Del Sel: la política no es chiste

Como un recuerdo del pasado, vuelven a la política argentina personajes que ingresan por la pantalla grande, faranduleros, inflados mediáticamente y sin un gramo de conocimiento de los trajines de la labor que pretenden realizar. En los años  90’ la actividad política parecía una pasarela en la que actores, humoristas, pilotos de autos y empresarios se mostraban como los “elegidos” para salvar a los argentinos de la corruptela que había usurpado los cargos públicos. Ellos, los puros, iban a gestionar el Estado que tantas pérdidas daba. El tiempo demostró que, al igual que los impuros y corrompidos, administraron el país ejecutando decisiones que otros tomaban. Nos conducían y gobernaban desde afuera mientras ellos, sólo gestionaban.

 

Hoy de la mano del moderno y canchero empresario Mauricio Macri rebrotan los arribistas de la política, que con escasa comprensión de la misma, nos vienen a ofrecer algo “nuevo y distinto”.

 

Mauricio eligió como precandidato a la gobernación de Santa Fe al reconocido humorista Miguel del Sel, que hace campaña con el único recurso que maneja: el humor. En el video (VER VIDEO) de lanzamiento de su candidatura se muestra rodeado de trabajadores, niños y de las figuras más representativas del PRO. Con un discurso liviano, en apariencia simpático y “cargado de humor” deja entrever sus intenciones de ser gobernador. Sin embargo los cortos diálogos son una sucesión de chistes, o intentos de tal, que terminan siendo agravios para quienes los reciben: chantas, negros, boludos y vagos son algunas de las categorías utilizadas por el postulante. Y la frutilla del postre: la imposibilidad de llevar putas a una promesa de asadito a los trabajadores de una fábrica. En consonancia con su jefe, consideran a las mujeres como un elemento más de divertimento en las reuniones, alguien a quien piropear (“que lindo culo que tenés” Macri dixit*), un buen adorno para posar en fotos e imprescindibles para humanizar al candidato.

 

Sus “inocentes chistes” esconden una porción de verdad. El trato despectivo a la ciudadanía en general y a las mujeres en particular (y si es pobre ni hablar), es absolutamente coherente con su concepción política: gobernar para unos pocos (de demostrable nivel socio-económico), privilegiar los grandes negocios y hacer buenas migas con los financistas internacionales. En la Argentina ideal de Macri sobran aquellos argentinos que no cuentan con $50.000 para pagar el cubierto de la cena de lanzamiento de campaña. Es decir los negros, boludos vagos, chantas y putas no ingresamos en la acotada Argentina que prefieren Mauricio y su gente.

 

Empezar nuevamente la peregrinación en busca de dólares que nos permitan sostener un alto nivel de importación, viajar a los países del “primer mundo” y transferir libremente los dólares al exterior, es el plan de gobierno del PRO. Escueto, pero clarísimo. ¿Y los argentinos que vivimos de lo que se produce dentro del país y no tenemos, ni por asomo, $50.000 en el bolsillo? Si pueden comer en hora buena, sino siempre han existido pobres, piensa Mauricio.

 

A los que no nos consideramos boludos nos provoca desprecio la forma degenerada de hacer política de Macri y sus aliados radicales, socialistas y mal llamados peronistas. Los chistecitos de Miguel del Sel insultan la inteligencia de los argentinos y humilla a miles de mujeres que por hambre, y no por gusto, deben recorrer las calles en busca de ese mango que las haga morfar. Estos frívolos personajes de la política argentina, son un rebrote de aquella desgraciada década de nuestra historia. En su momento sirvieron como instrumento para lograr la “modernización del país” y para garantizar un régimen flexible, aperturista, despreocupado, con buen clima para sus negocios y de sometimiento a intereses foráneos. Hoy pretenden lo mismo.

 

Los dichos del frívolo de Miguel del Sel, son una expresión más de la concepción de la política que tienen Marci y sus amigos. Hablemos poco, hagamos negocios, dejemos que ellos gobiernen y hagamos chistes que “es lo que pide la gente”**. Del Sel: volver a la pobreza y la miseria, no es chiste.

 

 

*Polémicos dichos de Macri sobre los piropos: «A todas las mujeres les gustan, aunque sea qué lindo culo tenés»

 http://www.infonews.com/2014/04/22/politica-140688-polemicos-dichos-de-macri-sobre-los-piropos-a-todas-las-mujeres-les-gustan-aunque-sea-que-lindo-culo-tenes-macri.php

** “No tengo problemas en pedir disculpas pero soy así boca sucia, boca suelta”  http://www.lacapital.com.ar/politica/Del-Sel-No-tengo-problemas-en-pedir-disculpas-pero-soy-asi-boca-sucia-boca-suelta-201503200056.html