Imprimir esta página

Sr. Presidente: Yo lo voté y usted se olvidó de nosotros — Carta de la Abuela Pocha

 

Mauricio Macri:

                No es la primera vez que le dirijo una carta. Usted recordará las primeras: la cordialidad, la amabilidad, y hasta cierto cariño motivaban algunos párrafos… Sepa que eso ha quedado en el pasado. YO LO VOTÉ Y USTED se olvidó de mi y muchos más… como diría mi nieto: ¡NOS CAGÓ!

                Cada mañana cuando despierto y veo mi heladera vacía; o el monto que llega en la boleta del gas; o cuando veo que el carnicero de la cuadra se queja porque no hay ventas; que el almacén  de la Gladys cierra… LO RECUERDO. Recuerdo sus discursos y su campaña, ¿Cómo era?… “¡Pobreza cero!”; “Los argentinos no van a perder los derechos que ya tienen…”; “Vamos a cuidar lo que si se hizo bien”; “Mi prioridad son los jubilados y los niños”…

                ¿Su prioridad somos los jubilados y los niños? Usted está loco Mauricio, es un estafador como esos de las películas, nos mintió en la cara. Cómo pretende que yo crea en “sus prioridades” después de la estafa que usted y los suyos aprobaron en el Congreso: un recorte a los  abuelos y abuelas de nuestro país que nos va a dejar tirados en la calle. ¡Sí!, dígale al bruto de Tonelli que nos jode el poder adquisitivo también.

                Quédese tranquilo Presidente, después de tan “espectacular reforma” los abuelos vamos a seguir laburando hasta que se nos parta la cadera y las “negritas que se embarazaban por una pensión” no lo van a seguir molestando. Reitero mi agradecimiento por pensar en los jubilados y los niños. ¡Jódase si no nota mi sarcasmo!

                Desgraciadamente, tengo que admitir que, como tantos en nuestro pueblo, creí en su promesa de CAMBIO. Creí en la “lluvia de inversiones” y ahora lo único que me llueve son deudas. Pero ahora que compruebo que usted basurea y violenta a nuestro pueblo… ¡Minga! Porque parece que no le alcanza con hambrearnos, sino que además cuando los reclamos justos no le agradan, nos manda a la policía para imponernos con gas y balas de goma los acuerdos que desde afuera le indican.” ¿Increíble lo que estamos haciendo juntos verdad?”  ¡Váyase a cagar!

                Gracias a sus decisiones; al alcahuete de Cornejo, otro de los gobernadores que le siguen sus “mañas”; y a los diputados que en el Congreso lo bancan, el pueblo aguardará con desánimo un 2018 que no parece venir mejor. Sin embargo, de una cosa estoy segura: el CAMBIO ya no vende ni se aguanta, y el helicóptero que alguna vez usó el radical Fernando siempre espera ansioso cuando a la Argentina se la desgasta…

Ojalá no se atragante con su “pavo de navidad” mientras otros no tienen nada con que brindar; y tenga cuidado que no se lo vayan a comer a usted….¡pedazo de pavo!

La Abuela Pocha