América Latina y el mundo

América Latina y el mundo (171)

 

Anteriormente desde Revista Universitaria publicábamos una nota sobre Bolivia y la nacionalización del petróleo, sumado a la riqueza que generó para el bienestar del pueblo boliviano. Es importante mencionar el papel estratégico que tiene el Estado de Bolivia conducido por Evo Morales. Para continuar con este tema, esta vez nos enfocaremos en la política de Seguridad Social del Gobierno altoperuano, y cómo determinó la mejoría en la calidad de vida de las bolivianas y bolivianos. 

Conviene, antes que nada, dar un pantallazo sobre la situación anterior del Gobierno de Evo. El pueblo boliviano durante muchos años sufrió el embalse del imperialismo sobre su territorio. Esto repercutió en la calidad de vida de los altoperuanos y las altoperuanas. Mientras tanto, el imperialismo hacía un festín con sus recursos que son la minería y el petróleo. La población nativa masticaba coca, que es un estimulante que sustituye al apetito pero no alimenta. Por eso por mucho tiempo los bolivianos y las bolivianas tuvieron problemas de desnutrición, hasta que llegó Evo a la conducción del Estado.

A partir de entonces, es interesante la medida que ha otorgado el Estado boliviano de bonos para su población, con un solo resultado que es la mejoría de la calidad de vida del pueblo. Dichos bonos son: Juana Azurduy, Juancito Pinto, Renta Dignidad y el Subsidio Universal prenatal.

Cabe explicar para qué están destinados estos planes.

-       El bono Juana Azurduy es un incentivo económico para mujeres gestantes, condicionado con el cumplimiento de cuatro controles prenatales, parto institucional y control post parto. También incluye a niños y niñas menores de dos años, con la condición de cumplir doce controles integrales de salud bimensual.

-       El bono Juancito Pinto está destinado a niños y niñas que hayan cursado ocho años del sistema educativo estatal, seis de ellos correspondientes al nivel de primaria y los dos primeros cursos de secundaria

-       El bono Renta Dignidad es un pago mensual, universal y vitalicio para personas de 60 años o más, residentes en el país, con el objeto de permitir a los adultos mayores una vejez digna.

-       Con el subsidio Universal prenatal, las beneficiarias reciben productos alimenticios desde el quinto mes de embarazo hasta el nacimiento del bebé.

Según los datos del Ministerio de Economía, el presupuesto de 3.936 millones de bolívares será para la Renta Dignidad, que beneficiará a 1.061.287 adultos mayores de 60 años. 449 millones de bolívares están destinados para el Bono Juancito Pinto, monto que se repartirá a 2,2 millones de estudiantes. Este asciende a un pago de 200 bolívares anuales para cada estudiante, y en los últimos años permitió disminuir la tasa de deserción escolar en Bolivia en 4,4%. Además se asignaron 187 millones de bolívares para el Bono Juana Azurduy de Padilla, que tiene el objetivo de reducir la mortalidad materna e infantil en el país. Se espera llegar a 241.613 madres y niños (1).

Bien sabemos los argentinos desde que gobierna Mauricio Macri, que el Estado puede ser utilizado para beneficiar a ciertas minorías oligárquicas y garantizar la transferencia de renta al exterior. Sin embargo, si miramos a Bolivia, podemos darnos cuenta de que el Estado también puede ser utilizado en favor de los más humildes y de las grandes mayorías. Esto, lejos de ser un “derroche” (como afirma una famosa zoncera que se repite en la actualidad), mejora la productividad, el mercado interno y la calidad de vida del pueblo. Basta con observar que los bolivianos cobran doble aguinaldo, mientras que en la Argentina de Cambiemos cada vez se pierden más puestos de trabajo.

 

Leer más …

 

La Nación Latinoamericana, es. Fundidos tiempo atrás en el crisol de la cultura, los destinos de quienes habitamos este vasto territorio, siempre nos han conducido a la necesidad de lograr la integración en la región, para obtener solidariamente una vida más digna y justa.

Leer más …

 

 

 

La causa Malvinas suele ser intencionalmente abordada desde una perspectiva patriotera, considerando la guerra de 1982 como punto de inflexión entre Argentina e Inglaterra. Ante la falta de comprensión histórica de los problemas nacionales, que es lo que nos permite observar la realidad desde nuestras propias necesidades, es en los días tan significativos como el de hoy que se nos presenta una oportunidad para reflexionar a contrapelo de la colonización cultural.

 

Desde el periodo Revolucionario de Mayo hasta la actualidad, observamos que la ocupación británica de Malvinas en 1833 no data como el primer hecho de dominio militar. No es intención de esta nota hacer un detallado repaso de las gestas patrióticas pasadas, pero si referenciarnos a ellas para llevar a cabo un análisis integral del asunto.

 

En el Siglo XIX, entre 1806 y 1807 el pueblo criollo se levantaba en armas para rechazar las invasiones a cargo de Beresford y compañía en nuestras costas obteniendo una rotunda victoria contra el Imperio británico. A posteriori, durante el proceso independentista, el Reino Unido actuaría por doble ventanilla. Por un lado apoyó a los movimientos revolucionarios, sobre todo en términos financieros. Por el otro, con la oligarquía regional como aliada, logró la balcanización de Nuestra América. El escenario quedaba allanado para imponerle a los estados disgregados que oficiaran de granja productora de materias primas, mientras el desarrollo industrial quedaba en Londres.

 

Otro suceso transcendental tuvo lugar en Obligado (1845). Inglaterra, Francia y la oligarquía cipaya intentaban balcanizar aún más nuestro continente, en este caso la Mesopotamia. Su estrategia fue constituir la Banda Oriental, que como precisa J.A. Ramos haría de estado tapón funcional a los intereses foráneos. Dicha troica anhelaba introducirse en las economías regionales de nuestro país, para ello debían obtener la libre navegación de nuestros ríos. No contaban con que se toparían con Juan Manuel de Rosas y el pueblo criollo. Dicho caudillo decide romper relaciones con ambos imperios, suspende el pago de un empréstito con los ingleses, e inmediatamente levanta al criollaje a defender la soberanía nacional. A pesar de la derrota, los “victoriosos” entendieron que ante tanto patriotismo demostrado por el ejército nacional sería imposible desembarcar en territorio nacional.

 

Luego de las grandes gestas del proceso emancipatorio del Siglo XIX, pasando por las batallas de Caseros y Pavón, se empiezan a tender las bases para que nuestro país se constituya en el orden semicolonial. Pasado el tiempo, se daría un periodo próspero mediante las políticas que llevo adelante uno de los movimientos nacionales que tuvo la Argentina, el Yrigoyenismo. La historia se repetiría una vez más, las injerencias imperialistas nos conducían hacia la década infame, donde toda la matriz productiva y el aparato cultural se colocaba al servicio de la metrópolis inglesa.

 

Quien vendría a terminar con el orden establecido, por lo menos durante una década, sería el peronismo. La revolución nacional liderada por el General Perón, generaba las condiciones propicias para que los resortes básicos de la economía estuvieran nacionalizados, acompañado con un alto nivel de cultura política del pueblo. Después del golpe del 55, muchas de las conquistas del movimiento nacional más importante del siglo XX se caerían a pedazos. En este caso, al imperialismo británico se le sumaba el norteamericano.

 

Durante las casi dos décadas de intentonas de proscripción hacia el peronismo corrieron tiempos difíciles. Luego de que las condiciones estaban dadas para la vuelta de Perón, la oligarquía proyanqui y los Estados Unidos no tardarían en tomar cartas en el asunto. Ante el debilitamiento del movimiento nacional por la partida física de Perón y disputas internas, desde la Casa Blanca comenzaban a desintegrar todo lo que tuviera algún tipo de reivindicación de lo nacional, que claramente se interponía a sus intereses.

 

La relación entre ejército y pueblo ha variado a lo largo de nuestra historia. La última dictadura cívico-militar sirvió como medio para garantizar la dependencia política, económica y cultural hacia los Estados Unidos, sin importar que eso implicase terminar con la vida de muchos compatriotas. En este contexto, intentar repatriar las Islas Malvinas de manos piratas ponía en evidencia que no se trataba de soberanía política, sino que era una pantomima mientras se proscribía la actividad política y se consolidaba un modelo rentístico-financiero. La pata cívica que había entregado el poder a los militares era la principal beneficiada de ello.

 

Destruir el ser nacional para la desmalvinización

 

Es muy probable que a más de un argentino o argentina se le erice la piel ante los cánticos surgidos en lo deportivo contra los ingleses. Es más, muchos ciudadanos de a pie, con buenas intenciones incluso, al hablar del tema Malvinas reivindican que estarían dispuestos a recuperarlas como sea. Lo complejo del asunto reside cuando aparece la pregunta ¿Por qué fue la guerra de Malvinas? Ahí se pone de manifiesto lo difícil que se nos hace poder explicarlo en términos políticos.

 

Entender el significado de Malvinas parte de una noción antiimperialista, que se da en los aspectos políticos, económicos y culturales. Señala el autor J.J. Hernández Arregui “la conciencia nacional es la lucha del pueblo argentino por su liberación (…) Esta conciencia es colectiva pese a que sus formulaciones surjan de mentes individuales”. Podemos empezar a comprender Malvinas como una gesta patriótica (no así patriotera) en tanto y en cuanto se entienda el concepto de la conciencia nacional como sinónimo de liberación nacional, diferenciando el nacionalismo de las potencias centrales, imperialista por antonomasia y donde la cuestión nacional está resuelta, en contrapartida al nacionalismo de los países semicoloniales, donde la cuestión nacional es inconclusa y es claramente antiimperialista.

 

Al observar el rol del aparato cultural y político en el feroz intento de desmalvinización, los opresores pasados y presentes encontraron, en dirigentes políticos de nuestro país, a sus mejores agentes para materializar sus intereses.  

 

Es por ello que apuntamos a no recaer en ninguna de las “teorías” que promueve el sentido común. Ni fueron un par de milicos borrachos por su cuenta, ni es una cuestión para romantizar o plantear en términos eufóricos. Es una faceta más de los embestidas imperialistas hacia los países semicoloniales.

 

En conclusión, cuando se analiza Malvinas en términos bien entendidos, siempre existirán quienes la lleven en la conciencia, en el pecho, y en la coraza de la espalda. Entendiendo que por lejano que parezca, ese día en que las Malvinas sean repatriadas llegará. Y no podremos decir que sean solo argentinas, porque serán latinoamericanas.

 

 

 

Fuentes:

 

Hernández Arregui, Juan José. (1973). ¿Qué es el ser nacional? Buenos Aires; Ed. Plus Ultra

 

http://www.abelardoramos.com.ar/malvinas-y-el-pacifismo-anglofilo/

 

https://patria-si-colonia-no.wixsite.com/juangodoy/la-causa-malvinas-y-el-pensnacional?fbclid=IwAR28cgcxnILSH8ymW-VtRkisUX11-eDyR9h0jaSXB9YL1enNyyy5S9fyqSM

 

http://hernandezarregui.blogspot.com/2012/06/malvinas-un-eslabon-de-la-cadena.html

 

 

 

Leer más …

 

El traidor Michel Temer cayó en cana por orden de un juez de la rosca “Lava Jato”. El anterior juez Sergio Moro fue nombrado ministro por el presidente Jair Bolsonaro. Así cobró con un cargo el precio por sus servicios de verdugo judicial: condenó SIN PRUEBAS a Lula Da Silva y lo proscribió de la competencia electoral, entregando la presidencia a Bolsonaro, es decir, a Estados Unidos.

Leer más …

En una Latinoamérica conducida por gobiernos contrarrevolucionarios, donde el panorama parece oscurecerse cada día un poco más, se encuentra una pequeña esperanza en el Alto Perú, gobernado por Evo Morales desde el 2006.

Leer más …

 

 

De todos los anuncios del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es posible que el más importantes sea el Plan Nacional de Hidrocarburos, que tiene a Petróleos Mexicanos (Pemex, la empresa estatal más grande del país) como epicentro. No solo por la cantidad de intereses que involucra, sino también por el carácter estratégico como medio para el desarrollo nacional, garantizando la seguridad y la soberanía energética.

Leer más …

La guerra de desgaste que lleva adelante Estados Unidos contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, como lo denunció el mismo mandatario, ha tenido un nuevo episodio. Apagones generalizados en varios estados del país.

Leer más …

 

Transitan los días, mediados de marzo y las estrategias colonialistas de Washington continúan sin poder derrotar la resistencia bolivariana ¿Ha llegado el momento de que el Gobierno de Nicolás Maduro revise aciertos y errores para concluir en una salida pacífica y democrática?

Leer más …

 

 

Más de 35 años de políticas neoliberales como el TLCAN (tratado de libre comercio) dejaron un México azotado por la inestabilidad y el hambre. Para el año 2013 el 80% del agro y sus derivados, sumado a casi el total del mercado de bienes y servicios, estaba en manos de 20 corporaciones mexicanas-transnacionales. Para el año 2016, de cada 100 dólares que se invertían en México, 78 se dirigían a la especulación financiera.1  

El saldo social: un 70% de la población rural en condiciones de pobreza; una mano de obra entre las más baratas del mundo llegando a 1,01 dólar por hora y significando una pérdida del poder adquisitivo mayor al 60%; 20 millones de mexicanos con desnutrición y anemia y 35 millones con obesidad; migraciones anuales de pobladores rurales a los EEUU por 280,000 personas (un promedio anual de 400 fallecidos en el intento) , quedando en segundo lugar a nivel mundial en cantidad de migrantes  según la ONU (12.3 millones)2 . ¿Qué le queda a la juventud de un país que ocupa el primer lugar del mundo en producción de metanfetaminas y heroína?

“El Estado se ocupará de disminuir las desigualdades sociales, no se seguirá desplazando a la justicia social de la agenda del gobierno “3, sentencio Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a lo largo de su campaña. Y no fue parafernalia electoral.

Utilizando el Estado para “emparejar crecimiento económico y bienestar social y lograr así un desarrollo armónico”4, AMLO anuncio una serie de medidas destinadas a todos los sectores, pero en particular a los más humildes. Un aumento salarial histórico del 16,21% en lo que es “un nuevo paradigma, que permite dignificar el trabajo y rescatar su valor”5; duplicar el salario en la zona fronteriza con EEUU y tratar de erradicar así uno de los principales motivos de la migración como es el hambre, acompañándolo de programas de capacitación y trabajo efectivo para jóvenes en todo el territorio, con una inversión de 4.205 millones de pesos.

Pese a las similitudes que existen entre los distintos Estados de Latinoamérica, es en los gobiernos electos que los conducen en donde radica el carácter que los mismos tomen, y en función de a que sectores representen. AMLO parece haber entendido esto muy bien, o al menos sus primeras acciones de gobierno así lo demuestran; “El gobierno les va a pagar a los jóvenes que más lo necesiten. Que no se vean en la necesidad de emigrar, irse, ni queden atrapados en la delincuencia. Becarios sí, sicarios no”6. También va a duplicar todas las jubilaciones, las cuales van a tomar un carácter universal para todos los adultos mayores, incluyendo así a las poblaciones indígenas en la participación de la riqueza socialmente producida. Por otro lado, se entregarán microcréditos sin interés para pequeños productores rurales7, entre tantas otras medidas apuntadas a beneficiar a los sectores más necesitados.    

Es mediante la conducción del Estado mexicano, antaño servil al interés financiero internacional, que el gobierno de AMLO está dando la pelea por volcar la Renta Nacional y en particular uno de sus pilares, el de la renta petrolera. Lo anterior, siempre albeneficio de las mayorías populares, generando puestos de trabajo, incluyendo en la seguridad social a los eternamente olvidados, y devolviéndole al pueblo soberano, la dignidad humana que les pertenece.

Referencias:

1http://www.labaldrich.com.ar/amlo-50-dias-de-reconstruccion-nacional-por-manuel-valenti-randi-cenack/

2https://aristeguinoticias.com/1903/mexico/el-tlc-y-la-destruccion-de-la-economia-mexicana/

3https://lopezobrador.org.mx/2018/12/01/el-estado-se-ocupara-de-disminuir-las-desigualdades-sociales-no-se-seguira-desplazando-a-la-justicia-social-de-la-agenda-del-gobierno-afirma-amlo-en-toma-de-protesta/

4https://regeneracion.mx/crecimiento-economico-y-bienestar-social-deben-emparejarse-amlo/

5https://www.telesurtv.net/news/mexico-aumento-salarial-trabajadores-lopez-obrador-201812170035.html

6https://www.telesurtv.net/news/amlo-programa-becas-jovenes-mexico-empleo-201901100031.html

7https://www.telesurtv.net/news/mexico-amlo-programa-nacional-pueblos-indigenas–201812220029.html

 

Leer más …

 

La crisis política continúa en Venezuela. El autoproclamado “presidente interino” Juan Guaidó se pasea por Suramérica buscando amigos entre el grupo de marionetas de los Estados Unidos que hoy gobiernan en los distintos países de la región: el Ecuador de Moreno, el Brasil de Bolsonaro, el Paraguay de Abdo Benítez y (no podía faltar) la Argentina de Macri. La oposición se dispone a apretar el cerco sobre Venezuela y su gobernante legítimo Nicolás Maduro buscando la ayuda internacional acaudillada desde la Casa Blanca.

En este clima, lejos de perder la paciencia, el oficialismo reafirma su apertura para llegar al diálogo con la oposición. Plantea una serie de propuestas que permitirían un diálogo fructífero y de consenso con los distintos espacios políticos. Estos aspectos son: primero, el respeto a la soberanía; segundo, el respeto a la paz; tercero, el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre el pueblo venezolano; cuarto, un mecanismo para dirimir por vías pacíficas las diferencias que existan entre la oposición y el gobierno; y quinto, respeto a la no injerencia de países extranjeros en los asuntos internos de Venezuela. Cinco puntos básicos que hacen a la soberanía, la dignidad nacional, la paz y la autodeterminación de cualquier pueblo del mundo. Solo eso pide Maduro como condiciones para llegar al diálogo. Veremos si la oposición respeta estos puntos, o si insiste en sus intentonas por derrocar a un gobierno legítimo mediante el boicot sistemático y el llamado a Estados Unidos y sus esbirros a intervenir en los asuntos del pueblo venezolano (Revista Universitaria).

 


 

Gobierno de Venezuela llevaría cinco puntos a diálogo con oposición

 

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, afirmó que las elecciones del pasado 20 de mayo cumplieron con estándares internacionales.

 

El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, aseguró que su Gobierno llevaría cinco planteamientos a una posible mesa de diálogo con la oposición venezolana.

«Nosotros veremos qué trae la oposición en su propuesta, nosotros llevaremos: uno, respeto a la soberanía de Venezuela; dos, respeto al derecho a la paz que tiene Venezuela; tres, levantamiento de las sanciones (…); cuatro, que se establezca un mecanismo para dirimir por vías pacíficas las diferencias que haya entre el Gobierno y la oposición; cinco, que haya un respeto a la no injerencia por parte de otros países y de otros gobiernos a los asuntos internos de Venezuela», indicó el ministro Rodríguez.

En entrevista concendida al medio ruso Sputnik Nóvosti, Rodríguez respondió así a la pregunta sobre la posible mesa de diálogo propuesta  por el Grupo de Contacto convocado por la Unión Europea y Uruguay.

Sobre el planteamiento a una convocatoria a elecciones, Jorge Rodríguez destacó que los comicios presidenciales que se realizaron el pasado 20 de mayo de 2018, en las que resultó reelecto el presidente Nicolás Maduro, para el período 20192025, cumplieron con estándares internacionales.

«Ya las elecciones presidenciales se realizaron, no solo con estándares internacionales, sino con el sistema electoral venezolano, que es el más blindado del mundo entero, más fiable que el sistema electoral de Estados Unidos, de España, y sin duda que el de Colombia», agregó, pero insistió que habría que esperar una agencia opositora.

La oposición venezolana argumenta que los comicios del 20 de mayo no contaron con las garantías que ellos exigían en la mesa de diálogo de la República Dominicana.

«El boicot a la elección venezolana (por parte de la oposición) se hizo para tener el argumento de la agresión que actualmente están intentando perpetrar contra Venezuela, el boicot inició incluso antes de las negociaciones de Dominicana», añadió Rodríguez.

En tal sentido, el ministro  Rodríguez calificó como «una agresión inconstitucional y agresiva», el reconocimiento del diputado opositor del parlamento venezolano en desacato, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela.

«Es puramente una agresión, una intención inconstitucional, agresiva, de un cambio de régimen de sustituir al Gobierno debidamente electo el 20 de mayo, por un Gobierno, por un señor que no lo ha elegido nadie, como no sea 75.000 personas que votaron por él para ser diputado en un pequeño estado (Vargas — norte) de Venezuela», manifestó.

 

(teleSUR)

Leer más …