Imprimir esta página

Vayanse al carajo imperialistas, es hora de dialogar entre compatriotas

 

Transitan los días, mediados de marzo y las estrategias colonialistas de Washington continúan sin poder derrotar la resistencia bolivariana ¿Ha llegado el momento de que el Gobierno de Nicolás Maduro revise aciertos y errores para concluir en una salida pacífica y democrática?

 

El 23 de enero pasado, Juan Guaidó, promovido desde la Casa Blanca, se autoproclamaba en una plaza de Caracas como presidente de Venezuela. Desde ese momento hasta la fecha no ha podido adjudicarse un reconocimiento diplomático más de los que ya ostentaba, manteniendo solamente el amparo de los Estados Unidos, el Grupo de Lima (excepto México y Uruguay) y la Unión Europea.  

Por otro lado, el famoso concierto “Aid live” organizado por Trump, la CÍA, la NED y distintas ONGs, en conjunto con los gobiernos satélites del Grupo de Lima tampoco logró su cometido. La puesta en escena que tuvo lugar el 22 de febrero termino en un fiasco al no poder ingresar la supuesta “ayuda humanitaria” con olor a pólvora en territorio venezolano. Si nos detenemos a ver el reverso de la trama, llama poderosamente la atención que el caritativo “Venezuela Aid Live” haya sido orquestado por el magnate Richard Branson –dueño de la multinacional Virgin– quien cada vez que puede no escatima en elogios para con George Soros1. Soros y su fundación, la Open Society Foundations, fueron partícipes necesarios para que se llevara adelante el ¿espectáculo? en Cúcuta. Además ocupa un papel protagónico para garantizar la colonización cultural en distintas partes del mundo, financiando distintas campañas para que a posteriori preparar el terreno gestando lo que actualmente se conoce como “golpes suaves”2.

Otro suceso importante tuvo lugar el 25 de febrero en la reunión del Grupo de Lima en Bogotá. La misma contó con la presencia del vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence, este a su vez escoltado por el lamebotas de Juan Guaidó.  Vale destacar que EEUU no es miembro de dicho grupo, otro motivo para entender que desde la Casa Blanca suelen tener injerencia directa en asuntos que no le incumben sobre América Latina.

Finalizada la reunión en Colombia, gran parte de los países latinoamericanos dejaron en claro que la solución debía provenir de forma pacífica, de ningún modo militar. Quien hizó hincapié en ello fue Brasil. Oh casualidad, Jair Bolsonaro no participó de la reunión. Recordemos que desde el minuto 0 sostenía la intervención militar hacia el país bolivariano. En su lugar estuvo su vice, Hamilton Mourao, quien manifestó su clara postura en contra de la invasión militar. Esto nos da a entrever que el ejército brasilero no se pondría a la cola del fratricidio que los marines, Guaidó, Duque y compañía pretendían.

Otra derrota de la diplomacia norteamericana llegó a fines de febrero. En la última reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia y China vetaron la resolución que apuntaba a reconocer la Asamblea Nacional (actualmente en desacato) como “única institución democráticamente electa de Venezuela”. Esto evidenció el conflicto geopolítico entre las potencias mundiales, y como Venezuela era carne de cañón de los intereses imperialistas.

A esta altura, es más que evidente que los Estados Unidos no buscan solo controlar la primera reserva de petróleo mundial, sino que ambicionan hacerse con el dominio de América Latina para contrarrestar la ofensiva de Rusia-China, quienes vienen pisándole los talones desde hace tiempo, prescindiendo del dólar en sus comercios bilaterales y propiciando las condiciones para un nuevo orden multipolar que no se veía desde la disolución de la URSS hasta la fecha.

La cultura del encuentro

El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez,afirmó que desde el oficialismo llevarían cinco puntos a una viable mesa de diálogo con la oposición venezolana.

«Nosotros veremos qué trae la oposición en su propuesta, nosotros llevaremos: uno, respeto a la soberanía de Venezuela; dos, respeto al derecho a la paz que tiene Venezuela; tres, levantamiento de las sanciones (…); cuatro, que se establezca un mecanismo para dirimir por vías pacíficas las diferencias que haya entre el Gobierno y la oposición; cinco, que haya un respeto a la no injerencia por parte de otros países y de otros gobiernos a los asuntos internos de Venezuela», manifestó el ministro Rodríguez.

Si lo que se busca es efectuar una mesa de diálogo, a las claras esta que los Estados Unidos –quienes bajo la hipocresía de “luchar por la democracia” destinaron en su presupuesto militar 2018 la cuantiosa suma de $892 mil millones de dólares, mas que los nueve países juntos que le siguen en dicha área3- no han de ser necesarios.

El chavismo ha sabido contrarrestar cada una de las intentonas golpistas que han tenido lugar en las últimas semanas, perpetradas claramente por el apócrifo humanitarismo del Gobierno de Trump. Eso no quiere decir que terminó con las dificultades que aquejan a muchos venezolanos y venezolanas. Es innegable que existe un desequilibro entre salarios y precios, hiperinflación, mercado negro de productos esenciales y cientos de miles de exiliados. Frente a esto, la cuestión radica en señalar a quienes generaron estas dificultades y como resolverlas de forma democrática. De igual modo, errores pasados en la política nacional del país bolivariano seguirán pasando factura mientras sigan sistematizadas las manipulaciones mediáticas y un claro boicot internacional hacia Venezuela.

En conclusión, lo que queda por verse es la forma política conjunta de terminar de una vez por todas la guerra que engendró el gigante imperialista del norte, y en el caso de ser necesario, generar un nuevo llamado a elecciones donde los venezolanos y venezolanas de a pie defiendan la posibilidad de ser artífices de su propio destino. A sabiendas de que el chavismo se impuso en las urnas en las 23 de las 25 elecciones convocadas, certificadas incluso por Jimmy Carter (nadie puede dudar de su postura claramente antichavista)4.

La disyuntiva es cada vez más clara. O se está con el pueblo bolivariano que se ha expresado a favor de la continuidad del gobierno democráticamente electo o se está con el Tío Sam y los cipayos regionales serviles a sus intereses.

 

Referencias:

1https://www.virgin.com/george-soros-giant-giving-greater-good

2https://kontrainfo.com/capitulo-7-fundaciones-internacionales-ford-rockefeller-gates-wwf-la-pata-izquierda-del-poder/

3https://www.usnews.com/news/best-countries/articles/201611-11/10-countries-with-the-largest-military-budgets

4https://actualidad.rt.com/actualidad/view/54145-jimmy-carter-sistema-electoral-venezolano-mejor-mundo

 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 11 Marzo 2019 12:27
Valora este artículo
(0 votos)