Mensaje de rechazo a la injerencia extranjera en la Educación pública y gratuita

La Feria Internacional de Educación Superior (FIESA) se vio interrumpida por un conjunto de estudiantes, docentes y trabajadores mendocinos que se manifestaron contra la propuesta “internacionalizar la educación superior”, es decir adaptar nuestro sistema educativo a los intereses de los de “afuera”, sin contemplar la opinión de los de “adentro”, de los que sostienen la Educación con el fruto de su trabajo.

La Federación Universitaria de Cuyo, por medio de la Secretaría General; el Centros de estudiantes de Ciencias Políticas, de  Arte y Diseño, de Filosofía y Letras; el Centro de estudiantes de la Universidad de Congreso; los Centros de Estudiantes de IES Normal y San Martín; SADOP, CTA, UPJCN , ADUME , SIDUNCU y representantes del SUTE;  hicieron escuchar su palabras de rechazo a la aplicación de criterios propuestos por el Banco Mundial  para la educación. Adhesiones desde distintos puntos del país dejaron atónitos a los organizadores de la FIESA . El Banco Patagonia, Sheraton, Mendoza Plaza Shopping, Denver, Villavicencio, la Bolsa de Comercio de Mendoza y el macrismo radical universitario encabezado por el Rector Pizzi y la Franja Morada, no sabían cómo disimular el asco y la vergüenza  al ver ingresar a quienes venían a denunciar sus espurios acuerdos con intereses internacionales en materia, también, educativa. 

Los discursos de los oradores  desenmascararon a  los ideólogos y promotores de la FIESA, que se esconden detrás de una inocente “apertura de la educación al mundo”. Al igual que en la presentación del evento en Buenos Aires, en Mendoza  vociferaron su desacuerdo con que los organismos internacionales de crédito, y en particular el Banco Mundial, intervengan en el diseño del sistema educativo.  Sabemos que sus intereses radican en hacerse de argumentos académicos para sostener y difundir  su pensamiento, que su negocio radica en formar los profesionales que luego, desde los cargos públicos, empresas o medios de comunicación, van a defender las privatizaciones, el endeudamiento, la creación de empresas off shore, la flexibilización laboral y el ajuste feroz para cumplir con las acreencias externas.

Este programa es tan antiguo como los Chicago Boys, que en la década del 50 comenzaron a entrenar estudiantes que luego participaron en el gobierno dictatorial de Pinochet en Chile y de Videla en nuestro país. Los jóvenes economistas formados en la Universidad de Chicago fueron los que armaron el programa económico, antinacional y entreguista de las dictaduras cívico– militares, ellos fueron su “pata” civil.

Ayer como hoy, el hampa de las finanzas busca formar profesionales que luego diseñen los programas de gobierno imponiendo  sus criterios. Educar a los estudiantes en estos principios, acordes a necesidades de otros y ajenos a nuestra realidad, es arruinar el destino del país; ya que el sistema educativo es más peligroso que el sistema bancario, porque le otorga el “aval cultural” a las decisiones políticas y económica entreguistas.  

El Banco Mundial intenta poner la línea en la educación. El Rector Pizzi, funcionarios del Ministerio de Educación y la Franja Morada, los empleados. Desde Mendoza decimos NO a la injerencia extranjera, y a sus defensores locales, en la Educación.