México: El tren maya y la integración de los mestizos

Con una inversión de entre US$6.000 y US$8.000 millones, un recorrido de 1.525 Km y un plazo de construcción de 4 años,  el tren “moderno, turístico y cultural “está encaminado a ser la mayor obra en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).  

Nacido como una prioridad en el gobierno de AMLO y refrendado el pasado 24 y 25 de Noviembre en una masiva consulta popular con casi el 90% de los votos a favor1, el tren maya busca integrar los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo en tres tramos (Tramo golfo– Tramo caribe– Tramo selva)2 para lograr una vinculación económica y cultural de la región de la península con el resto de México. La antaño cuna de los Mayas, históricamente la región mas pobre del país, tiene la posibilidad de generar mediante este emprendimiento una cantidad masiva de puestos de trabajo, dejando a su paso pueblos estables y sustentables, respetando a las comunidades nativas y el equilibrio medioambiental3.

No es casualidad que, tras cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) heredado del gobierno de su antecesor Peña Nieto, AMLO inicie la integración nacional “priorizando a los más pobres”. Y en el México mestizo “los más pobres entre los pobres son los indígenas”4. Para su construcción se planea retomar y readaptar los derechos de vía preexistentes, tales como  tramos de ferrocarriles, carreteras y tendido eléctrico en donde sea posible, a la vez que se busca construir con el menor impacto medioambiental posible en el resto de las regiones, para preservar la autonomía y la riqueza cultural. A su vez se distribuyen los ingresos provenientes del turismo en toda la península. En donde no existan derechos de vía anteriores se buscará asociar a los propietarios con el proyecto y que los mismos reciban pago por su patrimonio, coparticipando de las ganancias5.

Pero este no es un tren solo de pasajeros. Tiene como meta en el tiempo la de transportar mercancías a bajo costo, integrando el mercado interno de México y posibilitando la producción de manufacturas nacionales que, de esta forma, permitan combatir la precariedad económica y el alto índice de pobreza en la región, buscando autonomía y soberanía respecto de EEUU y el TLCAN6.

A diferencia de la Argentina, en donde el trasporte se realiza comparativamente en pequeñas cantidades y a muy alto costo mediante camiones, el sistema férreo de la península de Yucatán está concebido para transportar gran cantidad de tonelaje a precios altamente competitivos y de manera veloz. El proyecto pretende quedar que el Tren Maya termine en el mismo Estado que el final del armado férreo del istmo de Tehuantepec, el cual conecta por tierra el Golfo de México y el Golfo de Tehuantepec,  como corredor bioceánico. Con esto asoma en el horizonte como competencia y alternativa al monopolio comercial del canal de Panamá. 

Asentado sobre lo que supo ser en el pasado el corazón de la civilización maya, históricamente excluida y olvidada de la vida política de un México servil a EEUU, el Tren Maya apunta a su pasado como un símbolo del valor de lo propio. Lo levantado sirve como ejemplo para el resto de quienes buscan mediante la solidaridad integrarse con sus pares, esperando obtener no otra cosa que la dignidad que da el trabajo y el bien común de las mayorías más desprotegidas.

 

FUENTES

1 https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45254080

2 https://lopezobrador.org.mx/2018/09/11/proyecto-tren-maya/

3 https://www.animalpolitico.com/2019/02/tren-maya-proyecto-construccion-comunidades-indigenas/

4 https://vanguardia.com.mx/indigenaslosmaspobresentrelospobresenmexico-1807403.html  

5 https://www.tren-maya.mx/

6 https://www.lavanguardia.com/economia/20180827/451497020644/eeuu-mexico-nafta-tlcan.html

 

Modificado por última vez en Martes, 12 Febrero 2019 21:15
Valora este artículo
(3 votos)