De cómo atomizar una herramienta de los estudiantes.

Esta última semana de diciembre el mundo universitario se ha visto conmovido por lo ocurrido dentro del Consejo Superior de la UNCuyo el viernes pasado. Propuestas van, propuestas vienen, en fin, el asunto era aumentar la bandeja del comedor a $15. Sin embargo, hay un hecho que torna más delicada la situación: se impidió que algunos representantes estudiantiles ingresen a la Sesión del Consejo, cosa que los obligó a enterarse de lo ocurrido en los pasillos.

 

Esta de más aclarar que en ningún rincón de nuestro país se come por $3. El asunto central es –como quedó ratificado ayer en la reunión convocada por el Centro de Estudiantes de Políticas– que el rectorado no puede tomar ninguna medida que afecte a los estudiantes dejando de lado a los mismos y a los gremios que los representan, vale decir, los Centros de Estudiantes. ¿O a caso las patronales arreglan las paritarias entre patrones sin consultar a los trabajadores? Estamos ante la misma situación.

Pero las patronales siempre compran a un puñado de “carneros”.

La Federación Universitaria de Cuyo (FUC) en mano de los “radicales macristas” –o Franja Morada– no estuvo presente en la reunión en la FCPyS– donde participaron estudiantes independientes y representantes estudiantiles de distintos colores políticos– ‚y tampoco estuvieron hoy en el Rectorado. El lector se preguntara: ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla: es el Rector quien les da “trabajo” –entre tantas otras cosas– a los muchachos radicales, y si estos se les “vuelven respondones” se quedan sin la paga del mes. Primero yo, después yo, y tercero yo. El resto del estudiantado no existe.

Esta situación no debe desvincularse del contexto a nivel nacional, donde Macri ha comenzado brutalmente con las medidas de ajuste, y acá en Mendoza Cornejo y el Rector Pizzi siguen a rajatabla la misma línea. Cuando los “cabezones” ajustan, tiene que haber un puñado de mercenarios dispuestos a hacer el trabajo sucio, y es ahí cuando aparecen los muchachos radicales: “hijos de la democracia” pero incendiarios, al igual que los gendarmes que apalean laburantes, la Franja apalea los gremios estudiantiles para que estos no se movilicen para absolutamente nada. Tienen trayectoria en bombardear (literalmente) gremios. La historia así lo demuestra.

En fin, en el día de hoy el Consejo Superior decidió postergar el asuntito para febrero del año próximo. En el mientras tanto, entre pan dulces, sidras y carcajadas, hay muchos estudiantes que han dejado de lado las diferencias y se han sumado a la lucha encabezada por los Centros de Estudiantes.

Pero “hubo uno que no fue”.