CGT programa cumbre posparo para poner freno al Gobierno

La herencia peronista nos dejó que los sindicatos nunca se pueden desentender de las decisiones políticas que afectan a los trabajadores y trabajadoras de la Argentina. Estos deben ser quienes encabecen toda lucha de clases en detrimento de la oligarquía de turno.

La composición social de los mismos habla por sí sola, albañiles, camioneros, metalúrgicos, entre tantos que, en definitiva, representan los sectores más vapuleados durante el gobierno macrista.

Parece ser que los sectores más oficialistas de la dirigencia sindical tomaron nota y que de no sumarse a la unidad de acción en las calles el reclamo será “con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.

El paro del lunes será la campana de largada para una posible reformulación de la CGT que apuntará, más allá de sus conductores, a constituirse en un factor de poder más uniforme que hasta ahora. Con ese objetivo a la vista se prepara para el miércoles que viene un encuentro multisectorial con el encargo de borrar las diferencias internas que marcaron a fuego los dos años de gestión del triunvirato y que terminaron por licuar su rol de contrapeso ante la administración de Mauricio Macri. 

La cumbre, que organizan sindicatos de peso que en la actualidad no participan de la conducción de la CGT y que ya logró el visto bueno de los sectores tradicionales que sí la integran, parte de un diagnóstico común: la huelga del lunes, aunque se anticipa contundente, no hará cambiar al Gobierno su orientación económica y el sindicalismo tradicional, con un liderazgo errático, no acertó hasta ahora para forzarlo. 

Por primera vez los grupos de referencia en la cima de la CGT comenzaron a mostrar flexibilidad ante esa conclusión. Tanto los «gordos» de los grandes gremios de servicios como los «independientes», de buen diálogo con el Ejecutivo, aceptaron que por sí solos, aunque poseedores de estructuras suficientes como para imponer una futura conducción afín en la renovación de autoridades de agosto, no podrán gestionar una central obrera de consulta obligada para el poder político. 

Hasta ahora el debate interno casi se consumía entre la postura más dialoguista de esos grupos y la confrontativa del espacio referenciado en el camionero Hugo Moyano y sus aliados. Para los primeros el triunviro Héctor Daer es todavía el principal candidato a la futura conducción en solitario, mientras que, entre los otros, Pablo Moyano, hijo y lugarteniente de Hugo, y el bancario Sergio Palazzo aparecen como posibles contrincantes. 

Entre ambos sectores, irreconciliables y excluyentes, logró colarse otro que se propuso, además de tallar con fuerza en la discusión interna hacia agosto, zanjar esa fractura y convencerlos de unir voluntades para afrontar la segunda mitad del mandato de Cambiemos como un sólo puño. El plan es ambicioso y espera agrupar en el encuentro del miércoles a los sectores tradicionales, los que responden a Moyano y a Luis Barrionuevo, los oficialistas de las 62 Organizaciones y los dirigentes del transporte. 

La clave fue el reencuentro de los dos mayores gremios de la industria. Una reunión este martes en la sede del sindicato de mecánicos (SMATA) con su jefe, Ricardo Pignanelli, y el de los metalúrgicos de la UOM, Antonio Caló, llamó la atención de «gordos» e «independientes» de tal forma que se fijó para el miércoles un encuentro ampliado para debatir con base en la agenda de los dirigentes fabriles. A ellos se sumaron el martes Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Guillermo Moser (Luz y Fuerza) y Marcos Castro (capitanes de barcos), del Movimiento de Acción Sindical (MASA), y Héctor Amichetti (gráficos) y Pablo Biró (pilotos aeronáuticos), de la Corriente Federal (CFT) entre otros.

El nuevo grupo comenzó a asomar en marzo con charlas reservadas entre Caló, Pignanelli, Sasia y Moser de las que dio cuenta este diario. Para el encuentro del miércoles próximo buscarán consensuar una agenda de no más de cinco puntos centrales de coincidencias relacionados con la política que deberá exigir la CGT para la producción, el transporte, los servicios y la educación. Algunos dirigentes redujeron más ese espectro al vincularlo con las máximas peronistas de «Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social». 

Se trata de una enumeración destinada a lograr adhesión plena por parte de cualquier sindicalista de la CGT y evitar la dispersión que fue moneda corriente durante los últimos años. En ese sentido el paro del lunes será apenas un mojón en el proceso de reestructuración de la central pero con la salvedad de que se prevé que tendrá una adhesión inédita. Más allá de contar con la participación de los gremios de las dos versiones de la CTA y protestas organizadas por la izquierda, la huelga sumó hasta ahora dentro de CGT un acatamiento sin fisuras. 

El principal factor de cohesión fue, de todos modos, el propio Gobierno al encadenar el veto presidencial a la ley contra el tarifazo con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, una devaluación con traslado inmediato a los precios y, según los datos de ayer, un desempleo casi dos puntos mayor en el primer trimestre del año contra el período inmediatamente anterior. Además el equipo de Macri limitó sus concesiones al sector a los fondos retenidos a las obras sociales sindicales y evitó avanzar sobre otras reivindicaciones como un freno institucional a los despidos o la exención de Ganancias sobre el aguinaldo.

 

Fuente:

http://www.ambito.com/925378-cgt-programa-cumbre-posparo-para-poner-freno-al-gobierno

Modificado por última vez en Domingo, 24 Junio 2018 15:53
Valora este artículo
(0 votos)