Asume Maduro: qué hay detrás de quienes lo legitiman y quienes lo desconocen

El grupo Lima hace días venía instando a Maduro a que no asumiera la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, como dictaba el resultado de las últimas elecciones democráticas. Dicho grupo, compuesto por 12 países americanos (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú) surgió el 8 de agosto de 2017 en Lima, capital peruana, por la cual lleva la denominación. Se adjudican la potestad de subsanar la crisis que a la que el país hermano ha sido condenada por no acatar las órdenes del gigante del Norte. Parece que desconocen el derecho a la autodeterminación de los pueblos o, simplemente, están en desacuerdo y la rechazan. Nos inclinamos más por la segunda opción.

A pesar del bloqueo económico que ha sido impuesto sobre Venezuela y que mantiene a su pueblo con dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, como el acceso a los alimentos y medicamentos, el desabastecimiento y el aislamiento político, el camino soberano comenzado por Bolívar y Chávez parece seguir su curso. Maduro asumió. Su tenacidad, los enfurece aún más.

Pasada la asunción, los retornos de la misma se hicieron pùblicos. El escenario geopolítico ya ha sido planteado y el juego se está desarrollando. Estados Unidos y la Unión Europea tras los argumentos de «la ruptura del orden constitucional», «elecciones no democráticas», «ilegitimidad» y que hay «usurpación del poder», han decidido desconocer el gobierno de Maduro. Macri, como era de esperar, se ha acoplado a las posiciones más reaccionarias del sistema internacional. 

Por otro lado, aparece Rusia, quien además aprovecha para cuidar sus intereses económico, ha apoyado pùblicamente al mandatario bolivariano. El delegado de Putin señaló que los intentos de aplicar a Venezuela la Carta Democrática Interamericana por una presunta ruptura del orden democrático es una «vía absolutamente sin perspectivas». [1]

El quid de la cuestión está expresado claramente en el comunicado publicado por el gobierno de Venezuela en el cual denuncia a E.E.U.U por sus intenciones golpistas y de tener el objetivo «de generar un cambio de régimen por la fuerza, que les permita recuperar el control sobre los recursos energéticos y minerales que le pertenecen exclusivamente al Pueblo de Venezuela y truncar así la marcha de la Revolución Bolivariana». Dentro de la categoría recursos energéticos y minerales, el que más les importa es el petróleo. Si Venezuela dejase de tener el control estatal de los mismos, a distintos países de Europa le convendría más extraerlo de allí que de Rusia, por el precio y el enfrentamiento ideológico-político con el gobierno de Putin. En el marco de la guerra comercial entre China y E.E.U.U, este último no deja de considerar que China es el mayor comprador de «oro negro» del país chavista. 

Lo que se busca es recluir al país latinoamericano a la más desolada misera: sin financiamiento, importando alimentos a precios siderales en dólares,  impidiendo a sus altos funcionarios la entrada al territorio a los países del Grupo de Lima, cortando relaciones diplomáticas , suspendiendo de la colaboración militar, entre otras políticas ya puestas en práctica. No es casualidad que la OPEP, controlada mayormente por Washington, haya abaratado el precio del Brent (barril de petróleo) para hacer caer la obtención de divisa y renta petrolera, principal ingreso del Estado de Venezuela. 

Es necesario remarcar, concomitantemente, los errores propios de Maduro y su gobierno. Como dijimos antes, es a partir del crudo que se financia mayoritariamente la caja estatal venezolana. La política exterior, en este caso los compradores de petróleo, controlan la política interna de forma indirecta. Si la renta derivada de esta materia prima se hubiese volcado en un desarrollo industrial, seguramente Venezuela tendría actualmente alimentos, vestimenta, e insumos producidos por los venezolanos y venezolanas dentro de las fronteras de su país, ya que contribuiría dicho proceso a formar también fuentes de trabajo. Al no haber sucedido esto, y los seres humanos no comer petróleo, dependen de que algún país les proporcione los bienes esenciales para sobrevivir. 

El antagonismo es el mismo de siempre. Por un lado están quienes bregamos por la soberanía, la justicia social y el bienestar de los pueblos latinoamericanos; y por otro, quienes por intereses propios o cipayismo militante, insisten con la sumisión, opresión y dominio por parte los países que han atrasado nuestro desarrollo históricamente. 

 

Fuentes: 

https://www.ambito.com/argentina-desconocio-el-nuevo-mandato-maduro-n5009954

https://www.mdzol.com/mundo/Rusia-reitera-apoyo-a-Maduro-y-critica-a-EEUU-201901110026.html

https://www.ambito.com/la-oea-eeuu-y-la-union-europea-cruzaron-duro-maduro-n5009909

https://rinacional.com.ar/sitio/venezuela-denuncia-ante-mundo-intenciones-golpistas-ee-uu/

https://www.clarin.com/mundo/declaracion-grupo-lima-nicolas-maduro_0_LF59ruGgd.html

https://www.telesurtv.net/news/venezuela-apoyo-solidaridad-injerencia-grupo-lima-201901050020.html?fbclid=IwAR087eXms2NIugpSpanGgSuyQi7No6g6S-fzDOLqipi8u4YlP65sFkZ4Yx8

http://www.atilioboron.com.ar/2019/01/ladridos-limenos.html

 

 

Modificado por última vez en Viernes, 11 Enero 2019 15:12
Valora este artículo
(0 votos)