Los bancos fueron los grandes ganadores en la “crisis” cambiara. La industria y el salario real, los perdedores

Según publica el Banco Central de la República Argentina, el sector financiero fue el gran ganador de esta última corrida cambiaria. Sabemos que siempre que nos plantean situaciones de “crisis” en las que tenemos que todos se ven afectados por igual, están encubriendo la realidad. Las crisis son mecanismos de transferencia de ingresos. Internamente, por ejemplo de la industria a los bancos, del salario a los oligopólios; o también hacia el exterior, en forma de pago de intereses de deuda o simplemente vía paraíso fiscal y empresa off shore.

 

Está última crisis no fue la excepción. Produjo una enorme transferencia de renta hacia los bancos y se profundizó la caída del salario real y la contracción en la industria.

Indica el BCRA que las ganancias interanuales de los bancos llegaron a la increíble suma de 263,72%. Ganaron unos 26.143 millones de pesos más en agosto de 2018 que igual mes del año 2017.

¿Es cierto que “pasaron cosas”? ¿Que fue una crisis producto de “tormentas” como decía el burro de Macri? ¿O será un movimiento de los bancos y el sistema financiero para mejorar la porción de ls torta que se llevan?

En el Informe sobre Bancos, indicó que la suba con respecto al mes de julio fue del 84,8%. Llegando a un acumulado de 87,7% en los primeros 8 meses del año.

En contraposición, la industria no para de retroceder. Entre agosto de 2018 y 2017, el sector industriam cayó el 4,3%. Y acumula 4 meses consecutivos de contracciones interanuales.

Los despidos aumentan, las suspensiones, los cierres de fábricas, y aumenta la capacidad ociosa. El uso de la capacidad instalada retrocedió al 63%, según un relevamiento del INDEC.

De los 12 rubros que distingue el más afectado es el textil, que registra un uso de apenas el 53,4%. Un 15,7% menos que el año pasado. La importaciones, la caída del consumo interno, son parte importante de las causas.

Cayó el uso de la capacidad instalada en el petróleo, químicos, alimentos y bebidas, etc. A niveles similares a Agosto de 2002. Vaya virtud la del macrismo.

Sólo algún sector exportador y altamente concentrado, como el acero, registra un exiguo saldo positivo, pero que el acumulado no les es favorable. Al no estar vinculados al mercsdo interno, los despidos y bajas del salario real (mientras aumenta el dólar) les reportan unas mínimas ganancias.

(Revista Integración Nacional)