarenta años de su vida no se preparó para la política, nunca se interesó por la política. Es un absurdo completo. Entonces llega a la máxima jefatura del país, de la provincia o de la municipalidad, una persona que nunca se había interesado en la política, ni en la historia, la filosofía, las ideologías, en nada. Y, por lo tanto, en el mejor de los casos estamos en presencia de un táctico, en el mejor de los casos, de un gran táctico.

— Sin visión de largo plazo.

— Sin pensamiento estratégico. El sistema de reclutamiento de la élite ¿cómo funciona? De dos maneras: uno empieza siendo concejal, después intendente, después gobernador, senador, presidente. ¿Y cuál es el problema de eso? Que siempre es una lucha táctica. Entonces ¿para qué va a pensar cómo funciona el mundo si él quiere ser concejal? Entonces en el mejor de los casos llega un táctico a la Presidencia de la Nación que no sabe cómo funciona el mundo, que nunca visitó el mundo, que no salió de su provincia. Hablarle de un proyecto a treinta años es como hablarle de la luna, pero es la única forma de construir el poder de una nación, a treinta años. Él piensa que es una cosa de locos treinta años. ¿Quien va a inaugurar esa obra, Marcelo?, te pregunta. Si la inaugura otro a mí no me sirve. Así no hay nación que pueda funcionar, tener un proyecto de poder, porque sólo el poder garantiza después la justicia social, y al no tener esa capacidad de pensar a treinta, cuarenta años, él solo piensa en el hoy y en las próximas elecciones.

— ¿Cuál es el otro modo de reclutamiento de la elite?

— Bueno, como la clase política está desprestigiada, de vez en cuando llaman a un outsider que era corredor de lanchas, cantante, corredor de Fórmula 1, para que haga política. Pero ese hombre nunca se preparó para la política, se preparó para otra cosa y está muy bien, fue excelente en lo suyo, pero no tiene nada que ver con la política y carece de formación estratégica. Entonces el destino de la Argentina conduce a la nada, es decir, a la desintegración, porque debemos ser conscientes del proceso de degradación continua que vivimos, que implica que cada año haya más pobres, más violencia, peores escuelas, peores hospitales, porque no se comprende cómo funciona el mundo. Están los idílicos de izquierda y los idílicos de derecha, hay progresistas y liberales, pero ninguno comprende cómo funciona el mundo.

— Mientras leía su libro pensé que el mayor éxito de las economías dominantes es haber convencido de que el poder no es la variable de las relaciones internacionales. Pasamos de los años 70, en que todo se leía en clave de imperialismo y colonias, a una visión idílica del mundo; hay algunas “guerritas”, pero no nos conciernen. El mayor éxito de la élite mundial es el disimulo.

— En el mundo siempre hay países que tienen más poder que otros. Y los países que tienen más poder que otros tienden a mandar. Por lo tanto tiende a haber países subordinados y países subordinantes. Y esto no tiene que ver con la maldad intrínseca de nadie, sino con que el que tiene poder tiende a que el otro no lo tenga, tiende a mandarlo. Esto fue así desde el comienzo de la historia. El que más poder tiene puede mandar por la vía de la fuerza, que es la forma más grotesca y que menos les gusta porque es ineficiente en el largo plazo. O puede mandar con la subordinación económica. Pero tampoco les gusta porque esa subordinación económica causa siempre una alerta. Lo que ellos prefieren es la subordinación ideológica cultural. Esa justamente hace que la gente ignore que hay países subordinantes, países subordinados. Esto no tiene que ver con el capitalismo, porque el mundo marxista, cuando existía la Unión Soviética…

— …era lo mismo.

— También había países subordinantes y países subordinados. La Unión Soviética subordinaba a Hungría, a Checoslovaquia, a Rumania.

— Basta ver en qué condiciones está Cuba hoy para saber la clase de dominación que padeció a mano de los soviéticos.

— Claro. La cuestión fundamental es que el ejercicio de la subordinación es principalmente de carácter ideológico y cultural y eso es lo que maquilla la subordinación y falsifica la historia. Falsifica la historia de cómo construyeron su poder allá. Un factor relacionado con esto es la existencia de un poder no estatal, lo que yo denomino en el libro la oligarquía financiera internacional. La combinación de las potencias que más poder tienen, aliadas en algunas ocasiones, en otras no, con la oligarquía financiera internacional es lo que hace que el mundo se estructure como está hoy, un mundo donde si uno escarba un poco ve que hay 6.000 empresas; las 6.000 en realidad son 3.000 y las 3.000 son 300, las 300 son 160, que son 160 bancos que controlan el 60 por ciento de la economía mundial.

— Es el famoso “poder blando” de Joseph Nye, que hace que la gente siga ciertas modas creyendo ser libre. Por ejemplo, la moda del nuevo feminismo. ¿Cómo y dónde surgió? Hubo dos o tres golpes de efecto, un discurso de Oprah Winfrey en Hollywood y todo el mundo se puso al compás, Me Too, Me Too, creyendo que protagonizan una rebelión…

— El progresismo es en realidad la nueva cara de la ideología de subordinación de la oligarquía financiera mundial. Los franceses dicen “cherchez l’argent”, es decir si usted no entiende algo, busque de dónde viene el dinero y eso explica todo. El dinero de todas las organizaciones progresistas hoy, de todas las ONG, viene de la elite financiera mundial, a través de fundaciones, de otras ONG. Hoy la subordinación ideológica cultural tiene dos caras, por un lado el neoliberalismo y por otro lado el progresismo. Todo lo que sirva para deconstruir el poder de un pueblo es funcional a los intereses de la oligarquía financiera mundial. Y el progresismo crea el relativismo, es decir la no verdad, la posverdad, deconstruye cualquier forma de organización política. Porque es absurdo querer hacer política, poner tiempo de su vida, sacrificarse, si la verdad no existe, si nada vale la pena, si todo es relativo, si nada es verdad. Y por eso la oligarquía financiera mundial financia el progresismo. Por eso digo que son las dos caras de una misma moneda, el neoliberalismo y el progresismo.

— Eso explica la abundancia de fondos que hay para causas como el ambientalismo, el indigenismo, el feminismo, manipuladas hacia un fin diferente al enunciado.

— Claro. Ya lo había advertido (el historiador) Jorge Abelardo Ramos, a quien nadie en su sano juicio podrá acusar de falangista, junto con José Luis Hernández Arregui, ya lo habían advertido eso: una campaña indigenista que servía para destruir la idea de la nación iberoamericana. Esto se había originado en la década del 30 en la Unión Soviética y, curiosamente, decía Ramos, cuando dejó de venir el dinero de la URSS, a esa misma campaña y a los mismos personajes los empiezan a financiar ONG de Ámsterdam, Londres o Nueva York.

— Justamente se acerca el 12 de Octubre y si hay algo que viene de lejos es la constante desvalorización de la colonización española, que inició Holanda y continuó Inglaterra, y eso es un ejemplo histórico de cómo una potencia recupera ciertas reivindicaciones justas, como defender a los aborígenes de la explotación, para en realidad promover otros objetivos.

— Eso lo vio muy claro Eva Perón, cuando dijo: “La leyenda negra solo puede tener lugar en la cabeza de los imbéciles o de los manipulados por el poder británico”. Hernández Arregui dijo: “La leyenda negra es la obra más maestra de la política exterior británica”. Y Abelardo Ramos: “Señores, les guste o no les guste el 12 de Octubre nace una nación nueva que tiene de lo antiguo y de lo nuevo”. En realidad lo que se quiere es borrar una de las raíces del pasado. Es como negar al padre o a la madre. Eso es lo que se busca, para desconectarnos de la historia.

— ¿Con qué objetivo último? ¿Uniformar a la humanidad, convertir a todos en consumidores de las mismas cosas?

— Bueno, en realidad habría que ir un poquito más atrás. Los británicos, desde que se habían quedado afuera de la conquista de América, veían a este continente como un bocatto di cardinale y entonces se plantean una serie de objetivos. El primero es que haya libre comercio. Porque eso va a inhibir todo desarrollo industrial. Segundo, predican el nacionalismo de patria chica. Hacerle creer a cada una de las repúblicas nacientes que existieron desde siempre, que existió Argentina, Bolivia, Perú, y crear enemistad entre ellas. Y el nacionalismo de campanario para evitar cualquier posible reunificación. Tercero: la prédica del iluminismo. Es decir, desterrar del corazón de las masas cualquier idea de trascendencia. ¿Por qué podría esto interesarles a los británicos? Porque ellos saben desde el fondo de la historia que en el origen del poder de las naciones hay siempre una fe fundante, y que si uno extirpa la fe fundante destruye todo el armazón de una nación. Como si le sacaran los cimientos. Ellos van a predicar el iluminismo para eso, para erradicar la fe fundante de los pueblos hispánicos.

 Y la leyenda negra…

— Sí, la primera falsificación de la historia es la de la conquista española de América. La leyenda negra, decía Hernández Arregui, era la expresión del nacionalismo británico y del holandés, enfrentados con España. Si no entendemos esto, no entendemos nada. Porque a partir de estos puntos, libre comercio, no intervención del Estado en la economía, aceptación de la división internacional del trabajo, nacionalismo de patria chica, de campanario, iluminismo y falsificación de la historia, llegamos al día de hoy. Porque el progresismo es la expresión de estos cuatro pilares establecidos por Inglaterra. No es otra cosa que la culminación de la obra más brillante de la política exterior británica, la subordinación.

— ¿Hoy continuada por quién?

— Antes era la alianza entre Inglaterra y la oligarquía financiera mundial. Después fue la alianza entre los Estados Unidos y la oligarquía financiera mundial. Y hoy posiblemente vayamos en camino, no está concretada todavía, a la alianza entre el nuevo poder emergente que es China y la oligarquía financiera mundial. Porque esta elite se mueve así, cuando ve un poder en descenso y otro en ascenso, trata de aliarse con el que está en ascenso.

— Por eso Henry Kissinger escribe un libro que se llama China…

— Porque Kissinger es el gran geopolítico y el gran operador de la oligarquía financiera mundial. Se dice que Estados Unidos perdió la guerra de Vietnam; no es así. Estados Unidos se retira de Vietnam porque Kissinger ya en ese momento, muy anticipado en el tiempo, dice hay que arreglar con China, con el poder chino, para trasladar industrias allí porque podemos obtener la plusvalía más gigantesca de la historia. Por eso había que retirarse de Vietnam y abrir la puerta del diálogo con China para en un futuro poder hacer pie en ese país. Junto con Zbigniew Brzezinski, Kissinger es el gran estratega, el gran arquitecto, de la oligarquía financiera mundial.

— Hablemos un poco de Europa. Usted dice que el último estadista que tuvieron, por ejemplo los franceses, fue Charles de Gaulle.

— Sin duda fue De Gaulle.

— Y señala una decadencia, una falta de vocación de poder. ¿Existen pensadores o políticos europeos que tengan conciencia de esta crisis?

— Europeos con este pensamiento hoy prácticamente no existen. Hay un pensamiento light, licuado. Tampoco hay políticos con la envergadura de De Gaulle, con su formación. Cuando uno ve que en el sillón de De Gaulle, y diría incluso en el de François Mitterrand, se sienta un Emmanuel Macron… Puedo tener muchas críticas a Mitterrand pero un estadista, un hombre que se había formado, que continuó con el plan nuclear de De Gaulle, no lo desarmó, hizo más submarinos nucleares, que siguió tratando de tener una Francia autónoma. Entre Macron y Mitterrand hay un castillo de diferencia. Y entre Macron y De Gaulle, una montaña de diferencia.

— El panorama que traza en su libro es bastante negativo, pero tal vez podemos terminar con una nota algo más optimista… ¿Qué posibilidades tendría la Argentina hoy, frente a un tablero internacional en movimiento? Lo de Europa no es una buena noticia porque cuanto más multipolar el mundo, mejor. Pero, ¿qué podría hacer la Argentina, qué margen tiene, qué “umbral de resistencia”, por usar uno de sus conceptos, para mejorar su situación, para defender cierta autonomía?

— Yo, al contrario de lo que usted dice, soy muy optimista. Y lo soy desde un punto de vista racional. Creo que se abre para nosotros una oportunidad gigantesca, como nunca hemos tenido en la historia. Lo que pasa es que nuestra clase dirigente sería incapaz de verla. Tenemos una ventana de oportunidad para realizar lo que yo denomino un proceso de insubordinación fundante. Con un margen de libertad que no hemos tenido nunca. Porque se está produciendo un gran enfrentamiento entre el intento de reconstrucción del poder nacional de los Estados Unidos, de un lado, y del otro lado China con la oligarquía financiera mundial. Ese encontronazo es inevitable. Es cultural, económico y político entre el intento de reconstrucción del poder norteamericano y el intento de China de quedarse con la hegemonía del mundo. Ese enfrentamiento nos va a dar un margen de libertad extraordinario, no mayor de 25 años y no menor de 15. Si en ese período no aplicamos un adecuado impulso estatal a nuestro desarrollo, estamos perdidos. Y deberá ser necesariamente sudamericana porque si no nos daría el umbral de resistencia y de poder.

— ¿La sabremos aprovechar esa oportunidad?

— Nosotros no hemos hecho nada, es una ventana de oportunidad que nos va a regalar la historia. El tema es si estaremos en condiciones de aprovechar esa oportunidad que es el enfrentamiento atroz en el centro del poder mundial que relaja la subordinación para hacer lo que nosotros queramos hacer. Ahora, ¿estaremos en condiciones? Eso dependerá de nosotros. Creo que no hay política que no pueda transformarse si uno está dispuesto a operar sobre ella. Mi libro es un intento de que reflexionemos sobre eso. Para usar esa ventana de oportunidad con el fin de realizar nuestra insubordinación fundante.

— Tendría que terminar acá pero me quedó un tema pendiente, que es Donald Trump. Está de moda criticarlo, todo el mundo lo condena, pero nadie trata de entender. Y sorprende que la izquierda no aplique en este caso el análisis de las “condiciones materiales que determinan la conciencia…”, bla, bla. ¿Por qué aparece un Trump en Estados Unidos? En su libro hay una interpretación interesante…

— Lo primero es terminar con eso de que la Argentina se tenga que poner camisetas. Nosotros desde acá no tenemos que ser Trump ni anti Trump. Es un problema de Estados Unidos, nosotros no somos ni demócratas ni republicanos y no nos tiene por qué interesar.

— El gobierno cometió el error gravísimo de jugarse por Hillary.

— No solo eso, ya tenían organizada una fiesta. Y al Presidente de la Nación, cosa que sólo puede hacer un hombre sin formación histórica ni política, se le ocurrió llamar “chiflado” a uno de los dos candidatos, con el 50 por ciento de chances de ganar… Después no supo cómo recomponer.

— Y ahora tiene que agradecerle el respaldo…

— Ahora, ¿por qué gana Trump? Por una razón muy sencilla, porque hace 40 años que Estados Unidos se está desindustrializando, porque la vieja burguesía norteamericana trasladó su producción industrial al Asia, se transformó en una burguesía ya no norteamericana sino transnacional, y generó 40 millones de pobres en Estados Unidos. Millones de desocupados o trabajadores precarios porque el país se desindustrializó. Entonces Trump es la expresión económica –un análisis marxista lo vería clarísimo– de un proletariado que se ha sumergido en la miseria y que quiere trabajo, tener dignidad, volver a la fábrica. Eso es Trump, la expresión de millones de personas que han quedado sin trabajo, del cinturón industrial de Estados Unidos, de los estados del medio que no viven de los servicios como los de las costas. Todos los que en la Argentina llamaríamos laburantes, eso es el electorado de Trump, más allá del personaje. Tampoco tenemos que decir si eso está bien o mal, ese es un problema de ellos. Pero sí tenemos que saber que ese enfrentamiento que él encarna para reconstruir el poder nacional de los Estados Unidos a nosotros nos favorece. La pulseada con China nos da, o nos debería dar, un margen de maniobra internacional como nunca hemos tenido en la historia.

Leer más …

Lo aprobó la Secretaría de Energía. Son 10 mil millones que saldrán de nuestros bolsillos. Se pagará un monto «extra» en cuotas

En una nueva decisión impopular, el Gobierno nacional oficializó este viernes su decisión de que los usuarios residenciales, industriales y comerciales de gas natural paguen un monto extra en la factura para “compensar” a las empresas por la devaluación.  

Como los precios de la energía están dolarizados, con la devaluación del 50% del peso en lo que va del año se generó un desfasaje entre el costo del gas natural y lo que pagan los usuarios de todo el país.

Según dijeron fuentes del mercado energético a este medio, los usuarios deberán pagar unos 10.000 millones de pesos extra que irán a parar a las arcas de las compañías productoras, de acuerdo con la Resolución 20/2018 publicada este viernes en el Boletín Oficial.

El secretario de Energía, Javier Iguacel, rubricó la decisión y dispuso que las distribuidoras de gas podrán cobrar a los usuarios un importe «extra» en 24 cuotas mensuales, para compensar el impacto de la  «marcada variación del tipo de cambio».

Esta medida que encarecerá el servicio del gas a los usuarios se suma al incremento de entre 30% y 35% aplicado desde el 1 de este mes confirmado también por Iguacel.

La decisión para «compensar» a las empresas gasíferas con 10.000 millones de pesos comenzará a aplicarse desde el 1 de enero de 2019por lo que los usuarios abonarán este recargo hasta diciembre de 2020

«Dispónese, en forma transitoria y extraordinaria, que para las diferencias entre el precio del gas previsto en los contratos y el precio reconocido en las tarifas de distribución, valorizadas por el volumen de gas comprado desde el 1º de abril y hasta el 30 de setiembre de 2018, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas)  instruirá a las prestadoras del servicio de distribución al recupero del crédito a favor de los productores en línea separada en la factura de sus usuarios, en 24 cuotas a partir del 1º de enero de 2019″, dice el texto oficial.

 

También hay que pagar intereses

Iguacel estableció que las diferencias diarias acumuladas y actualizadas al 31 de diciembre de 2018 deberán ajustarse «a la tasa activa cartera general diversa del Banco de la Nación Argentina”.

Esos ajustes por tasa de interés serán aplicados por las prestadoras del servicio de distribución a cada usuario proporcionalmente, tomando en consideración los volúmenes consumidos por éstos durante el período abril-septiembre de 2018.

El Poder Ejecutivo recordó que la Ley Nº 24.076 prevé que «las variaciones del precio de adquisición del gas serán trasladados a la tarifa final al usuario, de tal manera que no produzcan beneficios ni pérdidas al distribuidor ni al transportista bajo el mecanismo, en los plazos y con la periodicidad que se establezca en la correspondiente habilitación».

En consecuencia, indicó que «a raíz de la marcada variación del tipo de cambio, se han acumulado diferencias diarias significativas por la compra de gas en el marco de los contratos suscriptos entre los productores y las licenciatarias de distribución».

«Resulta necesario adoptar medidas específicas para proteger al usuario final, atenuando la incidencia del traslado a las tarifas de las diferencias diarias acumuladas por la compra de gas en el último período estacional, comprendido desde el 1º abril al 30 de setiembre de 2018″, añadió el texto oficial.

Y aseguró que «para este caso particular no contemplado y en forma extraordinaria, corresponde habilitar un mecanismo de recupero de las diferencias diarias acumuladas correspondientes al período estacional antes mencionado, que contemple su recupero en un período temporal más extenso».

Fuente: Diario Los Andes

https://losandes.com.ar/article/view?slug=otro-golpe-las-bolsillo-usuarios-deberan-compensar-a-las-empresas-por-la-suba-del-dolar

Leer más …

El escenario económico y financiero actual es cada vez más precario. De eso no hay dudas. El Gobierno, sin embargo, para enfrentarlo parece embarcarse en las recetas aplicadas en el pasado y que desembocaron en las crisis de 1989 y 2001. Tratemos de repasar esto.

• Los parecidos financieros al 2001

El gobierno de la Alianza solo pudo sobrevivir económicamente durante el año 2001 gracias a un único factor: los desembolsos que le dio el FMI, puesto que los mercados externos ya estaban cerrados para el país. Así, cuando en diciembre de 2000 firmó el Blindaje con el Fondo, obtuvo un desembolso ese mes y otro en febrero de 2001, de dos mil millones de dólares en cada caso (ver gráfico). Como el deterioro económico igualmente continuó, el gobierno hizo un nuevo acuerdo con el FMI: aplicó la ley de «déficit cero» en julio de 2001 y con eso se hizo acreedor de otra ayuda. Obtuvo así en septiembre el «salvataje» por 8 mil millones de dólares (fueron en realidad 6 mil por parte del Fondo y otros 2 mil de parte del Banco Mundial). No obstante las políticas de ajuste fiscal, el salvataje duró menos que el Blindaje: apenas tres meses después, en diciembre, vino el «corralito», el Fondo dejó de asistir al país pues no había forma de evitar la debacle y todo explotó.

El parecido con la actual gestión de Cambiemos es más que evidente. En enero de este año el gobierno recibió 9 mil millones de dólares de su última colocación de deuda en los mercados abiertos. Ya sin financiamiento fue otra vez al FMI para pedir un Blindaje como la Alianza, obteniendo ahora 15 mil millones en junio. Si se miran las reservas del Banco Central se nota que el dinero del Fondo duró otra vez sólo tres meses: los niveles de las mismas a fin de septiembre son los idénticos a los del junio (ver gráfico). Con este claro fracaso, se vuelve a insistir con otro acuerdo con el FMI, con un nuevo intento de obtener un «déficit cero». Aunque lo acordado ahora con el Fondo en este segundo acuerdo se parece más a lo aplicado en 1989. Avancemos hacía allí entonces.

• Parecidos financieros con 1989


En agosto de 1988 el gobierno de Alfonsín puso en marcha el denominado «Plan Primavera» para contener una situación económica calamitosa. Así, se aplicó un fuerte ajuste fiscal para reducir el déficit y se autorizaron aumentos tarifarios en los servicios públicos, apostando a que una dura recesión podría contener la inflación y el dólar. Además, se acompañó el Primavera con el respaldo del Banco Mundial y, lo que devino clave, se subieron los encajes bancarios y se llevaron las tasas de interés a niveles realmente muy altos. Es decir, se aplicó una formula económica casi idéntica a la actual, que combina también ajustes, tarifazos, subas de encajes y altas tasas de interés, donde ahora quien respalda el plan es el FMI y no el Banco Mundial.

El plan del Alfonsín marchó relativamente bien los primeros tres meses. Ingresaron dólares al país atraídos por las altas tasas de interés, se descomprimió algo la presión sobre el dólar y la caída de la actividad económica hizo bajar sensiblemente la inflación, reduciéndola a un dígito mensual. Sin embargo en diciembre todo volvió a complicarse: los capitales que habían entrado comenzaron a querer irse, aumentando la presión sobre el dólar, que se había vuelto el ancla anti-inflacionaria clave. El Banco Central entonces comenzó a vender divisas para aplacarla, pero la presión no se lograba detener. Además, al ser 1989 un año electoral y existir temores del retorno del peronismo al poder, el nerviosismo se adueñó de los mercados, redoblando la presión cambiaria. Frente a este panorama, el Banco Mundial cortó su ayuda a la Argentina puesto que ya era inútil continuar asistiendo al país. Con ello el Banco Central se retiró del mercado cambiario en febrero de 1989 para proteger sus reservas y la corrida final desembocó en la híper, asegurando así el triunfo peronista.

Hoy como ayer hay parecidos, sobre todo con vistas al futuro. También el 2019 será un año electoral, donde también existe el miedo en los mercados del retorno del peronismo al poder como en el 89, como además se repite el miedo sobre qué pasará con los capitales que ingresaron y están retenidos solo por las altas tasas de interés, pero a muy corto plazo. Existiendo la duda si no querrán también irse en forma de estampida, con una presión cambiaria indetenible como ocurrió antes. Aún más, de continuar siendo las semejanzas tan fuertes, cabe preguntarse si el FMI no dejará de ayudar a Macri como el Banco Mundial hizo con Alfonsín. Por todo ello, la interrogante final es claro: ¿qué estará dispuesto a hacer el gobierno para no repetir una vez más las trágicas consecuencias del pasado? Sólo el tiempo lo dirá. 

* Economista. Doctor en Ciencias Sociales. Autor de «Camino al colapso. Cómo llegamos los argentinos al 2001″.

 

Fuente: Ámbito.com

http://www.ambito.com/935664-un-escenario-financiero-como-en-el-blindaje-o-como-en-el-plan-primavera

Leer más …

“Las feministas liberales quedarían aprisionadas en el dispositivo del discurso jurídico reivindicando la equiparación abstracta de derechos. El feminismo liberal iría acotando su programa hasta reducirlo casi exclusivamente a la lucha por los derechos políticos. Tal reducción programática iría acompañada de una creciente reticencia ante el movimiento obrero. Retrocederían más de una vez ante las contradicciones de clase acotando su discurso al logro de igualdad para aquellas que, en la sociedad capitalista, eran “iguales”, las burguesas”.[1]

Esta mañana se aprobó el proyecto de paridad presentado por la diputada radical, María José Sanz, por 34 votos afirmativos y una abstención. Esta Ley regirá en las próximas elecciones, por lo tanto, deberá haber en las listas un 50% de hombres y un 50% de mujeres.

Por nuestra parte, celebramos que un proyecto de estas características sea votado y aprobado, por los/las legisladores de la provincia. Sin embargo, lo que impulsa la escritura de estas letras, no es juzgar el proyecto en sí mismo, sino tratar de dilucidar las contradicciones políticas que se presentan frente a reivindicaciones de naturaleza tal, que a “prima facie” es muy fácil estar de acuerdo y embanderarse detrás de ellas.   

Un caso notable de contradicción, encarna la Vicegobernadora de la Provincia de Mendoza, Laura Montero, que parece correr por izquierda al Gobernador Cornejo con sus reivindicaciones de género. Pero, no nos olvidamos que su partido forma parte de la alianza Cambiemos y que responde a ciertos intereses de clase y llevó a Cornejo y a Macri al Ejecutivo.

“Norma Stotz Chinchilla “…el feminismo (no) es en sí mismo una ideología única y coherente o una visión del mundo…es una ideología parcial que tiene que estar ligada, consciente o inconscientemente a otra ideología de clase como el liberalismo, el radicalismo o el marxismo”.[2]

No existe un único feminismo, sino múltiples y variadas posiciones al respecto. Nosotros concebimos uno que no menciona la autora,  un feminismo popular, situado y latinoamericano que defiende a las mujeres en general y en particular a aquellas que forman parte del campo nacional y que por su condición de tal, sufren una triple opresión: nacional, o de los países imperialistas a las semicolonias;  social de las clases opresoras a las clases oprimidas; y de género, de los varones hacia las mujeres.

La Montero en su condición de gobernante, aliada en la provincia de Mendoza de un gobierno que ajusta y reprime a los más humildes, también defiende un tipo de feminismo, diría la autora citada «liberal», porque por el momento solo se reduce a aspectos «políticos», necesarios pero insuficientes. Es «antiobrero» al decir de Ciriza, porque colabora en ejercer una opresión económica, cultural, política y social contra las más humildes, a pesar de que plantee la paridad de género en las listas. ¿Es posible participar plenamente de la discusión de los asuntos colectivos, si trabajas más 12 horas al día muy mal paga? ¿Es posible considerarnos iguales si la Montero llega tranquila a fin de mes, a diferencia de la mayoría de las mendocinas? ¿Será  posible la paridad en estas condiciones? ¿Será capaz la vicegobernadora de ofrecer lugares en las listas a algunas dirigentes gremiales, por ejemplo?  ¿Es su planteo, una defensa de la democracia y la igualdad solo en términos electorales? ¿El gobierno de Cornejo y Montero ha contribuido a democratizar el acceso a los bienes y a los servicios para las clases más postergadas, las y los trabajadores en la provincia? Definitivamente, no. Veamos:

Montero participa de la desigualdad de género de la siguiente manera:

De forma directa:

–En el año 2016, cuando el Gobierno de Cornejo propuso la votación  del Ítem Aula en la Legislatura, Montero en calidad de Presidenta del Senado tuvo algunos cruces adentro del recinto con sectores del peronismo y del FIT (que votaron en contra), por el fuerte operativo de seguridad que se había instalado en las afueras de la legislatura para contener el reclamo de gremios como el SUTE, frente a lo que se estaba votando. Montero avaló esta política de violación a los derechos de los/las trabajadores de la educación. Y aquí viene la contracción: según el último censo realizado por el Ministerio de Educación de la Nación en 2014, el 75,7% del personal que trabaja en establecimientos educativos son mujeres, según Cippec[3], o 76% según la Organización de Estados Iberoamericanos[4]. El Ítem aula aprobado por Cambiemos, frente al que pertenece Montero, afecta principalmente a mujeres.

De forma indirecta:

–Montero corre por izquierda a Conejo para que la provincia adhiera al “Protocolo del aborto no punible”, mientras éste, alegremente acompaña la política macrista de recorte de presupuesto a áreas estratégicas (como salud, que ya ni tiene Ministerio propio) y reducción de dinero destinado a las provincias. Si la provincia adhiriere al protocolo en estas condiciones se transformaría en letra muerta, imposible de llevarse a la práctica mientras los hospitales cuentan, cada vez, con menos recursos para funcionar.

-Bancar la eliminación de jubilaciones por moratoria (que benefició principalmente a mujeres amas de casa), extender la edad para jubilarse y ajustar el monto de las asignaciones universales. Paquete propuesto y votado por Cambiemos en diciembre de 2017.

–Sostener a funcionarios acusados por violencia de género en el Gobierno provincial: Jaime Correa, Gianni Venier, Rafael Escot, Luis Gabriel Mendoza, Marcelo Dágostino, Alejandro Jofré, Fernando Giunta, Ruber Giachi, entre otros.

Argumentos suficientes para decir que el feminismo de Montero es gorila[5] liberal, se opone a las más humildes, es un feminismo decorativo y representativo de las clases sociales y a los sectores políticos que históricamente, se han enfrentado al Movimiento Nacional, que a partir de la segunda mitad del siglo XX, ha tendido a verse representado por el peronismo. Esto no es fruto de la casualidad, sino producto de la identificación de las clases trabajadoras y desposeídas en la Argentina con aquel movimiento, sustentado en la recuperación y conquista de derechos vulnerados para las mayorías, entre las que se encuentran miles de mujeres, que se vieron favorecidas en materia de derechos sociales, laborales y políticos.

En un país semicolonial como la Argentina, la discusión de la emancipación femenina, no es solo de la boca para afuera y una cuestión «de formas». Debe ser discutida en conjunto por hombres y mujeres, para comprender que lo que parece biológico en realidad, es cultural e histórico. Las mujeres y los hombres de abajo, debemos revelarnos en conjunto, frente a los de arriba y los de afuera, que hoy nos someten a la perdida de la calidad de vida. No nos olvidemos que el FMI hoy tiene rostro de mujer.

 

 

 

https://www.elsol.com.ar/el-senado-aprobo-el-decreto-de-aumento-docente-que-ahora-pasa-a-diputados.html

https://www.mendozapost.com/nota/30954-cruce-entre-el-sute-y-laura-montero-por-el-item-aula/

https://www.mdzol.com/politica/Por-unanimidad-la-ley-de-paridad-de-genero-obtuvo-media-sancion-201809260084.html

https://losandes.com.ar/article/view?slug=diputados-aprobo-por-unanimidad-la-paridad-de-genero-y-ahora-pasa-a-senadores

https://losandes.com.ar/article/view?slug=montero-sobre-el-protocolo-de-aborto-no-punible-en-mendoza-estoy-dispuesta-a-firmarlo

http://revuniversitaria.com.ar/index.php/opinion/2264-la-devaluacion-profundiza-la-brecha-laboral-de-genero?highlight=WyJmZW1pbmlzbW8iXQ==

 

 

 



[1] CIRIZA, ALEJANDRA. “Feminismo, política y crisis de la modernidad”. Pp. 141160.

[2] Ídem.

[3] https://www.cippec.org/publicacion/que-sabemos-de-los-docentes-en-argentina-datos-nuevos-desafios-que-persisten/

[4] http://panorama.oei.org.ar/_dev2/wp-content/uploads/2018/03/ARGENTINA-El-estado-de-las-pol%C3%ADticas-p%C3%BAblicas-docentes.pdf

[5] “En Argentina comenzó a usarse en 1955 la palabra «gorila» para referirse a una persona antiperonista. La expresión fue tomada de un cuadro humorístico creado por Aldo Cammarota y puesto en escena por Délfor Amaranto en el programa radial La Revista Dislocada. Carlos Ulanovsky describe ese momento diciendo:

“Cuando los rumores arreciaban y se controlaba cada gesto, cada movimiento, tuvo un hallazgo: lanzó la palabra gorila, que se incorporó tanto en Argentina como en otros países, como sinónimo de hombre político, militar o civil, conspirador y reaccionario. Una y cien veces Délfor tuvo que explicar que todo había sido una casualidad sin intención política. En ese momento se había estrenado la película Mogambo, con Clark Gable y Ava Gardner, que transcurría en la selva. Como el filme había tenido mucha repercusión, en la audición lo parodiaron.» Una de las canciones que difundía cada domingo «La Revista Dislocada» era un baión, cuya letra decía: «Deben ser los gorilas, deben ser,/ que andarán por aquí,/ deben ser los gorilas, deben ser,/ que andarán por allí…/ El público lo interpretó «como una alusión a lo que por entonces circulaba con sigilo: un movimiento subterráneo de tropas para derrocar a Perón”.”

Leer más …