Agustín de Haro

La comprensión de la situación de nuestra región por parte de los revolucionarios de Mayo, Rosas, y otros tantos personajes populares de nuestra historia, se concibe desde sus enemigos, la oligarquía extranjerizante de la época. Ese sector oligárquico antinacional se ha expresado en distintos personajes a lo largo de nuestra historia, ayer en Rivadavia, hoy en Macri, mañana serán otros quienes mediante su influencia sirven de nexos para el capital extranjero en el país. En esa disputa entre un proteccionismo que defienda los intereses nacionales, o un librecambismo que los perjudique, estos cipayos siempre han pregonado pactos desfavorables para Latinoamérica. Es en este contexto de gobiernos antipopulares en nuestra región que se abre la posibilidad de nuevos sometimientos frente a las potencias extranjeras, por lo cual estamos en vistas a un posible acuerdo que resurgiría las consignas del ALCA, con la diferencia que será entre el MERCOSUR y la UE.

La vigencia del Plan de Operaciones

Mariano Moreno era un avant la lettre, es decir, un adelantado a su época. Entendía que la debilidad de la economía nacional se debía a la falta de una burguesía industrial, sumado a la insuficiencia de capitales que fundara un aparato productor netamente nacional.

 Frente a esto para compensar dichos déficits, se debía echar las bases de un capitalismo nacional impulsado por el Estado en su rol de empresa, banquero y de industrial. Asegurando la necesidad de controlar el comercio exterior, controlar las divisas de la época (oro y plata), y garantizar la intervención estatal en cualquier negocio de la región.

Proponía expropiarle una parte de las riquezas improductivas a las  familias  que se quedaban con la mayoría de la renta nacional (prestamistas, ganaderos, comerciantes). Esto le permitiría al Estado hacerse de un capital por el cual podría redistribuir recursos fomentando la industria nativa, tecnologías ‚educación, agricultura,  entre otras áreas imprescindibles para el progreso de una Nación.

Esto hace pensar que de vivir en nuestra época, el adelantado de Moreno aggiornaría dicho Plan de Operaciones, aplicando impuestos a las ganancias hacia los sectores que más recaudan y poder generar recursos estatales. Sumado a esto es probable que establecería regulaciones respecto a la divisa central de nuestros tiempos (dólar), para imposibilitar la inmensa fuga de capitales que sufre la Argentina.

La concepción extremadamente proteccionista y  latinoamericana sobre la economía política que tenía Moreno fue fundamental en épocas pasadas como en la actualidad para la defensa de la soberanía de un país semicolonial como el nuestro.

En tiempos de liberalismo macrista, que lejano se ve una Ley de Aduanas proteccionista

En 1835, Rosas personificó un nacionalismo situado y proteccionista, promulgando la ley aduanera, que venía a enfrentar la amenaza constante del liberalismo económico de los gobiernos porteños desde 1811. Esta ley logró rechazar las exigencias del capital extranjero con respecto al mercado interno y externo del país.

Ante la carencia de una burguesía industrial nacional, ese lugar fue ocupado por los ganaderos. No es un detalle menor el que Rosas estaba regido por sus “límites de clase”, por lo cual nunca afectó de manera directa las ganancias de la clase estanciera bonaerense con políticas redistributivas de la renta nacional que poseían en ese sector.

En el nacionalismo ganadero de la época se observan dos factores principales, poseían la propiedad de los medios de producción y se entabla una relación con las potencias extranjeras como socio menor, no como un simple abastecimiento de materias primas. Estos dieron comienzo al proceso de industrialización del ganado, desde la implementación de saladeros para conservar la carne y aumentar su rentabilidad, hasta garantizar el transporte de la misma por medios nacionales, eliminando la dependencia británica que existía en ese entonces.

Se suma al apoyo que recibió  Rosas el de los caudillos provinciales , quienes estaban profundamente en contra de la introducción de las mercancías europeas que a su vez también eran producidas en nuestro suelo, esta era una de las causas principales de la destrucción de las economías regionales. Esta ley generó la posibilidad de un mercado interno exento de impuestos entre las provincias y con países latinoamericanos como Chile, para vinos, tejidos, cueros y otras manufacturas de las fábricas criollas producidas en el país, lo que garantizaba la subsistencia del interior.

Sencillamente en la actualidad donde se pregona un librecambismo indiscriminado que destruye cada vez más la industria nacional, mientras nos gobiernen los organismos internacionales de crédito a través de Mauricio Macri y su equipo de CEOS se ve muy lejano implementar una ley del carácter nacional como la que efectuó El Restaurador.

Tratado Mercosur-UE

La historia se repite, lejos parece quedar la frase acometedora de Hugo Chávez “ALCA, al carajo”  allá por el 2005 en Mar del Plata. El acuerdo entre el Mercosur y la UE tiene dos diferencias fundamentales en cuanto a los protagonistas del ALCA. EEUU estaría relegado por sus políticas tendientes al proteccionismo en la era Trump, y en Sudamérica la mayoría de los gobernantes como Macri, Temer, Piñera si pregonan el libre comercio.

El idiota que representa los destinos nacionales de nuestro país argumentó hace un tiempo en Davos «Yo creo que la asociación entre el Mercosur y la Unión Europea es natural porque en Sudamérica todos somos descendientes de europeos», ya vimos anteriormente como Moreno que era descendiente directo de españoles y que de economía política algo más que Macri entendía, reivindicaba todo lo contrario.

Este tratado será una nueva vulneración al sector productivo del Mercosur. En el desequilibrio que encubre, los países sudamericanos reducirán los aranceles para la importación de productos europeos, mientras la Unión Europea ofrece aceptar cuotas de importaciones que no afecten a ninguno de los sectores productivos, sumado a que estas cuotas si pagarán aranceles.  En principios se barajaba la posibilidad de que el Mercosur exportaría 400.000 toneladas de carne vacuna, lo que parecía altamente competitivo, en este aspecto  los europeos solo aceptarían 70.000 y en cuotas. En otros informes de aprobarse dicho tratado la competencia europea en áreas como la industria automotriz desplazaría a la sudamericana, generando una pérdida de alrededor de 180.000 puestos de trabajo en el sector industrial.

Lo que realmente plantea dicho acuerdo y ningún funcionario de Cambiemos ni sus economistas adictos al librecambismo dicen es, la apertura indiscriminada de nuestros mercados, la desregulación del comercio exterior, un rol pasivo por parte del Estado, y seguir garantizando el endeudamiento de los países sudamericanos para cubrir sus altos déficits comerciales, que tienden acrecentarse con dichos convenios.

Lejos de hacer revisionismo histórico meramente, observamos que, cuando cae Moreno, empieza la crisis monetaria, se instala el librecambismo y retorna la preferencia del capital británico frente al capital nacional. Cuando Rosas debe ceder en 1838 y anula la ley de aduana frente a los sectores que impulsaban el comercio libre, regresan los capitales extranjeros y se destruye la industria nacional. Hoy en el contexto de la ola de gobiernos antipopulares y antinacionales se busca una vez más ser “la granja del mundo” , mientras la industrialización queda en el viejo continente.

 La puja a lo largo de nuestra historia ha sido siempre la misma entre proteccionistas y librecambistas, es decir el conflicto de clases sociales entre los que abren las puertas al mundo en detrimento de los intereses nacionales o los que protegen la renta nacional en beneficio de su región. Mientras no se implementen políticas de integración sólidas entre los mercados latinoamericanos, estos acuerdos que utilizan el eufemismo de “abrirse al mundo”, a los cuales se enfrentaron Moreno y Rosas en sus tiempos, volverán  a resurgir,  cambiando los nombres propios, las potencias de turno, lo que no cambiará nunca es el  objetivo de disminuir la soberanía  de los pueblos latinoamericanos y garantizar el robo de sus recursos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

Libro: REVOLUCIÓN Y CONTRAREVOLUCIÓN EN LA ARGENTINA,TOMO 1.Las masas y las lanzas (18101862); Jorge Abelardo Ramos:

Moreno y el intervencionismo de Estado Pág.26  

Moreno, adversario del librecambismo Pág. 27

Rosas y el capitalismo agrario Pág.112

La ley de Aduanas y la ausencia de una política dinámica Pág.126

Ferré, Rosas y Carlos Antonio López Pág.120

 

Referencias Acuerdo Mercosur-UE:

https://www.pagina12.com.ar/123887-a-contramano-de-la-tendencia-mundial

 

El Gobierno Nacional, por vía del Ministerio de Educación, resolvió de manera arbitraria e irregular reducir las incumbencias profesionales de carreras consideradas de “interés público”, en dicha nota esclarecemos la diferencia ente “alcances” del título universitario y las anteriormente nombradas “incumbencias”.  Esto se da en un contexto donde la embestida neoliberal sobre la educación pública por parte de Cambiemos hace estragos, apuntando a beneficiar la injerencia del sector privado en el ámbito educativo alineándolo con los requisitos que viene imponiendo el Banco Mundial desde la Ley de Educación Superior menemista de 1995.

¿Qué es el alcance el título, y en que se diferencia con la incumbencia o actividad profesional reservada exclusivamente del título?

|Alcance del título: Actividades para las que resulta competente un profesional en función del perfil del título y los contenidos curriculares de la carrera. El alcance lo determina la Universidad.

Incumbencia o actividad profesional reservada exclusivamente del título: Actividades comprendidas en los alcances del título, que pudieran comprometer el interés público. Como garantía, para la sociedad su ejercicio queda reservado a quienes acrediten la obtención del título respectivo. | (1)

Vale aclarar que, para desempeñarse de manera profesional, lo que tiene preponderancia son las incumbencias que posee el título, aquí es donde surgen las principales ambigüedades respecto de los criterios para establecerlas.

 Sobre quien recae la potestad de normalizar las incumbencias de los títulos de “interés público” es el Ministerio de Cultura y Educación, en consonancia con el Consejo de Universidades, que paradójicamente lo preside el Ministro de Educación, esto está especificado en el Artículo 43 de la Ley de Educación Superior 24521/95.

El ministerio que conduce Alejandro Finocchiaro, mediante la resolución 1254/2018 modifica la formación académica y la perspectiva laboral que tenían estudiantes de carreras como Arquitectura, Ingeniería, Psicología, Medicina, Odontología, Farmacia, Bioquímica, Veterinarias, Agronomía, Biología, Química, Geología, Computación, entre otras.

Las anteriores mencionadas se verían afectadas teniendo en cuenta que el contenido académico que hoy proporcionan sobre todo las universidades nacionales públicas se reduciría acorde a las incumbencias que tiene cada título, disminuyendo las actividades en las que se podrían desempeñar cada graduado de las mismas.

 Es decir, en actividades que antes se necesitaba la intervención de un profesional específico, ahora depende de la incumbencia de su título para realizarlo. Por ejemplo, un ingeniero civil que antes de esta resolución tendía 9 incumbencias le quedarán 5, un arquitecto que tenía 20 pasará a tener 4, un psicólogo de 16 le subsistirán 5. Recomendamos a los miembros de la comunidad educativa afectados por dicha medida a leer la resolución 1254/2018 publicada en el Boletín Oficial donde se especifican las nuevas actividades profesionales reservadas a cada título. (2)

Este recorte supone que, para competir en el ámbito laboral, cada graduado de las carreras involucradas tendrá que acudir necesariamente a posgrados o especializaciones específicas del área en la que apunte a desempeñarse. Lógicamente estos son arancelados, lo que reduce la posibilidad de estos a una élite de la sociedad que pueda abonarlos.

Por otro lado, esta medida beneficiaría a los títulos profesionales que se dictan en las universidades privadas, entendiendo que la estrategia es garantizar una formación profesional básica, con incumbencias acotadas, carreras cada vez más cortas (característico de las instituciones privadas), muchos estudiantes optarán por recibirse en el menor tiempo posible para luego especializarse. Por ejemplo: en la UNCuyo el título de Contador Público tiene un cursado mínimo de 5 años, mientras que en la Universidad de Mendoza o la Universidad de Congreso su duración es de 4 años. Si el alcance del título y su perspectiva laboral a futuro tienden a menguar en las universidades públicas ¿No se está fomentando una transferencia de matriculados hacia las instituciones privadas?

No es casualidad que esta resolución se implemente al mismo tiempo que se produce el retorno del Fondo Monetario Internacional. Los organismos internacionales de crédito como el FMI o el Banco Mundial se han caracterizado por “asesorar” a nuestro país la revisión y reducción de los recursos destinados a la educación pública. Sus recomendaciones principales a gobiernos como el de Mauricio Macri, adictos a sus instrucciones, apuntan a que se generen condiciones irrestrictas para la inversión en la educación privada en quebranto de la educación pública, lo que permitirá que el gobierno pueda destinar menos presupuesto en educación y más en el saqueo que estamos soportando los argentinos y argentinas con el pago atroz de la deuda.

Hace poco se realizó en Mendoza la Feria Internacional de Educación Superior, avalada por el Gobernador, Alfredo Cornejo, y fomentada por el Rector de la UNCuyo Daniel Pizzi. Dicha feria consistió en exponer el plan que dictan estos organismos para la educación superior de América Latina, poco tiempo después se modifican las incumbencias…

La concepción sobre la educación que defendemos, es a la Universidad como protagonista decisivo para la emancipación e integración latinoamericana, para esto debe garantizarse que sea pública, gratuita y de calidad, con planes de estudios que defiendan los intereses nacionales, permitiendo el ascenso social de las clases populares de la Argentina y  por ende una Universidad al servicio del pueblo que la financia.

 Hoy lejos está de esto, principalmente porque nos gobiernan los organismos internacionales de crédito a través de Macri. Para todos aquellos que nos oponemos a las políticas educativas planteadas por el Gobierno Nacional y Provincial, ha llegado la hora de llamar las cosas por su nombre, tanto el FMI, Macri y Cornejo, sumado al silencio incondicional de la Franja Morada que se caracteriza por ocultar dichos acuerdos en la Universidad son parte del mismo plan económico que hoy favorece el saqueo al pueblo argentino.

 

Referencias:

(1)    http://www.fcen.uba.ar/decaysec/segraspr/sgap2/profesion/matricula/alinmatr.htm

(2)    https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/183989/20180518

 

 

Se aproxima la jornada del 1 de mayo “Día del Trabajador”, en el marco de la incertidumbre política y económica en la que nos hallamos, es un momento propicio para rememorar los antecedentes históricos de las conquistas sociales y políticas alcanzadas por el movimiento obrero, muchas de ellas implementadas en el Programa de La Falda (1957) que hoy tienen plena vigencia en la resistencia que están dando los trabajadores y trabajadoras en la Argentina, desgraciadamente presidida por Macri y el establishment. Una lucha digna que apunta impedir el avance de la patronal y los sectores oligárquicos antinacionales y antipopulares en quebranto de la clase trabajadora actual.

Luego del golpe del 55’, los trabajadores comenzaron a organizarse con movilizaciones de las bases, efectuaron asambleas y huelgas en las fábricas frente a la violación de derechos que estaban aplicando los “libertadores”. Estos implementaron la proscripción de símbolos, dirigentes e incluso el propio nombre de Perón o Peronismo y deciden intervenir la CGT (cambia el nombre de quien, y que se interviene, lo que no cambia es la política antidemocrática de los Aramburu y los Macri).

En los años 1956 y 1957, la lucha por recuperar los gremios se concentró en los sindicatos industria­les. Ante la deserción de la primera línea de dirigentes, agarran la “batuta” del conflicto dirigentes de segunda y tercera línea del Movimiento Peronista en conjunto con dirigentes sindicales como Framini (Textiles) y Natalini (Luz y Fuerza). Estos comprenden la necesidad de variar el enfrentamiento directo contra la dictadura militar en uno indirecto, por lo que deciden conformar las Agrupaciones Sindicales, como resultado de ello se recupera la CGT Regional de Córdoba, que llama a Plenario General y elige a Atilio López (UTA) como Secretario General.

El 12 de julio de 1957 se forma la “intersindical”, que se encarga de convocar un paro general con acatamiento de todo el país. El gobierno de facto se ve contra las cuerdas y no tiene otra opción que llamar al Congreso Normalizador de la CGT. Se producen irregularidades para boicotearlo, de los 94 gremios presentes se retiran 32. La actitud de los 32 gremios obtiene la ruptura del Congreso y de ahí nacen las “62 Organizaciones Peronistas”. Actualmente muchas de estas parecen haber perdido la memoria, recordemos que hasta hace poco fueron conducidas por el despreciable antiperonista del “Momo” Venegas.

 En 1957 la dictadura convoca a elecciones Constituyentes para reformar la Constitución de 1949, apuntando a derogar los derechos populares establecidos, con el objetivo de implementar las condiciones políticas y jurídicas que propiciaran la injerencia extranjera en nuestro país

 En ese marco, se produce una resistencia de la clase trabajadora canalizada en una decisión de convocar desde la CGT de Córdoba un Plenario Nacional de Delegaciones Regionales de la CGT y las 62 organizaciones, que se realizó en la localidad de La Falda, Córdoba.

Dicha reunión asentó las bases de un programa situado en las necesidades del pueblo, con perspectivas de atacar a los sectores oligárquicos e imperialistas de la época, retomando las banderas históricas del peronismo anhelando la emancipación política, económica y social de la Argentina.

 

 PUNTOS DESTACADOS DEL PROGRAMA DE LA FALDA

Para la Independencia Económica:

a) Comercio exterior:

-Control estatal del comercio exterior.

–Liquidación de los monopolios extranjeros de importación y exportación.

-Control de los productores en las operaciones comerciales con un sentido de defensa de la renta nacional.

–Denuncia de todos los pactos lesivos de nuestra independencia económica.

–Planificación de la comercialización teniendo presente nuestro desarrollo interno.

-Integración económica con los pueblos hermanos de Lati­noamérica, sobre las bases de las experiencias realizadas.

b) En el orden interno:

-Política de alto consumo interno; altos salarios, mayor producción para el país con sentido nacional.

–Desarrollo de la industria liviana adecuada a las necesida­des del país.

–Incremento de una política económica tendiente a lograr la consolidación de la industria pesada, base de cualquier desarrollo futuro.

-Política energética nacional; para ello se hace indispensa­ble la nacionalización de las fuentes naturales de energía y su explotación en función de las necesidades del desarro­llo del país.

–Nacionalización de los frigoríficos extranjeros, sus­trayendo de manos de los monopolios extranjeros dichos resortes básicos de nuestra economía.

-Soluciones de fondo, con sentido nacional a los problemas económicos regionales sobre la base de integrar dichas economías a las reales necesidades del país, superando la actual división entre «provincias ricas y provincias po­bres».

-Control centralizado del crédito por parte del Estado, ade­cuándolo a un plan de desarrollo integral de la economía con vistas a los intereses de los trabajadores.

-Programa agrario, sintetizado en: mecanización del agro, «tendencia de la industria nacional», expropiación del lati­fundio y extensión del cooperativismo agrario, en procura de que la tierra sea de quien la trabaja.

Para la Justicia Social:

-Control obrero de la producción y distribución de la rique­za nacional, mediante la participación efectiva de los trabajadores.

-Participación en la dirección de las empresas privadas y públicas, asegurando, en cada caso, el sentido social de la riqueza.

–Control popular de precios.

-Salario mínimo, vital y móvil.

–Reformas de la legislación laboral tendientes a adecuarla al momento histórico y de acuerdo con el plan general de transformación popular de la realidad argentina.

–Fuero sindical.

Para la Soberanía Política:

–Elaboración del gran plan político-económico-social de la realidad argentina, que reconozca la presencia del movimiento obrero como fuerza fundamental nacional, a través de su participación hegemónica en la confección y direc­ción del mismo.

-Fortalecimiento del estado nacional popular, tendiente a lograr la destrucción de los sectores oligárquicos antina­cionales y sus aliados extranjeros, y teniendo presente que la clase trabajadora es la única fuerza argentina que re­presenta en sus intereses los anhelos del país mismo, a lo que agrega su unidad de planteamientos de lucha y forta­leza.

–Dirección de la acción hacia un entendimiento integral (político-económico) con las naciones hermanas latinoame­ricanas.

–Libertad de elegir y ser elegido, sin inhabilitaciones, y el fortalecimiento definitivo de la voluntad popular.

-Solidaridad de la clase trabajadora con las luchas de libe­ración nacional de los pueblos oprimidos.

 

 

Fuentes:

Roberto Baschetti. “Documentos de la resistencia peronista 19551970”, Editorial De La Campana, La Plata, 1997.

http://www.cgtargentinos.org/documentos.htm

Otra vez sopa. El gobernador de Mendoza, presidente de la UCR Nacional y exmilitante de la Agrupación Reformacrista Franja Morada, Alfredo Cornejo, “Chucky” para los amigos, se manifestó una vez más con el cinismo y desprecio que caracteriza a los radicales del siglo XXI, bajándose una vez más los pantalones frente a las políticas antipopulares tomadas tanto a nivel nacional como provincial por parte de la Alianza Cambiemos.

Cornejo se suma a la carrera de Macri para aspirar a la reelección en 2019. La incógnita que se plantea actualmente es quien lo acompañará en la potencial fórmula. El “exmorado” ya empezó hacer los deberes para ser convocado.

Confirmada la decisión de seguir con los tarifazos que viene ejecutando el gobierno de Macri, Cornejo salió a bancarlos y proponer que hoy en día es necesario “consumir lo mínimo, justo y necesario”, a su vez que retrucó lo anterior acentuando “le vamos a decir a los argentinos, que debemos consumir menos porque consumimos casi el doble de lo que consumen nuestros países vecinos” (estas burradas fueron vomitadas literalmente de su boca).

Escuchando esta sarta de incoherencias vale preguntarse ¿Los argentinos estamos consumiendo más de lo que corresponde? Claramente no. Es ahí donde se detecta el cinismo de estos cipayos, que además tiene un cierto grado de disfrute a la hora de exigirle a las clases populares que hagan el esfuerzo de restringirse en supuestos “lujos”, como tener dos platos de comida al día, utilizar el gas, viajar en colectivo, entre otras “hijadeputeces” que proponen reducir estos garcas. Estas barbaridades se dicen en un contexto donde como decía Perón “Los precios suben por el ascensor y los sueldos por la escalera”.

La Franja en su actitud “reformacrista” como quien no quiere la cosa, está tratando de despegarse de la alianza macrista-radical, y militar la campaña de “Chucky” como algo externo del macrismo, otra muestra más de como nos toman de pelotudos. Saben que la revolución de la alegría no va más. De dicha agrupación no se puede esperar nada a favor del pueblo, está claro que son los empleados de Cornejo en la Universidad, y oponerse a las medidas antipopulares del gobernador significaría que pierdan su apoyo, financiamiento y lo que más les importa que son sus cargos.

Recordemos que Cornejo fue uno de los artífices de entregar el partido radical, concediendo el rosquete a merced de Cambiemos, lo que posibilitó que hoy Macri penosamente sea el presidente.

El mejor alumno de Macri se encuentra gobernando la provincia de Mendoza, esta llevando a cabo el mismo plan de ajuste y endeudamiento impuesto de afuera hacia adentro y de arriba hacia abajo por los organismos internacionales de crédito. No es necesario tener muchas luces para comprender que se trata del “mismo perro con diferente collar”.

La lucha de clases se acrecienta, el país está dividido en el de los hombres y mujeres que trabajan, y en el de los oligarcas que viven de los trabajadores, remitiendo sus ganancias exorbitantes a paraísos fiscales. Cada uno sabrá en su conciencia si quiere situarse y defender el primero, o unirse a los Macri, Cornejo o a la Franja Morada para beneficiar al segundo.

En los tiempos críticos que se viven en Latinoamérica, es adaptable el proverbio árabe que dice “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Teniendo en cuenta el contexto de guerra comercial entre las dos potencias mundiales principales, donde se ha puesto en tela de juicio el liderazgo mundial de los Estados Unidos, debido al crecimiento económico de China, cabe preguntarse ¿Aliarse con China es favorable para la integración latinoamericana?, asumiendo que sus políticas potencialmente tienden a ser imperialistas.

Para comprender el panorama hay que examinar que la disputa que se está dando a nivel mundial también se viene efectuando en nuestro continente, conformando una relación triangular entre China, EE.UU. y Latinoamérica, donde la hegemonía del país más opresor del mundo está en titubeo, garantizada en parte por la dependencia económica actual de los países semicoloniales latinoamericanos y la presencia de gobiernos antipopulares y antinacionales como es el caso de Macri, Temer, Piñera, entre otros gobernadores de sus respectivos países.

En la actualidad, los países líderes de nuestra región como lo son Brasil y Argentina están atravesando un proceso democrático precarizado, claros ejemplos son la proscripción de Lula y la intervención del Partido Justicialista. Las políticas económicas de nuestra región, con excepciones de países en resistencia como Bolivia y Venezuela, están cumpliendo al pie de la letra la injerencia extranjera de los organismos internacionales de crédito como el FMI, Banco Mundial, BID, entre otros.

Con aroma a fin de época, la guerra comercial que se viene dando entre EE. UU. y China tendrá sus consecuencias. Las medidas proteccionistas aplicadas por Trump en términos comerciales con el país presidido por Xi Jinping, generó un cortocircuito entre ambas potencias. Dichos productos que eran comercializados entre ambos países dejarán de serlo. ¿Dónde irán a parar dichos productos? todo parece indicar que Latinoamérica es su destino.

Hoy en día casi la quinta parte de las ganancias de las empresas norteamericanas que residen fuera del país imperialista, tienen sus sucursales en Latinoamérica, como también la cuarta parte de las importaciones de petróleo de los EE. UU. proviene de nuestra región. Esto nos lleva a creer que Estados Unidos utilizará todas sus “armas” para seguir manteniendo su hegemonía en el continente.

China está prosperando económicamente como nunca, actualmente controla las palancas fundamentales de su economía por medio de los bancos estatales, además de administrar el flujo de las inversiones tanto públicas como privadas. La explicación de porque China ha puesto el ojo en Latinoamérica se basa en que nuestra región posee una gran cantidad de materias primas y reservas energéticas. En la búsqueda de materias primas que solventen sus demandas energéticas, se observa una situación adversa por parte de los chinos, su relación desfavorable entre la demografía y la geografía. El 20% de la población mundial vive en un país que solamente posee el 2% de las reservas petroleras, 0,8% de las reservas de gas, 3% de los bosques, 5% del cobre y 7% de la tierra fértil. 

Frente a los últimos datos, podríamos preguntarnos ¿Hay una tendencia natural a simpatizar con los adversarios lejanos de los enemigos inmediatos de la Nación Latinoamericana? La tendencia está, eso no quiere decir que omitamos aclarar que “la China” también es una potencia imperialista.

A diferencia de los EE.UU. o la UE, la introducción de China en el mundo no es militar, eso no quiere decir que su modo de operar no siga la lógica imperialista. En los últimos años, sus inversiones aumentaron el dominio sobre nuestros recursos naturales, tierras agrícolas y materias primas. El capitalismo chino en el mundo esta generando una nueva dependencia económica, fundando en América Latina y África un proceso de desindustrialización donde dichas regiones venden materias primas y luego compran productos finales importados del gigante asiático, invadiendo los mercados de productos “made in China”.

La pregunta trascendental es ¿Hasta qué punto logramos favorecernos de las inversiones chinas? Comprendiendo que es necesario establecer un equilibrio entre la necesidad de recibir inversiones y preservar la industria nacional para el bienestar de nuestros pueblos.

Frente a esto, la oportunidad podría abrirse empezando por expulsar a los cipayos que hoy nos gobiernan para los organismos internacionales de crédito, como Macri, funcionales a las oligarquías que sostienen el orden mundial establecido en detrimento de los países semicoloniales. Entendiendo que históricamente cuando a los “gringos” o a cualquier potencia que tuviera la supremacía mundial de turno le fue mal, a los latinoamericanos nos fue bien.

Por lo tanto, la restauración de la integración latinoamericana sólo podrá cumplirse sentando las bases de la soberanía política, la emancipación económica y la justicia social de la mano de gobiernos populares.

 

 Fuentes:

http://manosfueradechina.blogspot.com.ar/2016/05/por-que-china-no-es-capitalista-el.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=126008

https://www.diagonalperiodico.net/global/22639-imperialismo-blando-china-conquista-america-latina.html

 

Para conducir a un pueblo la primera condición es que uno haya salido del pueblo, que sienta y piense como el pueblo” decía el Gral. Perón. Lula es de esos dirigentes que cumplen con dichos requisitos. Hoy, como hace 38 años, el sector antipopular y antinacional instalado en nuestro país hermano como también en el resto de Latinoamérica, alcanza sus ambiciones de apostar a la proscripción y encarcelamiento del “malhechor” más querido por los sectores sociales más necesitados del pueblo brasilero.

Una vez más Latinoamérica se ve afectada por una nueva proscripción hacia un candidato masivamente popular, como sucedió en Argentina con los personajes políticos más trascendentales del siglo XX, Perón e Yrigoyen.

Luiz Inácio “Lula” da Silva se curtió en las calles como ningún otro líder político brasileño. Con 17 años, producto de un accidente laboral perdió su dedo meñique. El médico que lo asistió en tono jocoso le dijo ¿Para qué necesita diez dedos un peoncito? Lula en ese momento enmudeció, luego la respuesta florecería en los hechos. Fueron sus manos las que ejecutaron las mayores políticas inclusivas en favor de los sectores históricamente marginados de Brasil.

La vida del líder popular brasilero cambió al graduarse como tornero mecánico, consiguió trabajo en la industria metalúrgica, de esta forma entra en contacto con el Movimiento Sindical del Cinturón Industrial de Sao Paulo. Fue ganando el aprecio y respeto de sus semejantes, lo que impulsó que fuera creciendo políticamente hasta llegar a la Presidencia del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo en 1975.

A principios 1980, era un joven carismático e influyente sindicalista, estaba a la cabeza de una huelga que paralizó a la industria automotriz de Sao Paulo y enfrentaba a la dictadura cívico-militar de la época. Frente a las políticas antidemocráticas que empleaba el gobierno, impulsa una medida de fuerza, la mayor huelga de la historia de Brasil (41 días), a los 17 días es detenido por “atentar contra el orden nacional”.

Su detención produjo el efecto contrario al que quería la dictadura, Lula transformó su paso por la cárcel en una victoria política. En la cárcel, con fuerte apoyo e influencia sobre sus compañeros, comenzó a convertirse en cabecilla de multitudes, realizando asambleas donde era el principal agitador y la voz que le ponía el tono a la discusión. A medida que seguía encarcelado su liderazgo iba en aumento, mientras que la huelga continuaba. Esto determinó que el gobierno de facto no pueda sostener la situación y lo libere.

Como consecuencia de esto, Lula, se consolida como líder sindical y se introduce de lleno a la política en febrero de 1980 formando el Partido de los Trabajadores (PT), con el que disputó cinco elecciones presidenciales, perdió las elecciones de 198919941998, y logró imponerse en la presidencia en 2002 y ser reelegido en 2006.

A sus 72 años, el líder popular que marcó la política brasilera durante casi dos décadas, transformándose en el dirigente más querido por los sectores populares y más odiado por el establishment brasilero, vuelve afrontar un proceso de encarcelamiento al ser condenado a 12 años por “supuesta corrupción”.

Hace 38 años Lula prevaleció sobre la adversidad y emergió fortalecido, a su vez que hoy manifiesta entereza para transitar el difícil proceso que tiene en su contra sin sentirse derrotado.

Se hace necesario comprender los tiempos difíciles que corren en América Latina de proscripciones avaladas mediática y judicialmente, a su vez que los candidatos que se imponen son funcionales al capitalismo extranjero.

Residimos en épocas de reivindicar las banderas históricas de una integración latinoamericana y soñar con que todos puedan tener ese ascenso social que supieron garantizar los gobiernos populares de nuestra región. Es por lo que añadimos al grito que genera el calor de las masas brasileras el ¡Lula guerrero de la Nación Latinoamericana!.

En conmemoración del 46° aniversario de una jornada histórica de Mendoza, donde estalló una de las movilizaciones sociales más grande de la Argentina. Una gesta popular que significó un hito de resistencia por parte de la unidad obrero-estudiantil de la época, ante las políticas antinacionales y antipopulares llevadas a cabo por la dictadura cívico –militar bajo la presidencia de Lanusse. La chispa de rebeldía explotó con una gota que rebalso el vaso, un aumento de luz del 300% (cualquier similitud con la realidad no es pura coincidencia).

En Argentina se vivía en un clima de insatisfacción contra las autoridades militares, detalle aparte, dichos climas siempre demoran un poco más en llegar a Mendoza. Nuestra provincia se ponía a tono con lo sucedido en el famoso “Cordobazo” (1969), donde una resistencia popular hacía visible el proceso de unidad de acción entre trabajadores y estudiantes, el pueblo en las calles hacia tambalear por momentos a la dictadura presidida en ese entonces por Onganía.

El Partido Demócrata, fiel colaborador de las dictaduras cívicas-militares en nuestro país, y partícipe del gobierno de Cambiemos en la actualidad, ponía el gobernador a Mendoza en connivencia con la dictadura, el personaje era “Pancho” Gabrielli. El telón de fondo de estos personajes era la crisis de representación política en ese momento, estos candidatos intentaban ser los canales formales para la participación política en futuras elecciones, siempre con la proscripción del Peronismo como requisito indispensable.

Frente a esto, el malestar social iba en crecimiento, los docentes tenían un plan de lucha establecido hacia dos años, las clases no comenzaban, huelgas indeterminadas a las que se sumaban los empleados estatales y de la salud. Los contratistas de viñas y frutas estaban enemistados con la patronal. El gobierno tuvo una inmediata respuesta, 3000 telegramas de despido, a medida que pasaban los días esta cifra crecía. En este marco, la CGT llama a un paro nacional de 48 horas que tuvo un acatamiento impresionante.

Lanusse y sus camaradas, para ponerle la frutilla al postre, anuncian un aumento de 300% en la tarifa de luz, el descontento generalizado no tardaría en llegar. El 29 de marzo, en la Cuarta Sección de Capital, se reúnen 700 personas en una asamblea, se determina el llamado a no pagar la luz, producir un apagón en señal de protesta, y conformar el 31 de marzo la Coordinadora No Pague la Luz.

Esta coordinadora convoca una movilización en Casa de gobierno el 2 de abril, bajo las consignas que perfectamente son aplicables en la Argentina actual donde gobierna Macri que expresaban lo siguiente “Si pagamos no comemos”, “Vendo mi casa para pagar este mes la luz”. Dicha manifestación tuvo entre sus filas multitudes que se sumaban a lo largo y lo ancho de la provincia, llegando a juntar 20000 personas, quienes acordaban sumarse a la movilización convocada por la CGT el 4 de abril.

Durante la jornada del 4 de abril, Gabrielli había prohibido cualquier acto de protesta. Para disgusto de este, la concentración contaba con acatamiento de todos los sectores perjudicados. El gobierno decide reprimir, enviando a “Neptuno”, carro hidrante que le ponía color azul y rojo a la jornada. Azul, era el color con el que marcaban a los manifestantes, sobre todo a los docentes de guardapolvos blancos. Rojo, por la cantidad de sangre que generaba la violenta represión dejando decenas de muertos y heridos, que a posteriori demandarían a la renuncia del Gobernador.

En las inmediaciones de la Casa de Gobierno, se sumaba el sector estudiantil desde la UNCuyo, UTN y colegios secundarios para acompañar a los docentes, jubilados, gremialistas, comerciantes, y otros, unidos por el espanto a las políticas económicas del gobierno militar. El conflicto estaba en auge hasta que los manifestantes tuvieron que replegarse hacia el departamento de Las Heras, para reorganizar la resistencia.

En Guaymallén se generan nuevos conflictos el 6 de abril, los vecinos formaban barricadas para impedir el avance de la policía. En el Carril Godoy Cruz impedían el despliegue de las fuerzas policiales debido a la cantidad de adoquines y carteles en las calles. Por Pedro Molina se dificultaba el ingreso de las fuerzas represivas ante los proyectiles que lanzaban los vecinos, la policía consideraba inútil la efectividad de sus elementos como los gases lacrimógenos y comienza a utilizar armas de fuego, como consecuencia de esto, Susana Gil recibe un balazo en la cara mientras atendía su negocio y es asesinada.

El 7 de abril, se traslada el “campo de batalla” hacia los puentes del zanjón de los ciruelos, se producen masivas detenciones por parte de la policía, y se cobran una nueva vida, Luis Mallea. Esa misma noche ante negativo cese de lucha por parte del pueblo mendocino, el Gobierno decide la suspensión de las tarifas eléctricas.

El Mendozazo dejó como saldo negativo tres muertos, 190 heridos, 480 detenidos, y 3 desaparecidos. Se hacia pública la renuncia de Gabrielli y la intervención federal por parte de Gómez Centurión.

Hoy recordamos esos 7 días donde la represión no pudo contra la bronca y organización popular. Los aniversarios son momentos propicios para revivir el pasado, situarse en el presente y revivir la defensa por el futuro que se anhela.

En los tiempos que corren se hace necesario reflexionar sobre nuestras luchas históricas, ponerlas en vigencia según las necesidades que tenga la afligida sociedad actual gobernada por los oligarcas hijos de la dictadura.

Actualmente estamos padeciendo una democracia formal, la represión esta a la orden del día, los tarifazos son el pan nuestro de cada día por parte de Cambiemos, encabezados por Macri, Vidal, Cornejo y los grupos concentrados de poder ¿Qué estamos esperando los mendocinos para retomar esas banderas históricas de lucha y poner en aprietos a este gobierno que nos perjudica cada vez más?

 Bibliografía:

http://www.zepa.com.ar/2016/04/04/paso-paso-paso-se-vino-el-mendozazo/

http://la5tapata.net/mendozazo-termino-con-ciclo-dictaduras/

http://www.unidiversidad.com.ar/dia-del-trabajador-a-45-anos-del-mendozazo-una-historia-abierta

En los últimos días salieron a luz imágenes de un “militonto” de la Franja Morada (para ser tenue, porque sus posteos lo convierten en un ser despreciable), donde se observa una profunda reivindicación sobre el nefasto personaje de Videla, acompañadas de las frases “24 de marzo de 1976, a 42 años, era necesario, gracias general”. Ante el silenzio stampa de la Agrupación “reformacrista” Franja Morada a la hora de repudiar a uno de sus cuadros, ¿Será una pura casualidad que dicha organización se llame al silencio?.

En estos asuntos nada es casualidad, la UCR es la estructura partidaria de Cambiemos, y la Franja Morada es su apoyo estudiantil en la universidad argentina. Dicho partido poseyó 310 intendencias en la dictadura cívico militar de Videla, Martínez de Hoz y compañía. Hoy en tiempos de ajustes brutales para el pueblo argentino, le siguen poniendo candidatos (en su gran mayoría militantes y ex militantes de la franja morada) a un plan económico similar, lo que requiere seguir bajándose los pantalones con otros sátrapas como Macri, Dujovne, Caputo y sus secuaces.

Esta a la vista de todos el rol que ocupan hoy en día viejos y actuales militantes de dicha agrupación,  claro es el caso del Gobernador Alfredo Cornejo (el mejor alumno de Cambiemos a la hora de ajustar en las provincias), sumado a Josefina Mendoza, actual militante, quien preside la FUA, diputada por Cambiemos, y suma a su currículum político la mancha imborrable de haber votado a favor del saqueo contra los jubilados, pensionados, etc., en la sanción de la reforma provisional,  estos son claros ejemplo de como el sector profundamente antipopular del radicalismo luego en sus conductas vulneran los DD.HH. de las grandes mayorías populares.

La Franja Morada se jacta de reivindicar la lucha por los derechos humanos, cuando en realidad, estos “reformacristas” lo hacen por una cuestión demagógica, no quieren ser señalados como los partícipes necesarios en el ajuste brutal que estamos sufriendo los argentinos y argentinas. Su militancia en tales cuestiones es “derecho humanista”, que es la versión fingida, corrompida, hipócrita y patrañera a la hora de salir a levantar las banderas por los DD.HH., en los hechos concretos, por ejemplo, las marchas por Santiago Maldonado brillaron por su ausencia.

Motivos hay de sobra para decir que la postura de este militante no es un caso aislado de su agrupación, el nulo repudio por parte de sus correligionarios se debe a que es muy complicado intentar borrar con el codo lo que se escribe con la mano, sino ¿De qué se disfrazarán sus militantes para seguir escudando el ajuste de Macri, Cornejo y Pizzi en la universidad? , otro como el “reformacrista” morado de Nicolás Ojeda (fotos), en un acto de “sincericidio”, optó por sacarse la careta y salir a militar su gorilaje intrínseco.

Imagínense si hoy viviera el peludo Yrigoyen, claramente se revolcaría en su tumba, ¿Y Alfonsín? que en su momento planteo que su límite era la derecha de Macri, le sangrarían los ojos al ver que la Franja Morada no tiene límites a la hora de elegir aliados, en sus aspiraciones para ocupar y mantener los cargos políticos, sin importar que estén cagando a la amplia mayoría de argentinos y argentinas.

Se pone en evidencia que tanto a nivel nacional como provincial los dirigentes de la Alianza Cambiemos no dicen lo que piensan para no perder votos, la Franja Morada utiliza el mismo modus operandi, cabe preguntarse ¿A la Franja también la asesora Durán Barba?

A Macri ante su enojo por el “hit del verano” desde su entorno le aconsejaban que se acostumbre, porque desde los estadios de fútbol hasta en cualquier manifestación pública lo van a putear mientras siga ajustando en los sectores populares. Por lo tanto si sos uno de los que milita el ajuste en la Franja Morada es recomendable que prepares tus oídos, ya que es cuestión de tiempo para que ese hit se traslade al ámbito universitario, y en un sentir popular se cante FRANJA MORADA LA PUTA QUE TE PARIO”.

 

En la sociedad latinoamericana actual, hay un orden económico sólidamente establecido, que consigue mantener en un alto grado de alienación a los trabajadores y trabajadoras. El trabajo, suele ser pura y exclusivamente una obligación cotidiana para sobrevivir a las demandas económicas del presente, lo que impide toda autorrealización genuina para emanciparse en la lucha por los derechos humanos.

El salario, condicionante actual de los valores del trabajador, es el que engendra oposiciones, competencias, precariedad, explotación, y desigualdades entre trabajadores, donde los propietarios de empresas son los principales beneficiados. Este es uno de los factores que logra nublar a los trabajadores, impidiendo identificar al capitalismo mercantil y salvaje, personificado hoy en la Argentina por Macri y compañía, como el enemigo a enfrentar.

Existe un impedimento que es esa división jerárquica entre opresores y oprimidos, claramente los trabajadores se encuentran en el segundo. Para esperanza de muchos, a lo largo de la historia han existido movimientos nacionales y populares, que pusieron en evidencia los intereses foráneos de las minorías opresoras, concientizando a las masas populares en su capacidad colectiva para modificar ese status quo a su favor, generando un compromiso de lucha, constituido en distintas organizaciones como, por ejemplo, en un sindicato.

Uno de esos movimientos nacionales surgidos en la Argentina fue el Peronismo, que supo inclinar la balanza en defensa de los intereses obreros. En los países semicoloniales, en ese entonces y en la actualidad, el papel principal lo desempeña el capitalismo extranjero. Dicha injerencia forastera no se caracteriza por importar obreros, sino que utiliza a la población oriunda del lugar como fuerza de trabajo.

El general Perón, que advierte el factor sustancial del movimiento obrero, entiende que, para resistir a dicho capitalismo externo es necesario sentar las bases de su gobierno con el apoyo de los trabajadores, las pequeñas y medianas empresas, y consolidar una burguesía industrial nacional, caracterizándose por ser un gobierno que, no solo apunte a representar a las clases más humildes, sino que además defienda los intereses nacionales de todas las clases sociales productivas en la Argentina.

En aquel entonces se concientiza a los obreros para que comprendan las condiciones objetivas que tienen su lugar en la producción, esto es de vital importancia para la defensa de los intereses colectivos nacionales encabezados por los sindicatos que tuvieron su época de auge en el Peronismo, teniendo en cuenta un factor fundamental como decía Marx:

La emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos

 En contraposición a la clase trabajadora actual sobre todo la media, donde su baja emotividad política, y su descreimiento en sí misma, la han alejado de todo deseo de organización y lucha colectiva, proporcionando la pérdida de conciencia de clase.

Recordemos que gran parte del electorado de la Alianza Cambiemos fue compuesto por dicha clase media. Esto se debe en gran parte al rol que hoy ocupan los medios monopólicos de comunicación, con el objetivo principal de embrutecer a los pueblos latinoamericanos, que a su vez esto se prolonga en las cátedras universitarias, sumado a los déficits de la universidad pública que tiende a expulsar a los trabajadores y no alterar la composición social de las mismas.

 Sería un error no mencionar las falencias del gobierno anterior que generó el descontento de esta clase, como por ejemplo la inflación, impuesto a las ganancias, etc., que actualmente siguen existiendo y tienden a crecer, pero el blindaje mediático se encarga de encubrirlo.

Si a mediados de la década del 40 las necesidades nacionales, industriales, y sindicales encontraron su representación en Perón, el próximo candidato o candidata, que surja del campo nacional y popular, debe garantizar que su base política electoral para enfrentar al gobierno de Cambiemos, nucleará a todos los sectores que hoy están dando la lucha contra las políticas demoledoras en varios aspectos, principalmente en el ámbito económico-laboral.

Por último, se hace necesario conocer las historias de luchas de los trabajadores latinoamericanos, objetivo que iremos desarrollando en futuras notas de esta revista, en post de recuperar las divisas históricas del movimiento obrero y no repetir sus mismos errores. Para esto es necesario que los argentinos se concienticen de lo que hoy está sucediendo en nuestro país, lo que establecerá que dicha comprensión se canalice en acción, con un compromiso político y organizado que contribuya a la emancipación de cada trabajador y trabajadora hacia una Argentina cada vez más justa.

 

Bibliografía:

Libro: “Revolución y Contrarrevolución en la Argentina”, Jorge Abelardo Ramos, Tomo 5: La Era del Peronismo; Capítulo: Los coroneles en el poder; “Actitud de la clase obrera”

Según el Diccionario de la Lengua Española, homólogo tiene 4 significados, nos vamos a detener en el significado como adjetivo de la palabra:

Homólogo/a: Que es semejante a otra cosa por tener en común con ella características referidas a su naturaleza, función o clase.

Decir que el Peronismo asentó una simbiosis con los trabajadores no es un dato aislado, para lograr dicha tarea fue necesario sentar las bases de su gobierno en dos aspectos fundamentales: social y político, que a posteriori repercutiría notablemente en la situación económica de los sectores populares.

Aspecto Social:

Este aspecto fue el precursor para la emancipación de la clase trabajadora, junto con sus familias, otorgando derechos laborales en defensa de los trabajadores, su posterior inclusión a los ámbitos educativos, mejoras en las condiciones de salud dignas y a su vez reguladas en favor de los sectores más humildes por el Estado.

Dicha etapa social comenzó en el año 1943, cuando Perón asume en el Departamento Nacional de Trabajo. Desde allí comenzó a entablar relaciones con las tres grandes centrales sindicales de la época que eran la CGT1, la CGT 2 y la USA, ulteriormente de esto, Perón se encargó de promover la unidad de la CGT.

Una de las primeras cuestiones gremiales donde intervino Perón, fue en el marco de un conflicto de un frigorífico de Avellaneda, donde el gremio de la carne (CGT2), liderado por José Peter es tomado prisionero. Perón actúa en favor de los obreros y libera a Peter, lo que socialmente garantizó un aumento positivo en la imagen del “primer trabajador”.

Todo esto confluyó en aprobación de normas con reivindicaciones históricas para la clase trabajadora, como el estatuto del Peón Rural, los beneficios jubilatorios, la creación del Instituto Nacional de Remuneración, establecer la jornada laboral de 8 horas, aguinaldos, entre otras tantas.

Dichas medidas terminaban con la época represiva hacia los trabajadores, estos no precisaban entablar una lucha permanente contra el gobierno, lo que les permitió desarrollar actividades sociales y culturales, apoyadas por el gobierno donde se crearon clubes barriales, hospitales, viviendas, programas de capacitación, todo a disposición de la clase trabajadora.

Aspecto Político:

La estrategia política de Perón fue la de atenuar sindicatos opositores, y conformar nuevas organizaciones representativas de los trabajadores. A partir de esto en 1943 surgen la UOCRA y la UOM.

Tanta era la popularidad que había forjado con la generalidad de los sindicatos, que el 12 de octubre de 1945, la CGT, llama a una reunión frente a la detención contra el general, que desencadena una huelga general para el día 18, la concientización de la movilización que había instalado Perón en la sociedad comenzaba a tomar una fuerte importancia.

Producto de esto las bases de los sectores obreros marcharon en una jornada histórica del 17 de octubre, en contra de lo que era el imperialismo norteamericano (Braden) y la oligarquía consolidada, encarnada en los gremios de la SRA y la UIA.

Perón comprendió que dentro del sector sindical era necesario formar cuadros como una herramienta más de empoderar a la sociedad trabajadora, funda el Partido Laborista, el cual administró el Estado desde 1943 a 1955.  En este se estableció que un tercio de los cargos corresponderían a sindicalistas, modificando la composición social del gobierno y desplazando a las élites de la dirigencia política establecidas durante décadas.

La participación de los obreros en el gobierno peronista no fue impedimento para fijar agenda de reclamos y huelgas de trabajadores que se dieron durante dicha etapa.

John William Cooke, uno de los dirigentes que fue partícipe necesario de la revolución justicialista en la política argentina decía lo siguiente:

“Si un mérito nadie le niega a Perón es el haber desarrollado en los trabajadores sentido de clase y la conciencia de su fuerza (…) el mérito del nuevo movimiento es hacer del imperialismo el problema central”

Como resultados positivos que instauró dicha revolución se instituyeron:

–Lograr elevar la conciencia política y social de los trabajadores, con la bandera de la justicia social y el ejercicio político de los trabajadores en el gobierno.

–Se consiguió democratizar el acceso educativo en todo su esplendor, permitiendo el ingreso de los trabajadores e hijos de estos a la educación secundaria, técnica y universitaria de forma gratuita desde 1949. Vale destacar que hubo principios de la reforma del 18 que le quedan como deuda al gobierno Peronista, como la democratización de los gobiernos universitarios.

Una frase de Juan Domingo Perón que sintetiza en pocas palabras el rol político del trabajador, que hoy mayoritariamente se ha perdido en las bases de la sociedad actual, que debe ser retomado por el sector trabajador y el cual el Gobierno de Cambiemos apunta a echar por tierra dice:

“Cada trabajador debe pensar que su futuro depende de lo que él haga y resuelva. Cuando los millones de obreros del país piensen así, se organicen y se unan, no habrá poder en la tierra que pueda hacer que sean engañados, defraudados y estafados en su voluntad”

 

Bibliografía:

http://sociologia-tercermundo.blogspot.com.ar/2015/09/juan-peron-y-los-sindicatos-de.html Autor: Aritz Recalde.