La Redacción

HAY LEY MICAELA EN LA UNCUYO

Publicado en Universidad Miércoles, 24 Abril 2019 20:23

 

 

Hoy 24 de abril de 2.019, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Cuyo aprobó la adhesión a la “LEY MICAELA” n° 27.499, promulgada el 10 de enero de este año por el Congreso.

Dicha ley estipula: la creación del Programa Nacional Permanente de Capacitación Institucional en Género y Violencia contra las Mujeres con el objetivo de capacitar y sensibilizar a todos/as los/as funcionarios públicos/as, que integran los diferentes niveles del Estado, todos los agentes del Estado deben cursar y aprobar todos los años la capacitación, el incumplimiento será considerado una falta grave que incluirá, formación y capacitación en perspectiva de género para todos los funcionarios de la gestión pública, sin importar jerarquía ni forma de contratación, ni el ámbito en el que desempeñe sus funciones. 

A partir de hoy esta disposición implicará la capacitación obligatoria en toda la Universidad Nacional de Cuyo al personal docente, no docente y funcionarios/as, incluyendo también a ayudantes alumnos/as y adscriptos/as de catedra. La resolución aprobada involucra al Idegem en articulación con otros organismos, para la plena implementación de la ley.

Festejamos esta gran medida que promueve la construcción hacia una Universidad popular, democrática, latinoamericana y feminista comprometida con la emancipación de la mujer.

 

Analizar medidas históricas que hicieron a la defensa del interés nacional como la que tomo el Gobierno de aquel entonces, conducido por Juan Perón, ponen de manifiesto que, 72 años después, la vigencia de dichas políticas contribuiría a mejorar la realidad adversa que hoy atraviesa la Argentina. Esto en pos de colocar el capital al servicio de la economía nacional, con el objetivo principal de garantizar el bienestar social. No podemos dejar de lado que en las circunstancias actuales, la independencia económica de nuestro país parece estar muy lejana, por lo menos mientras nos gobierne Mauricio Macri y los organismos internacionales de crédito. (RU)

Por Juan Facundo Besson*

En 1946 Perón tomó dos decisiones claves para avanzar en el camino hacia la soberanía económica: una, convertir en ley la nacionalización del Banco Central; la otra, la nacionalización de los depósitos bancarios.

En la Argentina anterior a 1945, los resortes fundamentales de la economía nacional se hallaban manejados por bancos privados, principalmente, en manos del imperio británico. La mayoría de los créditos eran otorgados a monopolios de capital foráneo que, luego, llevaban las ganancias al extranjero. Bajo este circuito especulativo no era posible para el país ejercer una soberanía real sobre sus recursos financieros. Es en este marco que el recupero del control de la política monetaria –con la reglamentación de la nacionalización del Banco Central y los depósitos bancarios– adquiere un gran valor para la historia de nuestro país.

En palabras del propio Perón en su discurso a la Asamblea Legislativa del 26 de octubre de 1946: “organizados como un perfecto monopolio, los bancos estaban divididos a través de un pool cerrado, en el cual las entidades particulares podían imponer su criterio en asambleas, sobre los bancos oficiales o mixtos. Así, los bancos privados con solo un aporte inicial de 30,4 por ciento del capital, tenían el extraordinario privilegio de manejar las asambleas, custodiar el oro de la Nación y el ejercicio de todas las facultades de Gobierno, indelegables por razones de soberanía estatal. El Banco Central promovía la inflación, contra la cual aparentaba luchar, violando el artículo 40 de su carta orgánica y emitiendo billetes sin limitación, contra las divisas bloqueadas en el exterior, de cuyo oro no se podía disponer en el momento de su emisión. En otras palabras, se confabulaba contra la Nación y se actuaba visiblemente en favor de intereses foráneos e internacionales. Por eso, su nacionalización ha sido, sin lugar a dudas, la medida financiera más trascendental de los últimos 50 años”.

El significado de la nacionalización de los depósitos

Perón transforma la dinámica bancaria al convertirla en una herramienta al servicio del crecimiento productivo; y a todos los bancos de plaza en instrumentos del redescuento del Banco Central. La nacionalización de los depósitos constituyó uno de los pilares claves para la planificación económica nacional y, por ende, del desarrollo nacional.

Con la nacionalización de los depósitos, el Estado tomó bajo su órbita el poder de definir la dirección de la política crediticia: volumen y dirección de los créditos, ampliación hacia sectores de la producción, plazos fijos y tasas de intereses fijadas de acuerdo a los requerimientos del país. También puso fin a la especulación financiera que se llevaba adelante con el accionar conjunto entre la banca privada y las empresas extranjeras; y con ello se limitó además el poder de coerción que los grupos concentrados de la economía internacional realizaban a través de la emisión de créditos sin control mediante bancos privados.

Perón, en su obra “La Hora de los Pueblos” de 1968 señalaba: “Nuestros países, faltos de capital, no pueden impulsar su desarrollo porque en el negocio de los países pasa lo que en todos los demás negocios: el desarrollo se impulsa a base de inversión. Siendo ello así, nuestra solución estaba en capitalizar al país. Un país se capitaliza de una sola manera: trabajando, porque nadie se hace rico pidiendo prestado o siendo objeto de la explotación ajena. Todo consistía entonces en organizarse para trabajar, crear trabajo y poner al Pueblo Argentino a realizarlo, porque el capital no es sino trabajo acumulado. Esto no era difícil en un país donde todo estaba por hacerse. A poco de andar nos percatamos que las organizaciones internacionales imperialistas tenían organizados todos los medios para descapitalizarnos mediante los famosos servicios financieros que ocasionaban anualmente la deuda externa, los servicios públicos, la comercialización agraria, los transportes marítimos y aéreos, los seguros y reaseguros, etc., y aparte de ello, gravitaban ruinosamente las evasiones visibles e invisibles de capital.

De esta manera, de poco valía trabajar si el producto de ese trabajo iba a parar a manos de nuestros explotadores. Era preciso recurrir a dos medidas indispensables para evitar esa descapitalización permanente:

1º) Nacionalizar los servicios en manos extranjeras que imponían servicios financieros en divisas.

2º) Crear una organización de control financiero que impidiera la evasión de capitales.

La compra de los servicios públicos, la repatriación de la deuda externa, la creación del Instituto de la Promoción del Intercambio (I.A.P.I.), la nacionalización de los seguros y reaseguros, la creación de una flota mercante y aérea, etc., etc., permitieron realizar lo primero. Lo segundo ocasionó la reforma bancaria y la promulgación de la Ley Nacional de Cambios. Recién entonces se pudo comenzar a cumplir el más viejo principio fenicio de la capitalización: ‘peso que entra, no debe salir’.”

Digresión: sobre la necesidad de pasar de ley de entidades financieras a una de servicios financieros

Son varias las motivaciones que podrían llevar al gobierno a encarar, finalmente, la reforma de la Ley 21.526 de Entidades Financieras vigente y que fuera promulgada el 14 de febrero de 1977 por inspiración del entonces Ministro de Economía de la dictadura José Martínez de Hoz.

Hoy nuestro sistema financiero está a merced de las corridas cambiarias, ya que la mencionada normativa deja operatorias en los márgenes del sistema financiero que son funcionales a esos embates.

En contraste con el sector de la industria y la producción, la rentabilidad del sistema bancario se mantiene por encima del promedio de cada uno de los diferentes sectores de la economía, siendo con la estructura agroexportadora y minera la que más provecho a sacado desde la era Macri.

Desde el regreso a la democracia, la ley de Martinez de Hoz no fue tocada en lo sustancial, a pesar del interesante proyecto del legislador Heller sobre una “Ley de Servicios Financieros para el Desarrollo Económico y Social” (la cual es perfectible, pero pone un piso para discutir). El proyecto declararía al sistema financiero como un servicio de interés público. Es decir que el interés del conjunto de la sociedad está por encima del prestador individual. Un segundo punto es que los “clientes” pasan a llamarse “usuarios de servicios financieros” ampliando sus derechos. La tercera cuestión es que la ley actual plantea que los bancos pueden hacer todo lo que quieran menos lo que tienen expresamente prohibido. En el proyecto los bancos podrán hacer sólo aquellas operaciones para las que están expresamente habilitados. Permite que, a partir del interés público, se establezcan sus actividades. Limita posibilidades elusivas, la imaginación creativa y un largo etcétera. Por último, el proyecto avanza en la orientación del crédito. Establecería que el 50% de la cartera de los bancos debe estar orientada a Pymes y a créditos hipotecarios para primer vivienda.

 

En resumen, es necesario ponerle un fin a este nefasto capítulo de nuestro nuevo Estatuto Legal del Coloniaje. Para ello es necesario volver a una concepción humanista del capital, donde nuestros recursos estén enfocados en la producción y no a la especulación manipulada por la oligarquía financiera global. Sólo de esta forma es posible tener un horizonte de independencia económica.

 

*Abogado (FDER-UNR). Coordinador del grupo de estudios e investigaciones “Arturo Sampay” (FDERUNR). Miembro de la Cátedra Libre “Juan Domingo Perón” (FCPOLITUNR)}

 

Fuente:

https://efemeridesjusticialistas.home.blog/2019/04/24/nacionalizacion-de-los-depositos-bancarios-2404-46/?fbclid=IwAR3CDNLiDZ1hGRTl2ZSPzvmrJx4Itmhle6FUW484EEG14ObjmM0zV9YNTsY

 

Desde Revista Universitaria compartimos con nuestros lectores la siguiente nota del Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior (OCIPEX) en donde se puede observar el brutal endeudamiento externo que ha promovido el gobierno de CAMBIEMOS con el objeto de hacer posible la bicicleta financiera montada en nuestro país desde diciembre de 2015.

¿Para quien gobierna Macri?

Publicado en Opinión Domingo, 21 Abril 2019 22:33

La siguiente nota analiza desde diferentes comparaciones pertenecientes al ámbito económico (según los ingresos individuales, la población ocupada según su ingreso principal, la población según el ingreso per cápita familiar, los hogares según sus ingresos totales y los hogares según el ingreso per cápita). Todas estas variables no hacen más que confirmar lo que se viene diciendo desde hace tiempo: Macri y los suyos no gobiernan para los argentinos, lo hacen para la rosca financiera y agroexportadora que los sostiene. Compartimos este artículo con el objeto de señalar a los verdaderos beneficiados por el actual gobierno.

A continuación compartimos desde Revista Universitaria la siguiente nota de Kontrainfo sobre la homilía dada por el papa Francisco I el pasado Jueves Santo. Aclaramos que la editorial de esta revista no comulga con ninguna religión en particular pero tampoco lo prohibe. Nos interesa rescatar la figura de Francisco como uno de los pocos líderes políticos de nivel internacional que promueve la paz entre los pueblos y lucha contra el sistema capitalista explotador del ser humano. No deja de sorprendernos la feliz similitud entre la categoría utilizada por Bergoglio «Colonización Ideológica», con la usada por Arturo Jauretche «Colonización Pedagógica», y la utilizada por esta revista «Colonización Cultural» para comprender las razones de los males que nos aquejan como pueblos en busqueda de su emancipación.

 

En el día de ayer se celebró la primera asamblea estudiantil de Ciencias Políticas y Sociales. El temario trató el conflicto salarial docente y en segundo lugar el funcionamiento de la Fotocopiadora de las y los Estudiantes.

Fueron convocados además de estudiantes de la FCPyS, representantes de los gremios docentes de la provincia, SiDUNCU, FADIUNC y un becado del CONICET, donde responsabilizaron al gobierno Nacional y Provincial del paupérrimo acuerdo de paritarias que se encuentra por debajo de la media de inflación y el ajuste a los sectores de ciencia y técnica. En un amplio debate de ideas y reclamos se llama al movimiento estudiantil  a apoyar el plan de lucha de docentes. Se votaron por unanimidad: Generar una comisión para la organización de futuras medidas conformado por estudiantes, docentes, representantes de gremios docentes, CONICET y personal de apoyo académico, adherir a las medidas de lucha de docentes y representantes de CONICET y levantar la bandera del boleto educativo gratuito.

La fotocopiadora de estudiantes es el patrimonio a cargo de la conducción del centro de estudiantes que  se logra en el año 2013 como acto de soberanía sobre lo que antes era manejado por un privado;  llegando a tener el precio más barato de la Universidad con el uso de impresoras propias, se entregaron $500.000 en becas, se democratizó el banco de apuntes (cualquiera podía acceder al material de estudio gratis), adquisición de nuevas pavas eléctricas, kits de mate, un microondas, computadoras nuevas, entre otros tantos logros. Se votaron por unanimidad: La formación de una comisión para el uso definitivo de la fotocopiadora abierto a la totalidad del estudiantado y luego se ratifique en asamblea general, la comisión de la reforma del estatuto cree una subcomisión para el estatuto de la fotocopiadora, que no se recorte ni un peso menos a las becas que brinda el centro de estudiantes y exigir a las autoridades de la FCPyS acompañar al centro de estudiantes con lo necesario para el funcionamiento de la fotocopiadora.

Quedó pendiente por último en el temario discutir la situación actual de Venezuela y la reforma del estatuto del CECPyS. Se votó pasar la asamblea general al próximo martes 24 por cuarto intermedio, decisión unánime.

 

Unos 97.274 millones de dólares se fugaron de la Argentina los primeros tres años de gestión del presidente Mauricio Macri, exactamente el 50,22% de toda la deuda que emitió la Argentina en ese período.

Así lo indicó este lunes un informe del Observatorio de Deuda Externa (ODE), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y dirigido por el ex director de Banco Central Arnaldo Bocco.

Según el informe, la Argentina emitió deuda por 187.706 millones de dólares en lo que va de la gestión de Cambiemos, de los cuales el 85,8% fueron colocaciones del Tesoro Nacional (unos 161.030 millones de dólares).

Las emisiones de deuda del Tesoro Nacional en moneda local y extranjera, los desembolsos por el préstamo con el FMI suscripto en junio de 2018 y las emisiones de las provincias y el sector corporativo en moneda extranjera suman desde inicios de la gestión de Cambiemos unos U$S187.706 millones.

El 82,4% de la deuda, son colocaciones en moneda extranjera, y el 85,8% son colocaciones del Tesoro Nacional (aproximadamente U$S 161.030 millones), detalló el informe del ODE-UMET.

«A este escenario de poca sustentabilidad, se suma que a la próxima administración le esperan vencimientos de deuda en moneda extranjera por casi 150.000 millones de dólares en 20202023Macri deja una marca dolorosa en la economía», enfatizó Nicolás Trotta, rector de la UMET.

Bocco explicó que la deuda externa es el mayor obstáculo estructural para el futuro argentino. Los indicadores de sustentabilidad presentan cifras exorbitantes; en el año 2018, según datos de la Secretaría de Finanzas, el stock de deuda pública alcanzó los 332.192 millones de dólares y el 86,2 por ciento del PIB.

Y agregó que «los próximos dos años será un período en el que faltarán dólares para cubrir la demanda de todos los sectores de la economía, principalmente para el pago de deuda y la fuga de capitales antes de las elecciones. «La renegociación es inevitable», consideró el ex director del Banco Central.

El informe detalla que la fuga de capitales suma 94.274 millones de dólares durante la gestión de Cambiemos, y advierte que «los seguros contra un default argentino subieron casi un 250 por ciento en los últimos doce meses, alcanzando un máximo de 914 puntos».

«Esto significa que el mercado le otorga al default una probabilidad cercana al 50 por ciento para los próximos cinco años. La desconfianza obedece a la cargada agenda de vencimientos que debe afrontar el gobierno, pero sobre todo quien lo suceda a partir de diciembre de este año», ratificó Bocco.

En este sentido el decimoséptimo informe del ODE detalla que «A la próxima administración le esperan vencimientos de deuda en moneda extranjera por 20.376 millones de dólares en 2020, 31.608 millones en 2021, 49.923 millones en 2022 (el monto más alto para todo el período 20202045) y 46.594 millones en 2023, mientras que los desembolsos que se esperan del FMI son de tan sólo 3.875 millones y 1.937 millones de dólares para los años 2020 y 2021, respectivamente.

Fuente:

https://www.diariouno.com.ar/economia/fugo-mitad-deuda-emitio-argentina-macri-04152019_SJBod8GqE

 

A Macri le están pasando factura los argentinos. En cada elección que se ha presentado, queda relegado a un segundo o tercer lugar cómodo, lejos de los porcentajes de los partidos y frentes ganadores. Si bien esta situación era de esperarse, lo sorprendente fue la diferencia entre el candidato del peronismo unido y el de Cambiemos en las elecciones en Entre Ríos, con una brecha de más del 20% de los votos. Si bien aun queda mucho tiempo para octubre y no es posible arriesgar una predicción electoral, este resultado sumado a los anteriores da un poco de esperanza a los argentinos que buscar vivir mejor.

El título de la siguiente nota es insinuante y al mismo tiempo un tanto enigmático: ¿qué tiene que ver Julián Assange con las elecciones presidenciales argentinas?. Al parecer Enrique Lacolla tiene una respuesta a este interrogante y lo demuestra a lo largo de este artículo. Explica que así como es degradante quitar la protección que favorecía al fundador de Wikileaks por el sólo hecho de hacer caso al patrón norteamericano, también lo es gobernar en pos de ellos, como es el caso de Macri y sus amigos en la Argentina. En ambos casos se benefician los mismos sectores, particularmente el complejo financiero internacional, desenmascarado gracias a los cables publicados por Julián Assange en su página. Si bien se puede coincidir o no con la conclusión final de esta reflexión hecha por Enrique Lacolla, es una nota que merece ser leída por el valor de su análisis.

 

Desde Revista Universitaria, en el marco de la charla-debate que se concretó en la FCPyS, tuvimos la posibilidad de entrevistar a un histórico militante del peronismo como lo es Roberto “pajarito” Grabois. El papel de la juventud, el panorama electoral y anécdotas históricas con respecto al Movimiento Nacional más importante del siglo XX en Latinoamérica fueron los temas dialogados.

 

RU: ¿Cómo ve el panorama nacional y provincial de cara a las próximas elecciones?

 

RG: Se observa un panorama muy confuso. El retraimiento de muchas fuerzas sobre los temas locales y provinciales está a la vista. Por otro lado tenemos la ventaja de ver un Gobierno Nacional sumamente debilitado por sus graves errores y por la entrega de la soberanía de nuestro país, lo que va a ser determinante a la hora de concretar el armado electoral.

 

RU: ¿Cuál es el papel de la juventud en estos tiempos?

 

RG: El papel es fundamental, estamos en tiempos de reconstrucción del Movimiento Nacional. Siempre a partir de los valores históricos que legó el peronismo.

En este sentido, el mensaje ecuménico del Papa Francisco, como líder espiritual, es de gran ayuda para que los jóvenes se planteen una perspectiva por lo menos a 20 años, aspirando a generar una organización y estrategia que posibilite la liberación de la patria.