Participación en el CLACSO de Cristina Kirchner llamando a la unidad

En la primera jornada del “Foro Latinoamericano del Pensamiento Crítico” que tuvo lugar en el estadio de Ferro, participaron distintos dirigentes políticos de la región. Entendiendo que la cuestión central para solucionar los problemas nacionales no radica solamente en la cuestión de Cristina candidata o no, la disertación de hoy sirve para comprender que el objetivo es derrotar al gobierno entreguista de Mauricio Macri en las próximas elecciones. Estas instancias de discusión política sobre el contexto reaccionario por el que atraviesa nuestra región, y en vísperas del G-20 que recibirá en nuestro país a los principales mandatarios de las potencias centrales, contribuyen en el análisis para consolidar la unidad del campo nacional y popular frente al 2019.

Retomar el pensamiento nacional en pos de la unidad

En la primera parte del discurso la expresidenta manifestó “Nosotros como espacio progresista debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra, sino como el espacio político y social que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar decididamente en una nueva categoría de pensamiento, y es la de pueblo”.

Lo rescatable de este análisis, es la iniciativa de retomar una categoría que ha perdido fuerza en los últimos tiempos como es la de pueblo. A lo largo de nuestra historia los enfrentamientos se han basado entre quienes bregan por la causa nacional-popular enfrentándose al imperialismo de las potencias centrales, que en alianza con las oligarquías regionales (de la cual Macri hoy forma parte) impiden que se concrete dicha causa. Utilizar dichas categorías, sobre todo para quienes sitúan su pensamiento desde el pueblo, sirve para aclarar el panorama y observar el conflicto que hoy atraviesa nuestra región.

En otro momento, expresó una problemática que hoy afecta al campo nacional y popular afirmando “No puede haber una división entre los que rezan y los que no rezan, división que no es nacional y popular. Es un lujo que no nos podemos permitir. Porque en nuestro espacio hay pañuelos verdes pero también hay pañuelos celestes. Tenemos que aprender a aceptar eso sin llevarlo a la relación de fuerzas”.

Sin la intención de deslegitimar ciertas causas justas que llevan algunos sectores progresistas, el planteo de aceptar los distintos reclamos que se llevan adelante en el campo nacional, debe ser el puntapié inicial para confluir en conjunto y concentrarse en la cuestión sustancial para el futuro nacional. Esto, radica en nada más ni nada menos que diagramar la estrategia política para consolidar la unidad de todos los sectores castigados por Mauricio Macri y su gobierno cipayo, con el objetivo de lograr la victoria en las elecciones del 2019.

Saqueo financiero

 “Hoy han vuelto al FMI con un préstamo de 57700 millones de dólares, que convierten a la Argentina una vez más en meros gestores de políticas que les son impuestas de afuera, además de tener que devolver el dinero. Hoy la Argentina vuelve a tener el cepo estructural que tuvo durante décadas a partir de 1976 y una deuda externa sin precedentes. Endeudaron el país. Pocas veces en la historia se da la posibilidad de poder analizar dos modelos de Gobierno con tan poco espacio de tiempo”(…) En 3 años el neoliberalismo volvió a endeudar al país, volvieron al Fondo con un préstamo de 57 mil millones de dólares y la desocupación está en dos dígitos(…) Dentro de 20 días, el 9 de diciembre, se cumplen 3 años exactos desde que el neoliberalismo se ha instalado en nuestro país. En los 10 primeros meses de 2015, fue del 19,8%. Tres años después, es del 38,2%. Duplicó la inflación el Gobierno que proclamaba que iba a ser el problema más fácil de resolver”.

Es imprescindible poner en tela de juicio cómo se redistribuye el ingreso nacional en la actualidad, reconociendo que somos un país semicolonial que se encuentra sujeto a las opresiones de las potencias centrales de turno. Las políticas que nos imponen organismos como el FMI, son las que luego en términos palpables determina cuantos argentinos y argentinas pueden llegar a fin de mes, conflicto que atravesamos no solo como argentinos sino también como latinoamericanos.

Esto no quiere decir que la transferencia de la renta nacional al exterior por parte de los sectores antipopulares y antinacionales se originó a partir del gobierno de Mauricio Macri, no se puede negar que la fuga de capitales sucedía durante el gobierno anterior. Lo que diferencia a uno de otro, es que los cipayos que hoy conducen los destinos nacionales han profundizado dicho saqueo económico, sosteniendo financieramente este gobierno a partir del endeudamiento con los organismos internacionales de crédito y la fuga de la renta nacional.

En los tiempos que corren, discutir sobre las cuestiones que hacen a la emancipación nacional, como regular y nacionalizar el sistema financiero (hoy observamos las consecuencia de no regularlo durante los gobiernos de tinte popular en la década pasada) en contraposición a los que nos proponen los teóricos adictos a las política fondomonetaristas, posibilita solucionar otros asuntos que afectan directamente a las clases populares, como es la falta de empleo, la suba de los precios, la inseguridad, el narcotráfico, entre otras.

En los últimos tiempos se empiezan a ver tintes de vocación frentista por parte del campo nacional y popular. Frente a las elecciones, todas las posturas como la de los dirigentes que se vienen expresando en pos de consolidar un frente amplio y popular son bienvenidas, todavía falta mucho camino por recorrer y las elecciones se encuentran a la vuelta de la esquina, a pesar de las adversidades, el hartazgo popular ya empieza a rumorear en ciertos ámbitos como el almacén ¿Y si Macri pierde en el 2019?

Modificado por última vez en Martes, 20 Noviembre 2018 12:03
Valora este artículo
(1 Voto)